Un vecino de la zona rural volvió a poner sobre el tapete el tema de la sobrecarga de camiones

SE REPITEN LOS RECLAMOS, PERO LA SOLUCIÓN NO LLEGA

EL TIEMPO |08 de marzo de 2015 A LAS 13:00 pm

Portal Chillar |09 de marzo de 2015 |08:59

.

Un vecino de la zona rural volvió a poner sobre el tapete el tema de la sobrecarga de camiones

 

08032015_05-carga

Vito Meiller asegura haber tomado contacto con autoridades municipales, provinciales y representantes de un organismo nacional en torno de la cuestión, pero nadie asume el compromiso de poner fin al delito que se sigue cometiendo a cielo abierto y a la vista de muchos, cerca del cruce de las rutas 3 y 60.

Vito Meiller es uno de los tantos habitantes del Partido de Azul que es testigo, casi a diario, de las maniobras de transferencia y sobrecarga de camiones con piedra que se viene realizando desde hace algunas semanas en un criadero de cerdos ubicado a pocos metros del cruce de las rutas 3 y 60. “Primero vi las huellas de camiones que entraban y salían. Después me di cuenta que estaban haciendo una recarga. Venían camiones de Olavarría, le tiran encima la carga de dos camiones, entre 40 y 60 mil kilos, y salen para Buenos Aires”, afirmó Meiller. Entrevistado en el sector donde se producen estas irregularidades que nadie desconoce, sostuvo que estas situaciones se generan “a cualquier hora”. “Anoche (por el viernes) llegó un amigo de Buenos Aires al cual yo puse al tanto de la cuestión y me comentó que, cuando pasó por acá, salían dos camiones”, agregó.er observó que los responsables del “emprendimiento” han tomado la precaución de levantar un terraplén a fin de intentar obstaculizar la visión. “Si uno no mira atentamente, no se ve; ahí están descargando piedra pero yo veo a la mañana llegar dos camiones juntos de Olavarría, entran, descargan y a la tarde salen cargados”, indicó.

Coincidió en el peligro que representa el ingreso de transportes en una pronunciada curva donde, a su vez, los vehículos producen un deterioro notable. “Cuando se están acercando a la chacra tienen que esperar que pasen los vehículos que vienen detrás; bajan a la banquina y se levanta mucha tierra. Y si miramos la curva, vemos que está todo ‘huellado’ porque cuando el camión anda despacio, es cuando más sufre el pavimento. Donde está el puesto de la Agencia Nacional de Seguridad Vial se han hecho huellones porque los camiones frenan y pasan despacio”, precisó.

 “Todos lo ven y todos lo saben” 

Meiller consideró que, la “diferencia económica” que hacen estos transportes conlleva la continuidad del mecanismo que produce la rotura de la carretera. “Con el gasto de un poquito más de un viaje, cobran dos viajes”, indicó.

“Autoridades nacionales, provinciales, municipales; todos lo ven y todos saben que está ahí. Uno pregunta y todos saben que en la chacra de Bevacqua hay una recarga. He hablado con el director de Control Urbano (Lucio Castiglione), le he dicho y él me dice ‘sí, sabemos que pasa esto pero tenemos algunos problemas para poder tomar cartas en el asunto’. He conversado con Patrulla Rural, con gente de la Policía de Seguridad Vial, con gente del peaje (Concesionaria Vial) y todos saben del asunto pero dicen que no pueden hacer nada; que no es de su incumbencia, que tienen problemas para poder llegar a probar el delito”, amplió.

Advirtió que, de poco serviría contar con la construcción de una autovía si, como sucede actualmente, la sobrecarga de camiones produce daños en la carpeta asfáltica. “Hay muchas partes donde la ruta está muy hundida. El puente del Canal 11 lo han tenido que arreglar dos veces en la mano que va hacia Buenos Aires, donde pasan los camiones recontracargados. La estructura debe estar preparada para resistir una carga determinada, pero si hay camiones que pasan con el doble del kilaje permitido, es obvio que el puente no va a aguantar”, opinó.

 Ejemplo recurrente 

Si de maniobras de sobrecarga se trata, es casi imposible recurrir al comentario del manejo que se tienen sobre el tema en la vecina ciudad de Olavarría. “Me dicen que en Olavarría, cuando surgió este problema, sacaron dos resoluciones: ningún camión puede cargar más de dos veces en una cantera por día y no pueden sacar más de 30.000 kilos de carga. Con esto terminaron el problema allá, pero lo pasaron para acá. Los transportistas están escupiendo para arriba porque ese camino que se rompe va a ser el mismo camino que ellos van a tener que usar”, afirmó.

Meiller conserva la esperanza de que alguna autoridad municipal, provincial o nacional asuma el compromiso de poner fin a estos atropellos. “Espero que alguien intervenga. No sé si esto es un delito federal pero si existiera esa presentación en la justicia y al tener estado público, alguien tendría que hacer algo”, dijo.

Consultado sobre qué motivos cree que hacen que nadie toma cartas en el asunto, respondió: “El dinero habla más que la ley…”.

No records found. please check your short code. [booking_pluginbox id=»2475″]