Archivo de la etiqueta: trufas

Declararon de Interés Comunitario y Turístico la producción de las trufas de Chillar

DESDE EL LEGISLATIVO

Declararon de Interés Comunitario y Turístico la producción de trufas

En la resolución hecha pública por el deliberante local se destaca que es necesario difundir la producción de trufas en el partido de Azul con el objetivo de que mucho emprendedores se entusiasmen e inviertan en futuros proyectos productivos y turísticos.

DIARIO EL TIEMPO, 29 de agosto de 2020

Bajo la resolución 4.460, el Concejo Deliberante del partido de Azul indicó que declaró de Interés Comunitario y Turístico la producción de trufas y la labor productiva y consultiva del Ingeniero Agrónomo Omar B. Peroggi.

En la resolución se destaca que: «Las trufas producidas en Chillar son de excelente calidad y su producción se ha incrementado en los últimos años, tanto que durante en julio de 2019 se exportaron los primeros 10kg de trufas a Italia, que es uno de los mercados más exigentes del mundo para este producto».

Por otra parte, se resalta que: «Junto con el crecimiento de la actividad productiva, además se puede desarrollar en forma simultánea el turismo «turitrufismo», que consiste en visitas guiadas, brindando al turista información respecto a la actividad y también se procede a la búsqueda de trufas con la ayuda de un perro o un cerdo; y de esta forma los turistas terminando cosechando y comprando lo cosechado».

Por último, en la resolución se remarca que es necesario difundir la producción de trufas en el partido de Azul con el objetivo de que mucho emprendedores se entusiasmen e inviertan en futuros proyectos productivos y turísticos, como creadores de puestos de trabajo, ya sean estos en forma directa o indirecta.

Desde Chillar, la primera exportación de Trufas Argentinas

Verte, en vivo, 11-07-2019

DESDE CHILLAR, LA PRIMERA EXPORTACIÓN DE TRUFAS ARGENTINAS

El productor Omar Peroggi concretó un verdadero hito. Desde hace un año venía en tratativas con un grupo italiano que había visitado la zona para abastecerse del preciado hongo.

Esta miércoles Omar Peroggi salió temprano de su campo de Chillar, en el centro de la provincia de Buenos Aires, y recorrió emocionado los 340 kilómetros hasta el aeropuerto internacional de Ezeiza. Llevaba consigo un preciado tesoro: 10 kilos de trufas negras cosechadas de un monte de robles que plantó hace una década. Las trufas estaban listas y acondicionadas para volar hacia Italia.

Desde hace un año que Omar venía en tratativas con un grupo italiano que había visitado la zona con la idea de abastecerse de trufas en contraestación, desde el Hemisferio Sur, desde aquí, la Argentina. El hongo se cosecha en el invierno y es de rápido consumo, ya que no dura más de 10 días en buenas condiciones. El 70% es agua.10 de julio de 2019. Llegó el día, Peroggi despachó por Aerolíneas Argentinas su primer embarque de trufas rumbo a Roma, donde recibirá la preciada carga la gente de Urbani Tartufi. “Lo ideal sería hacerse la rutina de enviar 10 kilos por semana” hasta que finalice la cosecha, allá por agosto, cuenta ilusionado en que todo salga bien.

“Italia no es el mercado más difícil, pero es importante porque abre las puertas hacia otros destinos”, contó el productor agropecuario a Bichos de Campo.

Peroggi no vive de esta actividad, pero los números de la trufa le están haciendo empezar a justificar toda la movida. El hombre administra la Estancia La Esperanza, un campo de 7.500 hectáreas en donde hace agricultura, tambo y ganadería de cría. La idea de implantar los robles y encinas inoculados con trufas surgió de la dueña francesa del establecimiento y Peroggi la siguió. Fue así que en 2010 plantó el primer montecito y cinco años después comenzó tímidamente la cosecha. Hoy, Trufas La Esperanza ya es una marca argentina.

Salir a cosechar trufas es como un juego, ya que sí o sí debe realizarse con la ayuda de un animal doméstico. En este caso son dos perros labradores que están entrenados para sentir el olor del hongo bajo tierra y marcarle a Peroggi donde debe escarbar para encontrarlo. Al principio fue dificultoso y hasta decepcionante no encontrar o cosechar muy pocos. Pero año a año ellos, Omar y sus dos canes, han ido perfeccionando la técnica.

En 2015 solo cosechó 8 kilos, pero ya al año siguiente levantó más de 20 kilos y una ilusión que creció. Este año, acompañando el logro de la primera exportación, espera levantar cerca de 80 kilos.

Hasta el momento Omar vendía los hongos a cocineros particulares en Buenos Aires y a la cadena de restaurante Sottovoce, que le compra todas las semanas. “Pero no eran más de 3 kilos por semana. Este mercado se abrió justo porque no quedaba otra que exportar”, explicó. En cuanto a los valores, son muy dependientes de la calidad, pero puede variar de 400 dólares el kilo hasta los 1.200 dólares.

Los parámetros de una buena, mala o regular trufa, dependen del tamaño, forma, veteado interno y hasta del aroma, uno de los atributos más valorados por el consumidor. La cosecha es muy dispar, dependiente del clima y zona dentro del campo, así que se obtienen trufas de todo tipo. “Enviamos ahora de todas las calidades. De la ‘extra’ que vale 1.200 dólares fueron 3 kilos”, informó Peroggi.

Mirá la nota a Omar Peroggi

El «diamante negro» de la gastronomía apareció en el país

El Diamante Negro de la gastronomía apareció en CHILLAR

Infobae |03 de septiembre de 2014

Portal Chillar |04 de septiembre de 2014 |08:37

 

El «diamante negro» de la gastronomía apareció en el país

 

tartufo

 Se trata del hongo comestible premium requerido por los mejores chefs a nivel mundial. El kilo puede costar 3 mil dólares. Se encontró en la ciudad de Chillar, partido de Azul

En un acontecimiento histórico para la truficultura argentina, apareció el llamado «diamante negro» de la gastronomía: se trata de la trufa de Perigord, un hongo comestible que compite con productos de lujo como el caviar, el azafrán y el foie de gras.

La primera trufa se obtuvo en la localidad de Chillar, partido de Azul, en el centro de la provincia de Buenos Aires, luego de haber sido implantada en una plantación en el año 2010 por Agustín Lagos, quien desde hace 8 años investiga y trabaja en el área de la truficultura argentina.

Lagos se hizo cargo de todo el proceso de producción en este campo y se encargó de llevar adelante el cultivo junto con un equipo especializado. Finalmente en agosto pasado, asistió a la cacería de la primera trufa de la mano de Pancha, un labrador entrenado que marcó el árbol donde se encontraba el hongo.

La trufa negra de Perigord es el hongo más fino, aromático y deseado de la gastronomía mundial

Es utilizado en los platos de los restaurantes más exclusivos del mundo y requerido por los mejores chefs de la gastronomía. Debido a su escasez, un kilo de trufa puede llegar a costar entre 2.500 y 3.000 dólares.

Francia, Italia y España son los países que cultivan trufas históricamente, aunque ahora por ciertas características del suelo y cambios climáticos escasea este producto. Como consecuencia, surgen otros posibles mercados como el local, para abastecer a América del Norte, Europa, Asia y Oceanía en contratemporada.

Es por eso que Lagos junto con otros socios fundadores llevaron adelante el emprendimiento Trufas del Nuevo Mundo, ubicado en Espartillar, donde se están implantando árboles desde 2012 y este año finalizaron con la segunda y última etapa para completar las 50 hectáreas que darán las primeras trufas para el período 2016/2017 aproximadamente.

Este proyecto, el más grande de Sudamérica de trufas negras de Perigord, es además un fideicomiso financiero pensado para pequeños y medianos inversores que quieran volcar sus ahorros y asegurar su futuro económico en un negocio donde las trufas se valorizan cada vez más.

0011498136


TRUFAS NEGRAS EN CHILLAR

fortunaweb|13/5/2012

 

Cómo sumarse al mayor emprendimiento de trufas de Sudamérica

 

 

TRUFA NEGRA

Se trata del primer fideicomiso para la producción de trufas negras de Perigord a gran escala en la región. Están implantando en Buenos Aires. El hongo comestible cotiza hasta US$ 3 mil por kilo en Europa. Ciclo y costos.

Un grupo de emprendedores y productores bonaerenses sembraron más de 10 mil árboles generadores de un hongo comestible, la trufa negra de Perigord (tuber melanosporun), que cotiza hasta tres mil dólares el kilo en el mercado europeo.

En abril comenzaron las tareas rurales en Espartillar, provincia de Buenos Aires, para poner en condiciones la tierra donde se implantaron los árboles en las 50 hectáreas pertenecientes a la empresa Trufas del Nuevo Mundo, que preside Juan Carlos La Grottería y dirige Agustin Lagos.

Para cumplir con este objetivo cuentan con maquinaria de alta tecnología y un equipo de profesionales y técnicos instruidos en el desarrollo de trufas negras de Perigord, hongo comestible de calidad premium con gran demanda en la gastronomía internacional.

Pocos países cuentan con las condiciones agroclimáticas y tecnológicas para este cultivo y la Argentina es uno de ellos. “Este emprendimiento es el primer fideicomiso en el país para invertir en la producción de esta variedad de trufas”, señala Rafael Clark del Área de Negocios de Trufas del Nuevo Mundo.

Ciclo largo pero rentable

Según los agrónomos, el rendimiento del cultivo puede ser de cuatro a seis kilos por hectárea después del quinto año de producción, hasta llegar a los 60 kilos por hectárea en el décimo año. La explotación, incluso, puede permanecer en el mismo sitio por más de 40 años.

FortunaWeb: ¿Cómo es el plan de negocios?

Rafael Clark: Trufas del Nuevo Mundo S.A. a través del fideicomiso es capitalizada y define todos los trabajos que se realizarán hasta la obtención de las trufas. Los inversores suscriben cuotas parte (150 en total) y a cambio reciben acciones de la empresa. Hay un administrador fiduciario que es el responsable de llevar adelante los trabajos y cumplir con el contrato. A partir del 5° año se comienzan a pagar dividendos anualmente a los socios. Se estima, en forma conservadora, llegar a producir en el 10° año unos 40 kilos por hectárea (50 hectáreas totales).

FortunaWeb: Cuál fue la inversión inicial y la tasa interna de retorno de la inversión (TIR)?

Rafael Clark: La inversión total es de US$ 2.805.000, que se destinan a capitalizar a la empresa y realizar todos los trabajos hasta que el emprendimiento produzca trufas para su comercialización/exportación a las grandes capitales de Europa, en contraestación. Los socios fundadores, que poseen el 25% de la Trufas del Nuevo Mundo, aportaron el capital necesario para comenzar el emprendimiento hace más de dos años y hoy se tiene la posesión del campo y se están haciendo los trabajos para plantar los 21.000 robles, encinas y avellanos en las 50 hectáreas.

FortunaWeb: ¿De dónde provienen las esporas del hongo?

Rafael Clark: Las esporas de tuber melanosporum o Trufa Negra de Perigord se importan de España y están certificadas por el CEAM (Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo). Todo el proyecto es llevado a cabo con procedimientos y técnicas agronómicas de trazabilidad que aseguran los mejores resultados. La técnica agronómica ya tiene aproximadamente 40 años y ha evolucionado no solo en España, Francia e Italia; también a pasado por Australia, Nueva Zelanda y Chile. De este último país es el ingeniero forestal Rafael Henríquez, socio del vivero y del emprendimiento. Esto es muy importante, ya que da garantías a los socios.

FortunaWeb: ¿Quién le compra la producción de trufas a los nuevos inversores?

Rafael Clark: La producción tiene como primer objetivo a la Unión Europea, donde hoy se consumen en el invierno del hemisferio norte un promedio de 40 toneladas por año y no se cuenta con cantidad suficiente para el aumento de la demanda. Por como evolucionó la comercialización en Oceanía y Asia, sabemos que en cuanto hay provisión de Trufas Negras de Perigord comienza a ser demandada por los mejores restaurantes de la región.

FortunaWeb: ¿Cuáles son las zonas más aptas para la producción en el país?

Rafael Clark: La zona núcleo está centrada en la localidad de Coronel Suárez, en el sudoeste de la Provincia de Buenos Aires, localidad que se eligió para desarrollar un polo trufero. Nuestro vivero tiene una capacidad de producción de 60 mil árboles anuales. La escuela agropecuaria de esa localidad recibió una donación de 200 árboles micorrizados (inoculados con el hongo), para que sus alumnos tengan el conocimiento del manejo de una trufera.

El oro negro de la gastronomía

La trufa negra de Perigord ocupa los platos más refinados de la cocina internacional y, además, de ella se obtienen productos como la manteca y el aceite trufado, entre otros, que son los favoritos de reconocidos chefs mundiales a la hora de preparar sus recetas.

De un tiempo a esta parte, el paladar argentino descubrió nuevos sabores y conceptos culinarios a raíz de la adopción de nuevas costumbres gastronómicas y por desembarco de novedosos productos gourmet de los orígenes más remotos.

Por eso la propuesta de Trufas del Nuevo Mundo se plantea como una novedosa y atractiva opción para pequeños y medianos inversores que desean incorporarse al negocio de la producción de trufa negra en Argentina a partir de la adquisición de cuotas partes a precios accesibles del fideicomiso.

El fideicomiso para la producción de trufas está aún en etapa de inversión. Cualquier interesado puede formar parte e incorporarse al mercado trufero argentino, con una inversión que arranca desde US$ 14.500. También puede solicitar información sobre el cultivo, el contrato del fideicomiso, conocer cuál es la rentabilidad anual, el cash flow, el estatuto de Trufas del Nuevo Mundo, e incluso visitar el vivero y la plantación.

Para más detalles y contactos: www.trufasdelnuevomundo.com.ar