¿TODO CAMBIA PARA QUE NADA CAMBIE?

Diario El Tiempo de Azul

HOSPITAL «DR. HORACIO FERRO»

¿TODO CAMBIA PARA QUE NADA CAMBIE?

Miembros de la nueva comisión de la Cooperadora informaron el viernes pasado sobre la situación del hospital y se refirieron a la traumática relación que mantienen con la Dirección del centro de salud. Contaron sobre los aportes y obras llevadas a cabo y cuestionaron la decisión de priorizarlos trabajos de pintura, cuando la instalación eléctrica presenta serias deficiencias. «Hoy los cables no son gruesos como para soportar los nuevos aparatos que se han colocado», señalaron y marcaron también que «No hay descargas a tierra, ni las jabalinas exigidas y tan necesarias».

El viernes último, los integrantes de la nueva comisión directiva de la Cooperadora convocaron a la prensa para informar las últimas novedades, dentro de las cuales se incluyen, además de las obras realizadas por el Hospital, la mala relación que mantienen con las nuevas autoridades del centro de salud. Hablaron de la poca predisposición de la Dirección para colaborar en la búsqueda de soluciones y de otras situaciones irregulares.

Escribe: Silvia Parra.
EL TIEMPO/Agencia Chillar.

Las grandes colaboradoras del hospital, como son las llamadas ‘Chicas de la boutique’ que, a través de su feria americana compran cosas que hacen falta, actualmente están abocadas a la compra del carrito para llevar la comida a las distintas habitaciones del Hospital.

Una cooperadora renovada, pero con los problemas de siempre, un presidente cansado de atropellos pero con la vista puesta en un ideal, aquel soñado centro modelo de salud.
El pasado viernes 22, la cooperadora cito a la prensa para comunicar las últimas novedades, entre ellas la integración de la comisión directiva que encabeza Horacio Vivarelli.

Adelante, pese a todo
Luego de la presentación de la nueva comisión directiva, el presidente de la Cooperadora realizó una reseña de las obras realizadas y los gastos que ocasionaron las mismas y puso a disposición «los números» para quien quiera verlos y el destino de todos los fondos.
En ese contexto contó que «se arreglaron filtraciones en los techos, destrozos causados por la piedra caída hace pocos días, se compraron insumos hospitalarios, se gasto en librería y fletes, entre otras cosas».
Desde la erogación más pequeña hasta la más importante, todo está a la vista. Vivarelli recordó que «solo en el SUM funcionaban las duchas», pero no había ese servicio «ni en la sala 2, el consultorio principal, la sala 4, la sala 7, en rayos, odontología, baños de médicos y baños de cocina; esto fue todo solucionado, además se colocó un termotanque nuevo en la sala 2», a lo que sumó que «desde la Dirección se nos pidió dinero para pintar el techo», a la vez que aclaró en todos los casos de dónde surgieron los fondos y -en ese marco- agradeció a la comunidad «por la compra de rifas, el pago de cuotas sociales, la colaboración en algún evento», citando en todos los casos los importes.
«La cooperadora se hizo cargo de los bajo mesadas de la cocina, nuevos en melamina blanca con los bordes de aluminio», detalló Vivarelli.

Relación conflictiva
Uno de los temas recurrentes en la problemática del centro de salud es el de la instalación eléctrica, mencionando el presidente de la Cooperadora que esta cuestión «sigue en el freezer, seguimos teniendo diferencias con la Dirección, que sostiene que la prioridad es pintar», y reconoció que «es verdad que falta pintura en algunas partes».
Vivarelli comentó que «cuando se levantó la membrana llovieron 60 milímetros y se manchó una parte del techo», por lo que «ofrecimos hacernos cargo de pintar ese sector, pero no quisieron, lo quieren hacer con diferentes colores, y más allá de esto, la Dirección envió una nota a la Secretaria de Salud, Dra. Gómez (Verónica, secretaria de Salud) denunciándonos por daños».
También aludió a «la falta de sábanas, de cien juegos donados por la gente durante la gestión anterior, hoy quedan 40 y nadie dice dónde están, parece ser que en ocho meses se gastaron».
También se informó que en algunos sectores del Hospital hay aún cables de tela, entonces surge la pregunta: ¿Cómo puede ser que la prioridad sea la pintura? De todas formas la Cooperadora entregará la pintura a la Dirección junto a una nota desligándose de toda responsabilidad por lo que pueda pasar con la parte eléctrica. Además el Intendente está en conocimiento de todo por lo cual, esta gente que trabaja, en este caso, solo pensando en el otro, en aquel que mas necesita del hospital, queda un poco mas tranquila.

«No hay descargas a tierra, ni las jabalinas, exigidas y necesarias»

A modo de anécdota, la secretaria Mirian Fani contó que «hay partes de la instalación eléctrica que se hicieron nuevas, en la época que todos recuerdan de la centella, y en algunos sitios se hicieron remiendos para solucionar el problema del momento, pero hoy los cables no son gruesos como para soportar los nuevos aparatos que se han colocado».
«Hemos estado averiguando con profesionales, incluso la Cooperativa Eléctrica hizo un relevamiento y a través del informe nos dicen que por el calor que ellos miden en el cable es necesario hacer estos cambios», continuó y agregó: «No hay descargas a tierra, ni las jabalinas exigidas y tan necesarias».
La semana pasada, el asesor de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Bertellys, se reunió con miembros de la Cooperadora, se interiorizó y ante el pedido de una inspección profesional que informara de las necesidades mas urgentes se comprometió a enviar un arquitecto sanitario para luego poder pedir un subsidio para comenzar con los arreglos mas necesarios.
Un trabajo de envergadura sería solucionar el problema del techo, que siempre se fue solucionando con membrana.
Detalles menores motivan la pregunta ¿no hay personal de mantenimiento? respuesta: Si pero abocado a otras tareas.

«Para qué lo vamos a arreglar si acá rompen todo»

Vivarelli dijo más que «la Dirección del hospital no acepta ninguna inquietud, ante la propuesta de comprar lo necesario para arreglar algo la respuesta es que esta todo bien, y no es así; otras veces la respuesta es peor: ‘para qué lo vamos a arreglar si acá rompen todo’, así se complica mucho el trabajo», comenta Vivarelli, y agrega que «no entendemos cuál es la causa» de tal situación y cuenta que «en un momento se había roto una puerta de un bajo mesada, pedí que la guardaran para mandar al carpintero y terminó tirada en el patio».

Situación irregular
Paseando por la galería muchas cosas se escuchan en la comunidad, que no quieren hacerlo público por temor a represalias, a malos tratos. Que la comida falta, que hay mala atención los fines semana en las guardias, que falta esto o lo otro, la comida que llega fría, que hay canaletas tapadas, que ha ocurrido que el medico de guardia se va antes que llegue el que lo debe suplantar, y que ha habido espacio de dos horas sin médico, incluso hace muy poco, pero esto es pura cháchara no crea nada.
COMISIÓN DIRECTIVA

La comisión directiva de la Cooperadora del Hospital Municipal de Chillar «Dr. Horacio Ferro» está integrada de la siguiente manera:
Presidente, Horacio Vivarelli; vicepresidente, Ricardo Sequeira, secretaria Mirian Fani; prosecretario, Martín Totaro; tesorera, Beatriz Castillo; protesorera, Marta Binderup; vocales titulares: Nora González, Angela Kolhi, Miguel Álvarez y Mabel Coolí; vocales suplentes: Julio Dinelli, Marta Lospice, Margarita Merlos, Ceferino Zabalza y Blanca Dellacasagrande; revisores de cuentas: Mónica Masson y Bernabella Bustos; asesor hospitalario, Dr. Gabriel Martinucci y asesor contable, Julio Dinelli.

Hospital Chillar
¿TODO CAMBIA PARA QUE NADA CAMBIE?