Archivo de la etiqueta: sequía

Manejo de suelos, Estudio de la evolución en las propiedades químicas en la Cuenca del Salado

“www.chillar.com.ar” – Premio Caduceo 2016 < – > Arbol de la Vida*

Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA

cid:image007.jpg@01D28978.48D7F8C0

Manejo de suelos, Estudio de la  evolución en las propiedades químicas en la Cuenca del Salado

Desde la década del 70 a esta parte en la región pampeana argentina se ha venido dando un proceso de agriculturización. En los últimos años el mismo se ha manifestado más en la intensificación de la producción, que en la expansión territorial de los cultivos. Ese proceso que en el centro de la Provincia de Buenos Aires ha generado cambios en el modo de producir y afectaría la calidad de los suelos, es materia de estudio para un equipo técnico de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA.

Según describen los profesionales del Instituto “la Cuenca del Salado bonaerense, típicamente ganadera, ha incorporado la agricultura en sus mejores suelos”, mientras que “la concentración de la ganadería en suelos de menor aptitud, motivó la siembra de cultivos para producir forraje y granos, desconociendo la sustentabilidad de esos ambientes”.

Dado que el análisis de los suelos permite determinar su dimensión productiva y cómo los mismos han evolucionado ante los cambios registrados en los sistemas agrícolo – ganaderos, referentes de la Estación Experimental Cuenca del Salado han realizado un estudio con el objetivo de “evaluar la evolución en las propiedades químicas en suelos bajos de la región, a partir de una experiencia con tres rotaciones: agrícola, mixta y ganadera intensiva, manteniendo como testigo el campo natural”.

La acción de investigación contempló que tanto “las propiedades químicas del suelo como el potencial de hidrógeno (pH), la conductividad eléctrica (CE), la capacidad de intercambio catiónico (CIC) y el porcentaje de sodio intercambiable (PSI) afectan la disponibilidad de nutrientes y la actividad de los microorganismos del suelo, alterando el crecimiento vegetal”.

El trabajo se llevó a cabo en el Partido de Ayacucho, sobre un lote dominado por un suelo “bajo dulce” (Natracuol típico serie Guido 50% y Ayacucho 30%), con 20% de “bajo alcalino” (Natracualf vértico serie Cherforó). Para su ejecución “se planificó un ensayo a 6 años, en franjas, con 3 repeticiones”. En base al relieve y a los datos de suelos se fraccionó el lote en 4 tratamientos de aproximadamente 15 hectáreas, con 3 tipos de suelo geo-referenciados (bloque A y B en Natracuol y bloque C, Natracualf). Los tratamientos fueron: el campo natural y las rotaciones: agrícola, mixta y ganadera intensiva (CN, RA, RM, RG, respectivamente) y los cultivos durante la experiencia “se realizaron en siembra directa en secuencias (Cuadro 1).

cid:image008.jpg@01D28978.48D7F8C0

Durante los 3 primeros ciclos, 2011/12, 2012/13, 2013/14, “se muestreó anualmente el horizonte A (hasta 12cm) para determinar: pH, CE (mmohs/cm), PSI (%), CIC (meq/100gs suelo), en el Laboratorio de Análisis de Suelos de la E.E.A Balcarce del INTA.

El estudio permitió verificar que “el pH, la CE y el PSI, presentaron diferencias significativas entre ciclos y tipo de suelo, pero no entre tratamientos” (Cuadro 2). La CIC mostró interacción tratamiento* ciclo y efectos puros debidos al tipo de suelo (Figura 1). Según los técnicos del INTA “las diferencias entre tipos de suelos eran esperables, dado que se fijaron los sitios de muestreos contemplando la aptitud del suelo, siendo el Natracualf (bloque C) el que presenta mayor pH y CE, clasificado como moderadamente alcalino y ligeramente salino, y sódico (> 15% PSI), con una menor Capacidad de Inercambio Catiónico”. Por su parte “los Natracuoles (bloques A y B) son neutros a  ligeramente alcalinos, y sin salinidad a muy ligeramente salinos, y no sódicos, con mayor capacidad de retención de nutrientes”.

Los profesionales a cargo del estudio notaron además que “el incremento en potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y el porcentaje de sodio intercambiable entre ciclos, podría ser un efecto de deterioro del suelo, por la presencia de suelo desnudo y por pisoteo de la hacienda, entre cultivos,  verdeos e incluso Campo Natural intensamente utilizado, que provocaría una mayor evaporación con ascenso de sales, determinando la salinización o alcalinización en superficie”. También “podría deberse a la secuencia de inundaciones y sequías que comúnmente afectan estos ambientes, y alteran temporalmente los parámetros de suelo”. En ambos casos los profesionales del INTA señalan que “el exceso de sodio en el suelo desestabiliza y colapsa el sistema de poros, y afecta la movilidad del agua del suelo, la infiltración y la disponibilidad de agua para las raíces”.

Según las observaciones “los tratamientos presentaron escasas diferencias en potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y el porcentaje de sodio intercambiable” y en base a los registros los técnicos mencionan que “el Campo Natural y la Rotación Ganadera quedaron en una fracción del lote con mayor proporción de suelo sódico (PSI >15%)”, (Figura 1).

cid:image009.jpg@01D28978.48D7F8C0 

La capacidad de intercambio catiónico “presentó diferencias entre tratamientos según los ciclos” (Figura 1). El Campo Natural “mantuvo estable los valores de capacidad de intercambio catiónico entre ciclos (Figura 2), y las rotaciones mostraron valores superiores en el primero, disminuyendo significativamente en el segundo y tercer ciclo”. Las menores capacidad de intercambio catiónico en las rotaciones manifiestan “un empobrecimiento del suelo, con menor disponibilidad de nutrientes para la planta”. La menor capacidad de intercambio catiónico “estaría relacionada con el aumento en el potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y especialmente el porcentaje de sodio intercambiable”, observada en el trabajo.

cid:image010.jpg@01D28978.48D7F8C0

 

cid:image011.jpg@01D28978.48D7F8C0

 

Con el trabajo los técnicos del INTA Cuenca del Salado pudieron determinar que “el potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y el porcentaje de sodio intercambiable evolucionaron negativamente, lo que podría ser un efecto conjunto del uso del suelo y eventos de sequía/inundación naturales en ambientes de la Cuenca del Salado”. Asimismo observaron que “la disminución en la capacidad de intercambio catiónico en las rotaciones durante el 2°ciclo, evidenciaría los primeros síntomas de degradación y fragilidad de estos ambientes al intensificar la producción en base a cultivos anuales”.

 

El seguimiento contó con el apoyo del propietario, asesores y personal del Establecimiento La Payana; referentes del CREA Región Sudeste y el financiamiento del Proyectos Regionales con Enfoque Territorial (PRET) Cuenca Centro de la EEA Cuenca del Salado del INTA.

 

Para mayor información:

EEA Cuenca del Salado. Área de Producción vegetal.

Av. Belgrano Nº416, Rauch.  Tel/Fax. (02297) 442206

E-mail: borrajo.celina@inta.gob.ar

Referente: Ing. Agr. Celina Borrajo.

capsulas-pc


anunciate01_PCh

Nuestros Sponsors

Chillar Maderas-BricoWood

Moringa Oleifera

CEAL

CLAPo

BricoWoodCuadros

Concejo Deliberante de Azul

102.7 FM Radio Ilusiones
Clasificados Chillar

Que el desastre hídrico no nos paralice

Informe especial sobre la grave situación en Azul

EL TIEMPO| 27 de julio de 2014 a las 16:00

Portal Chillar |27 de julio de 2014 |18:55

 

Que el desastre hídrico no nos paralice

 

 

27072014_20_canales1

Escribe: Augusto Meyer

De la Redacción de EL TIEMPO

augustodmeyer@yahoo.com.ar

INFORME ESPECIAL SOBRE LA GRAVE SITUACIÓN EN AZUL

Totalmente cierto es decir que el clima es impredecible. Los azuleños lo sabemos luego de quince inundaciones, catorce de las cuales se hubieran evitado si a fines de los ‘70 hubiera estado construida la represa “La Isidora”, una obra en curso cuya finalización llegaría en no menos de dos años.

En la zona rural, la abrupta modificación de las variables climáticas en pocos años está haciendo que tanto productores como los profesionales que los asesoran tengan que ir modificando determinados métodos de trabajo.

Pero que el árbol no nos tape el bosque. Es evidente la falta de una política “amiga” con el campo de parte de la actual gestión, que conlleva a situaciones lamentables y a la vez dramáticas, con un deficiente mantenimiento de los caminos rurales y obras hídricas insuficientes o que, directamente, no se realizaron.

El Norte del Partido, especialmente la zona de Parish, está bajo agua por los desbordes del Arroyo Azul y los canales.

También llegó la hora que la Provincia se ponga los pantalones largos y dé a conocer, con las pruebas que el caso amerita, los nombres de los productores que tienen canales clandestinos que perjudican a otros vecinos y a los pobladores urbanos que, directa o indirectamente, asistimos a la triste postal de una ciudad bajo agua.

 

HAY TRABAJOS EN MARCHA EN LA ISIDORA 

Movimiento de suelos y armado del obrador en terrenos de la represa

El jueves eran cuatro los empleados que formaban parte de la avanzada de 120 operarios que tendrán a su cargo la construcción final de la mega obra, a unos 35 kilómetros de esta ciudad y que se estima llevará no menos de dos años finalizar. EL TIEMPO entrevistó al encargado de las actividades que se realizan en el marco de una tarea que permitirá aliviar en un porcentaje interesante la llegada de agua al casco urbano de Azul. 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Me comentaron que la zona es muy llovedora…se nota que es una planicie que acumula mucha agua”, trazó el entrevistado mientras observaba a la distancia una laguna artificial que se formó en un campo lindero al lugar demarcado para la construcción de “La Isidora”.

El santacruceño Carlos Borda tiene 58 años, dos hijas de 18 y 15 años de edad y forma parte de la avanzada de la UTE de tres empresas (Vial Agro S.A-Tenipisos S.A-Fontana Nicastro S.A.C) que tienen a su cargo la construcción de la represa. Un camión, un par de máquinas de gran porte y una camioneta, y sólo tres empleados que lo secundan, forman parte del equipo inicial –de aproximadamente 120 personas que terminarán trabajando- que tienen a cargo el armado del obrador y otras labores fundamentales para el asentamiento del grueso de los operarios que llegarán para el armado de la estructura. Borda y su equipo deben realizar la apertura de caminos auxiliares, la limpieza del obrador y del cauce del arroyo, ubicado a unos 300 metros del lugar donde están instalados dos containers que funcionarán como oficina. El resto de los empleados –más allá de personal de una firma subcontratista que está colocando el alambrado perimetral- irá llegando a medida que la tarea los requiera, junto con las demás maquinarias necesarias para la monumental obra. De aquí a algunos meses, el obrador será una “mini ciudad” de entre una y dos hectáreas.

“Nosotros tenemos la responsabilidad de realizar el movimiento de suelo, ya que el trabajo de la obra civil (hormigón) depende de otras personas; esperamos poder finalizar toda la tarea de acá a un año y medio o dos, dependiendo del clima y la cantidad de maquinaria que podamos tener”, expresó el hombre, quien espera para los próximos días el arribo –a bordo de camiones especiales para el transporte de maquinaria pesada- de motoniveladoras y retroexcavadoras.

Borda participó de la construcción de Yaciretá (corrientes), aunque acredita “pergaminos” por la  construcción de carreteras y terraplenes para contener el agua a la vera de las rutas. Y su labor más reciente fue Gregores, cerca de El Calafate, donde aportó su experiencia para la elaboración de un camino de circunvalación bajo condiciones climáticas diferentes a las reinantes en esta zona, con escasas lluvias pero nevadas y fuertes vientos.

Sonríe cuando se reconoce como un trabajador “curtido”, teniendo en cuenta que lleva casi 40 años realizando obras de mediana o gran envergadura y hasta visitó el extranjero. “Uno se acostumbra a trabajar así; sabe cómo es vivir con los compañeros y comer en las gamelas. Como trabajé en Chile, Perú y Paraguay, sé lo que es estar lejos de la familia”, dijo, para comentar que sus hijas vendrán a visitarlo para luego mudarse a estas latitudes junto con su esposa. En el lugar donde se levantará el obrador ya cuentan con cableado de electricidad y grupo electrógeno y, en el corto plazo, llegarán containers con sanitarios, taller, depósito y tanques para aprovisionarse de combustible.

En la soleada y algo ventosa tarde del jueves, Borda admitió que el lugar no es inhóspito si lo compara con otros sitios donde trabajó. “Me tocó estar en Perú, en la selva. Acá estamos bien; no conozco mucho el clima, pero creo que vamos a estar bien”, mencionó y resaltó la hospitalidad con la que fueron recibidos en la ciudad donde duermen en un hotel. “Acá los productores vecinos se acercan a conversar, pero me sorprendió la gente de Olavarría que traté; son muy buenas personas”, advirtió.

Funcionalidad acotada

La represa “La Isidora”, presupuestada en unos 140 millones de pesos, tiene por objeto la regulación de los caudales fluviales generados en la cuenca alta del Arroyo Azul, con el fin de atenuar los efectos de las crecidas extraordinarias, especialmente sobre el casco urbano de la ciudad. Esto es producto de una diferencia de cien metros de altura entre el casco urbano y la represa –que posee unos 4 kilómetros de extensión entre los dos cerros que hay en sus extremos–. El programa global comprende, además, la sistematización de dos cuencas que convergen sobre la ciudad (Cañadón de Gutiérrez al este y Cuenca Nieves–La Colorada, al oeste).

La represa se ubica sobre el curso medio del Arroyo Azul, unos 35 km aguas arriba y su construcción, prevista en un plazo de 2 años, involucra la ejecución de 720.000m3 de terraplenes para el cuerpo de la presa y la colocación de un total de 5000 m3 de hormigón para las principales estructuras hidráulicas, un talud de aproximadamente 8 metros y obras complementarias. Esta obra hubiera impedido, de haber existido a fines de los años 70’, casi todas las inundaciones de un total de 15 que padeció el Partido.

En octubre de 2004, se barajó la posibilidad de darle a la futura represa una funcionalidad extra, cuando la principal empresa hidroeléctrica de la provincia china de Ganzú, mencionó que podría financiar la instalación de turbinas generadoras de energía eléctrica en La Isidora. La firma venía de colocar turbinas en Perú, Cuba, Holanda, Ecuador, Canadá y Malasia. Finalmente, esta posibilidad de darle una funcionalidad accesoria a “La Isidora” no formó parte del proyecto final.

 

CRÍTICAS A LA GESTIÓN DE JOSÉ INZA 

Pobladores de Parish sufrieron tres inundaciones

Los campos del paraje cercano a Cacharí quedaron en buena parte anegados, tal como surgió del relevamiento fotográfico aéreo que el pasado domingo realizó EL TIEMPO y del cual se dio parte a los responsables de Hidráulica de la comuna. Lo llamativo del caso es que los productores de esa zona, afirmaron a este diario que es el tercer desborde que tuvieron en esta primera mitad del año y reclamaron por la falta de limpieza del arroyo. 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Nos pone contentos que Azul se desagote más rápido, pero nosotros estamos acá y, cuando lluevan cien milímetros en Chillar y 100 milímetros en Azul, Cacharí desaparece”. La aseveración de Héctor Mario Balda no fue al pasar; es un razonamiento meditado y que resume el sentir de los pobladores rurales de Parish que, en apenas 40 días, entre junio y mitad de julio, sufrieron tres inundaciones que tuvieron nula repercusión en las autoridades de la ciudad cabecera. Y lo peor es que no hablamos de anegamientos producto de lluvias copiosas ni extendidas en el tiempo sino de sólo 23mm. en Azul y 7mm. en Parish. Estos azuleños reclaman atención del Municipio porque, aseguran, desde las tres inundaciones de 2012 a la fecha, no se hizo limpieza ni mejora alguna en el cauce del Arroyo Azul, así como tampoco en alcantarillas y puentes aliviadores para que el agua escurra libremente debajo del tendido ferroviario.

Una situación y su contexto

Parish -denominación que hace referencia a Frank Parish, presidente del directorio del Ferrocarril del Sud en Londres- es un pequeño poblado distante unos 15 kilómetros de Cacharí que se formó, como tantas comunidades del interior bonaerense, en derredor de su estación ferroviaria. Durante años, fueron referentes del lugar el Club Juventud Unida, almacenes de ramos generales y herrerías. Hasta hace algún tiempo la estación ferroviaria -situada a 2 kilómetros de la Ruta 3 e inaugurada en septiembre de 1876, para carga de cereales y hacienda, y transporte de pasajeros- supo ser un lugar lleno de vida, al cual llegaban las maestras procedentes de Azul para dictar clases en la Escuela Primaria N° 5. También lo hacían la correspondencia, el pan recién horneado y los ejemplares de EL TIEMPO. Eran tiempos en que la vieja estación contaba con varias casas habitadas a su alrededor, tres almacenes, una balanza, servicio de despacho de nafta y una ferretería. Hoy, aunque cerrada por el abandono generalizado en el país del servicio ferroviario, podría ser un lugar resguardado para generaciones futuras por la historia que en sí encierra, pero la realidad es que fue desguazada y está abandonada a su suerte. En Parish no sólo ya no se detiene el tren. Tampoco nuestros gobernantes de turno.

No hay peor ciego…

Lo que sigue es una definición que se escucha en cada rincón de la zona rural del Partido que nos toca visitar. La gestión de José Inza le ha dado la espalda al campo desde el comienzo mismo de su mandato. No sólo nunca recibió a la comisión directiva de la Sociedad Rural, como entidad representativa del sector, sino que tampoco escucha las sugerencias que quienes han vivido siempre en el campo y, por ende, pueden desde la experiencia hacer algún aporte a aquellos que tienen a su cargo el manejo Vial Rural e Hidráulico del distrito. Así, los vecinos cuentan que “los expertos” han colocado alcantarillas en lugares donde no cumplen función alguna; no aceptan la tosca que, en forma gratuita, se les ha ofrecido para el alteo de los caminos; y no realizan las obras que demanda el arroyo desde Las Blancas hacia Parish. Por esos motivos, los productores planean viajar a Azul para que el Intendente los reciba y les dé, como contribuyentes que son, una solución a sus demandas.

“Nos sacan el 15% de la carne, el 35% de la soja y un montón de dinero en impuestos; en guías solamente, es fabuloso lo que se llevan. Los impuestos se pagan pero eso no vuelve en obras y, si se hacen obras, no se hacen como se deberían hacer”, dijo Rodolfo Sainte Cluque, uno de los productores autoconvocados que dialogó con este diario en un salón de clases de la Escuela N° 5.

Todos saben que, si el campo anda mal, esto repercute en Cacharí, donde los comercios ven resentidas las ventas. La localidad situada a 50 kilómetros de la cabecera apenas se sobrepuso de las inundaciones de 2012, que está pagando “por adelantado” las secuelas que dejarán tantas hectáreas anegadas en su zona de influencia. En esta zona, la ganadería es la actividad fundamental, aunque también tiene desarrollo la agricultura.

Los productores de Parish niegan tener conocimiento de canales clandestinos, pero a viva voz dan cuenta de “viejos canales de más de medio siglo” que ellos limpian y mantienen para ayudar al escurrimiento del agua. Con los 7mm. de los últimos días de la semana pasada, en esa zona tuvieron que trasladar hacienda hacia las zonas altas por el desborde del arroyo y canales. El líquido cubrió pasturas y el agua recién comenzó a escurrir el miércoles, pero no en todos lados por igual. “Desagotó lo que tiene correntada y caída; el resto se irá cuando se evapore, luego de varias semanas o meses”, afirmó un lugareño.

De la misma manera que resulta incomprensible que los responsables de Vialidad Rural se resistan a aceptar la tosca que ofrece Cristina Boubée desde su explotación en la zona de la Boca de las Sierras, no se comprende la actitud que, en el mismo sentido, se tiene respecto de la donación anticipada que hace Evaristo Balda desde su establecimiento Ruca Huinca, en Parish. Los productores en vilo por los anegamientos al norte del Partido respiran con alivio porque muchas de las pariciones ya se produjeron y porque, antes que los caminos queden intransitables, se pudo ingresar con rollos de pastura para acopiar ante nuevos desbordes. “Lo que hace falta acá es alguien que tome el’ toro por las astas’ y disponga los trabajos que haya que hacer, porque nosotros pagamos religiosamente nuestros impuestos”, señaló uno de los autoconvocados.

Pensar en Cacharí

“Llovieron 23 milímetros en Azul y acá estábamos inundados. El sábado salimos con un tractor chico porque tuvimos la necesidad, pero el agua estaba un metro arriba del camino. Ahora el agua viene más rápido, con mucha fuerza si comparamos con las inundaciones de 2012, y no tiene pasada porque los puentes suplementarios están tapados, algunos por árboles y otros por tierra porque no hay mantenimiento en absoluto desde hace años”, afirmó Evaristo Balda.

“Hay un pantano que está desde hace dos veranos a menos de una legua de Cacharí y nunca se tapó cuando estuvo todo seco y se podía trabajar. Y en mi campo hay tosca en una cantera a 500 metros del puente que está disponible y sin costo para Cacharí y la zona desde hace más de treinta años. Ahora que vinieron las lluvias, esos trabajos ya no se pueden hacer. Mientras tanto, el agua sigue socavando cada vez más”, agregó.

El Delegado Municipal Diego Zariatti, afirman los productores, tiene diálogo con los damnificados, pero carece del respaldo necesario del Municipio para paliar la situación. “Acá el Intendente nunca apareció. Hace un mes hicimos una reunión y no vino nadie de la Municipalidad”, afirmó un productor autoconvocado.

“Antes había más diálogo, pero ahora no preguntan a los vecinos y nosotros podemos aportar datos; el productor sabe por dónde pasa el agua y los caminos están malos a punto que no recuerdo otras épocas donde estuvieran tan mal”,sostuvo Héctor Mario Balda.

Otras voces

José Sainte Cluque, en tanto, aseguró que desde el Estado comunal se “limpió hasta Las Blancas y, después de ahí, de nosotros se olvidaron. Parece que no existimos para la Municipalidad”. “Hace 29 años que estoy a 800 metros del arroyo. Si hubieran limpiado el arroyo de a 5 o a 10 kilómetros por año, hoy el arroyo estaría limpio, con un montón de problemas menos”, agregó.

A su turno, Rodolfo Sainte Cluque, mencionó que “tres veces subió el agua y tres veces me inundé; se nota que está sucio el arroyo por la vegetación y las cascadas, que hacen que se produzca una contención y el agua se frene. Como el cauce no tiene margen para tanta capacidad, revienta para las banquinas y los préstamos de la ruta. La otra cosa que hace falta es agregarle alcantarillado a las alcantarillas viejas, o su reemplazo. De Azul hacia Cacharí hicieron doble alcantarilla, pero no previendo el desborde del arroyo y hay una masa de agua que viene del peaje que antes no venía”, advirtió y recordó el panorama con el que despertó el pasado sábado. “Yo llegué el viernes a las 10 de la mañana. Para el otro día, a las 6 de la mañana, el agua me había tapado toda la quinta”, señaló.

Ana Sainte Cluque consignó que “yo he sido maestra rural durante 40 años y nunca he visto los caminos así como están ahora y en todo el Partido”.

Recuerdos y el duro presente

Los productores autoconvocados recuerdan con un dejo de nostalgia cuando ellos mismos, en los años 1957 y 1980, mancomunaron esfuerzos para hacer frente a las inundaciones de aquella época, con tareas que derivaron en un escurrimiento más veloz del agua. “Hoy escuché los pronósticos y me asusté”, admitió Héctor Balda, al tiempo que su hermano Evaristo recordó que ha estado más de una vez con el agua hasta la cintura, sin moverse del campo, haciéndole frente al desborde.

Dependerá del comportamiento del clima, por un lado, y del accionar de las autoridades del Municipio, por el otro, qué destino depare a los productores de Parish. Los más excépticos ya acopian provisiones para dos o tres meses, ante la eventualidad de quedar aislados por lo que sería –para ellos- la cuarta inundación del año.

CON UN TÉCNICO DEL INTA 

“Nos tendremos que ir adaptando a una producción en alta variabilidad climática”

En lo que resta del año la Cuenca del Salado estará expuesta a un fenómeno climático Niño, por el que se espera una Primavera lluviosa, pero de intensidad de moderada a leve, según algunos pronósticos del organismo. “El 20 de enero yo estaba recorriendo los campos para hacer los informes de emergencia agropecuaria por sequía”, señaló el ingeniero agrónomo Juan Pablo Nemoz, de la agencia local del INTA, quien conversó con este diario.

“Lo que más me preocupa son los grandes cambios climáticos que estamos teniendo. Antes tenías una seca cada tres, cuatro o cinco años, y excesos hídricos cada 8 o 10 años, que eran cíclicos. Ahora esos cambios son interanuales. Nos tendremos que ir adaptando, tanto los profesionales como los productores, a este tipo de producción en alta variabilidad climática”, reflexionó el técnico del INTA e ingeniero agrónomo Juan Pablo Nemoz, en diálogo con este diario. El profesional participó el jueves de una disertación en Ayacucho, junto con un climatólogo del mismo organismo que reveló que, en lo que resta del año, la Cuenca del Salado y otras regiones de la provincia de Buenos Aires, se expondrán a un fenómeno climático “Niño” de moderado a débil, con una primavera lluviosa.

Agua por todos lados

“Estamos atravesando un período de mucha variabilidad climática; pasamos por momentos de mucho déficit hídrico y, a los pocos meses, excesos hídricos. El 20 de enero yo estaba haciendo recorridas por los campos para hacer los informes de emergencia agropecuaria por sequía que finalizó el 30 de junio. Hace sólo cinco meses estudiábamos las pérdidas por los verdeos de verano en zonas donde hacía 50 días que no llovía, con temperaturas de más de 40 grados centígrados, y en diez días de enero se recuperó lo que no había llovido el resto del mes, alcanzándose el promedio de 120 milímetros. De ahí en más, todos los meses llovió entre un 40 y un 60% por encima del promedio histórico de los últimos 30 años hasta julio y llevamos, al 15 de este mes, casi el 90% de los milímetros del promedio anual. Hay campos en Cacharí que acumulan 900mm.; es decir, casi toda la media anual”, aseveró Nemoz.

Advirtió que, las características de estos fenómenos climáticos conllevarán a que, tanto profesionales como productores, tengan que ir adaptándose a las nuevas condiciones del clima. “Cada año vemos más marcados estos eventos de altas lluvias y altos déficit hídricos y que las lluvias son más cercanas entre sí, lo que hace que las ‘ventanas de trabajo’ (días sin lluvia y preferentemente con sol) para la producción sean menores”, explicó. Tras hacer la salvedad que los pronósticos extendidos cuando más largo es el período que se toma, menor precisión tienen, el técnico dijo que “de acá a fin de año se estima que se está formando un ‘Niño’, que va a ser una primavera lluviosa. Con un pronóstico a cuatro meses, se estima un ‘Niño’ de moderado a débil; eso quiere decir que va haber lluvias por encima de lo normal, pero que no tan problemáticas ni extremas”, mencionó.

Excesiva humedad

El ingeniero agrónomo resumió las condiciones en que se encuentran las zonas agrícolas de la Cuenca del Salado en general, y del Partido de Azul en especial. “Se pudo trabajar bien con cosechas y demás labores hasta mediados de abril. A partir de mayo, junio y ni hablar de julio, prácticamente no se pudo hacer nada. Lo que no se levantó para mediados o fines de abril fue complicado cosecharlo, con la soja en medio del agua y muchos lotes dañados por entrar con 4×4 y máquinas duales; eso generó altos costos de comercialización por entregar soja con humedad y por el secado en los acopios”, señaló y agregó: ”Dependiendo el Partido de la Cuenca, hay entre un 20 y un 30% de soja que no se pudo levantar y va a ser muy difícil que se pueda hacer, porque se desgrana y cae. En maíz hay entre un 50 y un 60% en pie, más allá de haber lotes quebrados por el viento. Encima este cultivo venía con la falta de agua que tuvimos en diciembre/enero, por lo que los tallos tuvieron un desarrollo débil. Prueba de esto es que, en Ayacucho, vimos lotes encharcados que están comiendo las vacas”.

El panorama en fina

Nemoz indicó que, en lo que hace a cultivos de fina, mientras se pasa la fecha óptima, sólo entre un 20 y un 30% de la superficie total está sembrada. Vale aclarar que, en Azul, el promedio de siembra con trigo va de 35.000 a 40.000 hectáreas. “En los lotes altos, con días de sol, se va a poder sembrar, pero con ciclos más cortos y haciendo la salvedad que dicen que escasean las semillas de ciclos más cortos. También será una siembra de fina complicada, más aún para la zona norte del Partido”, detalló.

Parir en el agua

Así como en campos de la Boca de las Sierras se dio una elevada mortandad de corderos arrastrados por el vendaval de semanas atrás, en otras zonas del Partido proliferan los casos de terneros ahogados al nacer en el agua. El invierno es época de parición y la acumulación de lluvias, especialmente en bajos y lotes próximos a los cauces, está haciendo estragos. “En la zona norte del Partido vemos que en los campos aledaños al Arroyo Azul, al Arroyo de los Huesos y los canales desbordados, anegaron esos lotes y los terneros se ahogan; las vacas no encuentran lomas o lugares secos y paren en el agua. Esto, además, aumenta la posibilidad de enfermedades y el campo anegado disminuye la disponibilidad forrajera”, describió Nemoz, en alusión al panorama de Parish del fin de semana pasado y que quedó reflejado en las imágenes aéreas que captó el reportero gráfico de este diario. “Se hace difícil llegar con rollos de pastura por los caminos intransitables, cortados, con pases de agua y pantanos. Muchos que tienen encierres a corral o una invernada de terneros, novillitos o vaquillonas con suplementación con alimento, por el excesivo barro y agua en los corrales tuvieron que largar la hacienda a campo a pastoreo para pasar este momento crítico”, amplió.

Tener previsibilidad

Con dieciséis años como ingeniero agrónomo y once de ellos en el INTA, Nemoz llamó a los productores a tener previsibilidad. “En estos momentos críticos es poco lo que se puede hacer. En instituciones como el INTA recomendamos que el productor esté asesorado por profesionales, tanto veterinarios como ingenieros agrónomos y que tenga una visión de previsibilidad a mediano y largo plazo, que haga que en verano acopie alimento para el invierno”, explicó.

Indicó que en junio/julio las lluvias deberían rondar los 40 o 50mm. según parámetros históricos, y “estamos en casi un 50% por encima de eso”. “Le sugerimos al productor que a los rollos de pastura los desparrame en el campo para que, cuando se producen estos eventos climáticos, no tenga inconvenientes para trasladarlos a los lotes altos donde está la hacienda. Lo crítico es que se prevé una primavera lluviosa con un ‘Niño’ partiendo de un invierno con suelos totalmente saturados que no absorben más, y con cursos naturales de agua completamente desbordados. También recomendamos descartarse de vacas viejas y vacías y aprovechar los días que se puede transitar con hacienda para dejar en el campo la hacienda más nueva, sana y productiva”, concluyó.

 

CAMINO DE LAS CURVAS 

Alcantarillas rotas, tapadas con tierra y préstamos y caminos sin mantenimiento

Las imágenes fueron captadas por un productor en el trayecto que va del camino viejo a Las Flores y el paraje La Sofía. No es difícil imaginarse las dificultades que tienen padres, alumnos y docentes para llegar hasta la Escuela N° 50, situada en el lugar. 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las imágenes se repiten a lo largo y ancho de todo el Partido, y reflejan la preocupante situación que se afronta por las inclemencias meteorológicas, por un lado, pero también demuestran la desidia de quienes, en vez de paliar la crisis hídrica, no toman las medidas necesarias para aliviar el actual “tormento” de tener que transitar por la zona rural.

Estas fotografías fueron aportadas por un productor de la zona; son de la semana pasada y corresponden al camino de las Curvas, desde el camino viejo a Las Flores hasta el paraje La Sofía. Allí funciona la Escuela Nº 50, por lo que no resulta difícil imaginar los inconvenientes que tienen en llegar hasta ese punto docentes, padres y alumnos.

“Uno de los problemas que dejó así estos caminos es que cuando se rompían los tubos, en lugar de cambiarlos, los rellenaban con tierra, impidiendo el escurrimiento del agua, y lo otro es que no hubo mantenimiento en época de verano.  Tampoco lo tuvieron los préstamos que están muy próximos al camino, en lugar de estar más cerca de los alambrados, cuando tienen suficiente espacio para hacerlo”, expresó el lugareño.

El mismo productor apuntó que estaba previsto que la maquinaria de Vialidad Rural estuviera desbarrando en los días subsiguientes.

CAMINOS RURALES

Esta semana, dirigentes de la Sociedad Rural de Azul presentarán a productores del Partido una propuesta que, luego de consultas varias, han elaborado desde la citada entidad para avanzar hacia un sistema superador al existente en lo que compete a los caminos rurales del distrito. El jueves próximo, a las 19.30 horas, los ruralistas presentarán el proyecto en la sede de los Bomberos Voluntarios de Cacharí. Al día siguiente, en el mismo horario, la reunión se realizará en el Salón de la Cooperativa Agraria de Chillar.

Desde la Sociedad Rural de Azul invitan a todos aquellos involucrados con la temática a abordar a acercarse a los lugares citados, a fin de conocer la propuesta y contribuir con sus aportes al mejoramiento de la misma. El trabajo realizado es fruto del estudio de distintos modelos hoy en funcionamiento en varios distritos del país y de las reuniones con varios de sus responsables.

 

[booking_pluginbox id=»2475″]

De la emergencia por sequía, al actual pedido de desastre

Paradojas del clima

 EL TIEMPO |23 de julio de 2014 |20:00

Portal Chillar |23 de julio de 2014 |21:15

 

De la emergencia por sequía, al actual pedido de desastre


pedido de desastre

 “Azul está como buena parte de los distritos vecinos, con un cúmulo de agua muy importante”, definió ayer, en diálogo por teléfono con este diario, el viceministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Juan Ángel Cruz. Por su parte, el Instituto de Hidrología de Llanuras emitió un dramático comunicado dando cuenta de la posibilidad de inundaciones.

La situación hídrica en la provincia de Buenos Aires afronta uno de sus peores momentos. De hecho, un comunicado de prensa del Instituto de Hidrología de Llanuras dio cuenta ayer de “posibles inundaciones” que se podrían producir en el centro del territorio bonaerense, afectado por la abundante acumulación de agua de lluvia.

Mientras que los productores rurales de Azul esperan que la Provincia declare el estado de “desastre agropecuario”, el viceministro de Asuntos Agrarios, médico veterinario Juan Ángel Cruz, en diálogo telefónico con EL TIEMPO resaltó la paradoja climática que ha caracterizado al distrito en lo que va del año.

“Azul está como buena parte de los distritos vecinos, con un cúmulo de agua muy importante. La lluvia ha superado la media en la mayoría de los distritos de la Provincia y, en algunos, ha inclusive superado lo que llueve en todo el año. Es una situación que no es la peor de la historia; de hecho hemos tenido en los últimos años situaciones de exceso de agua importante”, expresó el funcionario.

Cruz destacó las dificultades que tienen los campos para el escurrimiento del agua en esta época.“Estos días del año son cortos, la evaporación está limitada y las ventanas climáticas (días de sol y de viento) también son acotadas; por las características del suelo, el escurrimiento es lento y por estar tan anegadas y saturadas las napas, el filtrado también lo es. A eso hay que agregarle que el impacto es distinto según la actividad que tenga planteada el productor”, agregó.

Estuvo con Inza

Días pasados, el segundo de Alejandro “Topo” Rodríguez visitó Azul, para participar de la reunión de la Comisión Provincial de Salud Animal, que se llevó a cabo en la Facultad de Agronomía. “Pude saber de boca de los vecinos y del propio Intendente, que las obras sobre el arroyo habían dado resultado porque con el régimen de lluvia que se había planteado en la situación anterior hubiesen tenido desbordes que no se produjeron. Las obras evidentemente siempre aportan a la mejora”, señaló Cruz.

El viceministro sostuvo que la administración de Daniel Scioli “viene  trabajando hace unos años en la obra del Río Salado”. “Es una obra que hoy está activa, que es una inversión muy importante y que tiende a dar una mayor capacidad de desagüe a todos los distritos de la zona de influencia”, explicó.

Canales clandestinos

El entrevistado afirmó que la Provincia, a través del área de Hidráulica y del ministerio de Infraestructura, “ha estado recorriendo distintos distritos bonaerenses sancionando productores por los canales clandestinos”.

“No obstante eso, cuando el agua está en el campo, muchas veces es difícil de detectarlo; en ese caso quien evidentemente reacciona es quien se encuentra aguas abajo y recibe la afectación del agua de un campo del productor que haya hecho el canal. La verdad es que en ese aspecto, más allá de las sanciones que se aplican, llama a la cordura y a la responsabilidad de los productores porque definitivamente quien está con el agua en su campo, se desespera porque salga lo antes posible pero es esa agua termina yendo hacia el campo de un vecino que lo recibe y que también sufre una gran afectación”, advirtió y ratificó que los expertos realizan sobrevuelos en distintos puntos del territorio “para detectar canales no autorizados”.

Clases de declaraciones 

Cuando se le planteó la declamada declaración de “desastre agropecuario”, el funcionario señaló que “el 5 de febrero de este año, la CEDABA, que es la Comisión de Emergencia Agropecuaria de la Provincia, declaró entre el 1 de enero y el 30 de junio a Azul en estado de emergencia agropecuaria por sequía”. “Evidentemente –agregó-, hasta tanto no llegue el pedido del distrito, la CEDABA no hace un tratamiento motu proprio porque hay comisiones locales conformadas. Hoy estamos con la Comisión de Emergencia en sesión permanente, con lo cual no hay ningún tipo de atraso. A posteriori de la declaración de emergencia son los productores los que hacen la declaración jurada individual para obtener el beneficio y esa declaración jurada es la que le termina dando la excepción impositiva, la prórroga en las cuotas crediticias, si tiene crédito con el Banco Provincia”.

Explicó que cuando el productor tiene más del 50% del campo afectado en su capacidad productiva, se le otorga la condición de “emergencia”, con las prórrogas consecuentes, y cuando el establecimiento tiene una afectación superior al 80%, se hace la declaración de “desastre” y, en ese caso, los impuestos provinciales se eximen por el período que se otorgó el beneficio. “No todos los productores están en una misma situación, incluso en un área parecida y eso determina que el pedido individual termine generando la expresión que corresponde”, indicó.

Cruz advirtió que junto con “Topo” Rodríguez ha sobrevolado en más de una oportunidad el Partido de Azul, pudiendo constatar la circunstancia de “plato” que caracteriza al distrito. “Los charcos estáticos son los bajos. Esos charcos irán desapareciendo con el sol”, advirtió cuando se le hizo mención de lo que reflejan las imágenes captadas por el reportero gráfico de este matutino.

 

EL DATO

Juan Ángel Cruz afirmó que “sabíamos que este iba a ser un año llovedor y una primavera llovedora, lo habían planteado algunos meteorólogos. Uno tiene la perspectiva, pero no sabe a ciencia cierta cuánta agua y dónde va a caer. La primavera sería normal, dentro de un régimen para la época del año equivalente a los últimos 60 años. En cuanto se imponga el sol, los vientos y ventanas de buen tiempo más largas, esperamos que esto se pueda revertir”.

 

ALERTA POR RIESGO DE INUNDACIONES

Según se supo ayer, desde el Instituto de Hidrología de Llanuras “Dr. Eduardo Usunoff” (Ihlla), dependiente de la Unversidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires (Unicén) y con asiento en Azul, dieron cuenta de que en la zona centro bonaerenses existe un “elevado riesgo de inundación”, debido a las continuas precipitaciones que se han dado en los últimos meses.

A través de una red de monitoreo de aguas superficiales y subterráneas que el Ihlla dispone en el centro de la provincia, se constató “el rápido ascenso de los niveles freáticos (napas), la existencia de muchas depresiones del terreno (bajos) colmatadas de agua y elevados caudales en los arroyos provocados por las abundantes lluvias de este año”.

Esto produce que haya un “un elevado riesgo de inundación en caso de ocurrir precipitaciones ordinarias/moderadas (y más aún si acontecen precipitaciones intensas) al menos hasta avanzada la primavera. Llegados esos días con mayor cobertura vegetal, cantidad de horas con sol y temperaturas más altas, se evaporará a mayor ritmo el agua y las cuencas recuperarán la capacidad de almacenamiento”.

Indicaron además que el descenso del nivel de agua en las napas es lento, por lo que “las áreas anegadas o con dificultad de acceso puede mantenerse por varios meses”.

En otro punto, desde el Instituto refirieron que “la precipitación acumulada hasta la fecha es superior a la media histórica y que existe un alerta de ocurrencia del Fenómeno El Niño para este invierno emitida por el Centro de Predicciones Climáticas (National Oceanic and Atmospheric Administration – NOAA)”. Este fenómeno complicaría aún más la situación, que “no mejorará a corto plazo debido a la escasa cobertura vegetal del suelo y la baja evaporación y transpiración desde el suelo/planta que es mínima en esta época del año”.

De este modo desde la entidad, cuyo director es el Dr. Raúl Rivas y el vicedirector es el Dr. Fabio Pelusso, recomendaron a la población en general, a los productores rurales y principalmente a entidades como Municipios, Defensa Civil, Cooperativas y ONGs. tomar las medidas pertinentes y“seguir atentamente los alertas meteorológicos del SMN”.

Finalmente indicaron que “en las zonas anegables, donde el acuífero freático es la fuente de abastecimiento a la población, es fundamental realizar monitoreos continuos de la calidad de agua dado que existe un alto riesgo de contaminación. Esta situación se agrava en aquellos sitios donde no se dispone de servicio de cloaca”.

UN APORTE PARA LA CAUSA

Ayer, el director de Hidráulica de la Municipalidad de Azul, visitó la redacción de este diario para tomar contacto con las imágenes obtenidas el domingo por el reportero gráfico de EL TIEMPO, a fin de poder hacer un estudio pormenorizado del estado de situación que se tiene desde esta ciudad hacia la localidad de Cacharí (foto). El ingeniero Héctor Comparato adelantó que las fotografías son de gran ayuda para poder cotejarlas con el resto del material disponible y poder, de esa manera, hacer un análisis más pormenorizado y comparativo del estado de la zona rural en materia de acumulación hídrica.

[booking_pluginbox id=»2475″]

Riego suplementario en Avellaneda, desafío para el futuro de la región

AGRO: INTA INFORMA

logo inta

 

17 de febrero de 2014

Riego suplementario en Avellaneda, desafío para el futuro de la región

 

Se trata de un proyecto para dotar de riego al área agrícola con aguas del Río Paraná, desarrollado con el apoyo del INTA, desde la Asociación Civil Impulsar Avellaneda (ACIA).

 riego- Foto Inta

Por Omar Gregoret
Jefe Desarrollo Agropecuario Unión Agrícola de Avellaneda

   El distrito Avellaneda, en el noreste de Santa Fe, está constituido por un centro urbano y parajes rurales que se distribuyen en los 937 kilómetros cuadrados que comprenden su área geográfica. En el mismo coexisten diversas actividades productivas, donde lo agropecuario fue y es la base del desarrollo de industrias y servicios que se interrelacionan fuertemente, con 16.500 hectáreas agrícolas.

Nuestra región se caracteriza por la marginalidad de sus suelos y por los rigores de las diversas y cambiantes condiciones climáticas y ambientales.

En la gran mayoría de los ciclos agrícolas se registraron períodos de sequías, algunos más prolongados que otros, a veces breves pero que, sumados a altas temperaturas, perjudicaron siempre a las pasturas naturales y cultivadas y especialmente a los cultivos de verano, como el algodón, el maíz, la soja, el girasol y el sorgo, por lo que los resultados finales fueron siempre imprevisibles.

La profunda y prolongada sequía ocurrida durante los años 2008 y 2009, tuvo consecuencias negativas para todas las actividades económicas y productivas de la región, con un fuerte impacto en la sociedad. Estos fenómenos motivaron a personas optimistas, que a través de las instituciones locales comenzaron un intercambio de ideas que tenía como objetivo encontrar, analizar y proponer alternativas superadoras y transmitir un mensaje de esperanza.

De esta manera surgen varias iniciativas, entre ellas, trabajar para dotar de riego al área agrícola con aguas provenientes del Río Paraná. Esta idea la consensuamos con una amplia participación de instituciones locales y formalizamos la Asociación Civil Impulsar Avellaneda (ACIA), cuyo objetivo es amplio aunque prioriza la gestión del riego.

Tras 4 años de trabajo actualmente elabora el anteproyecto general y el proyecto ejecutivo de la primera parte de la obra, realiza actividades en busca de un consenso local, capacitaciones y experiencias con un “proyecto piloto de riego”, diversas tareas de difusión y gestiones en los planos provincial, nacional e internacional.

El proyecto cuenta con un fuerte apoyo desde la región del Friuli Venezia Giulia de Italia, a partir del hermanamiento entre Avellaneda y Gorizia. Esto permitió tareas de capacitación en Italia, el asesoramiento de profesionales de aquella región e incluso aportes económicos parciales para la elaboración del proyecto ejecutivo y para el funcionamiento de la “experiencia piloto”.

En este período fue muy importante el acompañamiento recibido desde el INTA, que se concretó mediante el aporte de información y de experiencias sobre el tema del riego, las tareas de capacitación, el asesoramiento técnico en cada uno de las experimentaciones adaptativas que se realizan, el aporte de especialistas de la institución en jornadas y documentos elaborados, como así también el constante aliento recibido.

La Unión Agrícola de Avellaneda Coop. Ltda apoya fuertemente este proyecto y desde los inicios un integrante de esta institución preside ACIA. Participa en la institución la juventud cooperativista, como así también el área técnica y administrativa de la cooperativa.

En este tiempo se organizó la comunidad para hacer frente a este desafío, se generó información, se elaboraron proyectos y realizaron capacitaciones. No tenemos dudas de que este proyecto será una realidad y que Avellaneda, a corto o mediano plazo, contará con riego para la producción agropecuaria para transformar el sector productivo y, como consecuencia de ello, beneficiar a toda la comunidad.

riego1

turismo chillar air

Avanza el proceso de declaracion de emergencia agropecuaria por sequia

Emergencia agropecuaria 2014 en Azul, Chillar y la Zona

Parte de prensa – 11 de febrero 2014

Avanza el proceso de declaración de emergencia agropecuaria por sequía

 

Incendio Cpo Chillar-5028 _PCh

El Gobierno Municipal de Azul, a través de la Subsecretaría de Desarrollo Económico, informa que días atrás la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de la provincia de Buenos Aires (CEDABA) recomendó al Poder Ejecutivo Provincial declarar el estado de Emergencia Agropecuaria para las parcelas rurales afectadas por la sequía en el Partido de Azul, por el período del 1 de enero al 30 de junio de 2014.

Los productores comprendidos en las zonas declaradas de emergencia deberán encontrarse afectados en su producción o capacidad de producción en por lo menos un 50% para gozar de los beneficios correspondientes.

En este sentido, se otorgarán esperas y renovaciones de las obligaciones crediticias pendientes y se adoptarán medidas especiales en el orden impositivo, las cuales implicarán la prórroga del vencimiento del pago de impuestos y tasas provinciales que graven las zonas afectadas.

Cabe destacar que oportunamente la Comisión Local de Emergencia y/o Desastre Agropecuario -integrada por representantes del Departamento Ejecutivo, de los diferentes bloques del Concejo Deliberante, del INTA y de la Sociedad Rural- había solicitado al Gobierno Provincial la emergencia para el Partido de Azul, a partir de la situación de sequía e incendios atravesada, con el consecuente impacto negativo en los cultivos de la campaña gruesa (maíz, girasol y soja), así como en los cultivos destinados a la alimentación del ganado bovino, ovino y porcino.

Una vez firmado el decreto provincial de Emergencia Agropecuaria por parte del gobernador bonaerense, los interesados en obtener el certificado respectivo deberán presentar la Declaración Jurada en la Secretaría de Desarrollo Económico, ubicada en calle San Martín 824, de lunes a viernes de 8 a 14.

[booking_pluginbox id=»2475″]