Archivo de la etiqueta: relleno sanitario

Transportes Malvinas S.R.L se terminaría haciendo cargo del manejo de la EcoAzul

LA EMPRESA LLEVA SIETE AÑOS ADMINISTRANDO EL RELLENO DE OLAVARRÍA

Transportes Malvinas S.R.L se terminaría haciendo cargo del manejo de la EcoAzul

EL TIEMPO dialogó anoche con Ernesto Carrizo, responsable de la firma, quien confió que hasta el viernes habían sido notificados sólo de la preadjudicación. En los próximos días se terminaría por confirmar la asignación de la tarea a la empresa que en Azul realiza el barrido de calles y la recolección domiciliaria de residuos. 

En los próximos días se estaría confirmando la adjudicación a Transportes Malvinas S.R.L., del manejo del basural a cielo abierto de Azul. La firma acredita como principal referencia la administración de la planta de disposición final y tratamiento de residuos urbanos de Olavarría, lugar que EL TIEMPO visitó hace dos años atrás pudiendo comprobar un estado de situación que dista mucho del caótico panorama que ya en aquel entonces tenía la EcoAzul.

Consultado ayer por este diario Ernesto Carrizo, titular de la empresa que en esta ciudad realiza el barrido de calles y la recolección domiciliaria de residuos, dijo que hasta el viernes habían sido notificados sólo de la preadjudicación, desconociendo si se había confirmado la asignación de la tarea para la cual meses atrás se presentaron al llamado de licitación pública.

“Esperamos la adjudicación definitiva. Había una oferta inferior de otra empresa que estaba por debajo del presupuesto oficial y fue rechazada”, expresó Carrizo.

El empresario sostuvo que “Azul merece tener un relleno sanitario que sea eso: un relleno sanitario”. “Estamos a 50 kilómetros de un relleno sanitario, el de Olavarría, que es ejemplo en la provincia. En mi humilde opinión sobre el tema se están contaminando napas que después será imposible recuperar”, alertó.

En dos etapas

El titular de Malvinas consideró que, en el caso del relleno sanitario local, es indispensable hacer un trabajo en dos etapas. “Yo hablo por boca de ingenieros nuestros y a partir de lo que vemos. Hay sectores que son irrecuperables. Hay otros en los que se podría abrir una nueva celda y trabajar con membranas, bombas para sacar los lixiviados y una pileta que los recoja. En Olavarría hay lugares donde se trabajó con residuos y es una alfombra verde”, diferenció Carrizo.

Además señaló que en la EcoAzul es indispensable trabajar un año con una nueva celda, “y luego buscar otro terreno que sea virgen y de esa manera trabajarlo para no contaminar”.

Respecto de las actuales condiciones de ingreso al predio, el empresario indicó que “el acceso al relleno es muy malo y los caminos interiores también”. Cuando los choferes llegan al basural, acotó, “les indican dónde descargar y eso va de acuerdo con las posibilidades que tiene la gente que trabaja en el relleno”.

“Recientemente eso mejoró bastante y se hace con mayor criterio. Cuando el camión llega ya tienen un destino para que no se encaje y puedan trabajar los recicladores urbanos, gente que necesita del sustento diario que los residuos generan. La labor de ellos es tremendamente importante”, acotó.

Separación domiciliaria

Carrizo abonó la idea de ir gradualmente hacia un proceso de separación domiciliaria de residuos. “Sacaremos los residuos en bolsas de diferentes colores, o habrá distintos días para sacar lo orgánico y el resto”, dijo.

Consultado respecto de la presencia de personal municipal en la EcoAzul y los conflictos gremiales que hubo en el pasado, afirmó que “nos conviene trabajar como es en Olavarría, con una inspección municipal permanente, diaria, para ver si las tareas se realizan según lo establecido por la OPDS en el pliego de bases y condiciones. La presencia de personal municipal tiene que ser para supervisar nuestra tarea, pero el manejo de la planta debe ser totalmente nuestro”.

PASADO, PRESENTE Y FUTURO DEL RELLENO SANITARIO

La basura y Azul: en las puertas de un cambio de paradigma

El OPDS, por ejemplo, en el mes de mayo de 2015, durante una inspección realizada en la EcoAzul, detectó una serie de deficiencias que llevaron a ese órgano de control a intimar a la Municipalidad.

Entre otras cuestiones, el personal que recorrió el predio marcó que las celdas no tienen membranas, los residuos estaban dispersos sin cobertura ni compresión y había varios focos ígneos y gran cantidad de vectores.

En otro tramo del acta, se especificó en aquel entonces que el predio del relleno es propiedad municipal y que cuenta con 18 hectáreas “de las cuales 14,4 están afectadas a la disposición final de residuos. El predio cuenta con control de ingreso, carece de forestación y los caminos internos están en malas condiciones”. Según se pudo constatar ayer, aun cuando hay personal trabajando “a destajo” con las herramientas disponibles, la acumulación de basura desborda cualquier esfuerzo que con las mejores intenciones se quiera hacer.

En aquella intimación del organismo provincial, se indicó que de la totalidad de las celdas -cavas donde se depositan los residuos- “sólo la mitad está protegida con membranas adaptadas a la normativa vigente”. De ello quedó en evidencia que en el relleno se estaban depositando los residuos sobre la tierra sin ninguna protección, con la gravedad que ello representa por la eventual contaminación de las napas.

La historia oficial

A mediados del mes de junio pasado, el titular del OPDS Ricardo Pagola estuvo en Azul y, en conferencia de prensa, habló sobre la obra que en los próximos meses comenzará en EcoAzul, que consiste básicamente en la compactación y cobertura de la basura, y en la construcción de una celda transitoria donde se vayan disponiendo los residuos durante tres años. Luego de advertir que el basural a cielo abierto local es el segundo más grande de la provincia después del de Junín, el funcionario bonaerense sostuvo que impulsarán los mecanismos necesarios para controlar y exigir que la obra “continúe en el tiempo”.

Pagola hizo especial hincapié en “la cantidad de inconvenientes que trae un basural: se quema, produce accidentes en las rutas, contaminación en las napas, roedores, enfermedades. Lo que el Estado no paga corrigiendo ese problema, lo paga necesariamente por otro lado”.

EL TRABAJO DE LOS RECICLADORES

JOSÉ BERGER

En la breve visita que EL TIEMPO realizó ayer al basural se constató que no hay mayores modificaciones respecto de la labor que desde hace varios años vienen realizando los recicladores, sin protección alguna para llevar adelante su tarea rodeados de residuos.

Estas personas carecen de guantes, botas ni barbijos para revisar las bolsas que llegan al predio y separar lo que les sirve.

MIRANDO LO QUE VIENE

El pasado 3 de julio, se anunció oficialmente que cuatro empresas presentaron sus propuestas para avanzar con la clausura y saneamiento del basural de Azul.

La apertura de sobres se realizó en la sede platense del OPDS, donde se dio a conocer la nómina de firmas que hicieron conocer sus propuestas: EVA S.A, ESTRANS S.A, Centro Construcciones S.A y Transportes Malvinas S.R.L.

En la edición de ayer, este diario dio cuenta de la preadjudicación que Transportes Malvinas S.R.L. tuvo para hacerse cargo del manejo del basural local.

En los próximos días, la firma que en Azul atiende el barrido de calles y recolección de residuos estaría recibiendo la notificación de la adjudicación definitiva de la labor. Una tarea que, por cierto, asoma como astronómica de cara al estado que presenta el EcoAzul en la actualidad.

TRANSPORTES MALVINAS SE HARÍA CARGO DE SU MANEJO

El basural a cielo abierto de Azul y el sueño de parecerse al relleno sanitario de Olavarría

Por Augusto Meyer

ameyer@diarioeltiempo.com.ar

Transportes Malvinas S.R.L. lleva siete años administrando la planta de disposición final de residuos urbanos de Olavarría, lugar que en el año es visitado por centenares de alumnos de establecimientos educativos de la vecina ciudad, como parte de una clase sobre el cuidado medioambiental.

Un sitio, el antes apuntado, donde las celdas de residuos que quedaron fuera de servicio están “revestidas” con pasto que es cortado a diario; donde no hay mayormente olores nauseabundos ni desperdicios a simple vista.

En el marco de la enésima recorrida que este diario realizó por el basural a cielo abierto de Azul, ayer por la mañana, quedó claro que se está a “años luz” de esa realidad distante tan sólo a 45 kilómetros de aquí.

Aún con el probable ingreso de una empresa con experiencia como Malvinas, hay mucho trabajo por hacer en lo que tiene que ver con el reacondicionamiento de un lugar que está repleto de basura al aire libre, sin ningún tipo de control, y con napas que muy probablemente siguen siendo contaminadas por líquidos lixiviados que se desprenden de los residuos en descomposición.

“Miradas progresistas”

En la charla que Ernesto Carrizo, titular de Transportes Malvinas, mantuvo el domingo con este matutino, el entrevistado dijo que en Olavarría la empresa comenzó a trabajar en el año 1984, cuando Helios Eseverri era jefe comunal, y Rubén César De Paula estaba a cargo del Ejecutivo local.

“Había una mirada progresista, de innovación. (En Olavarría) ya tenían un terreno agotado en su capacidad, un basural a cielo abierto, y eran tiempos en los que ya se buscaba proteger el medio ambiente. Se llamó a licitación y paralelamente se pedía por un predio de disposición final de residuos”, expresó Carrizo.

Malvinas está a cargo del manejo del relleno olavarriense desde hace siete años, en forma ininterrumpida.

Almorzar sobre una “celda”

Cuentan que a poco de asumir esa responsabilidad en la vecina ciudad, a partir de críticas que se le hicieron a la empresa por el supuesto manejo inadecuado de la basura, se invitó a colegas de un medio de comunicación olavarriense a visitar el predio, ya que no lo conocían.

Los periodistas se retiraron del lugar completamente sorprendidos.

Primero porque se encontraron con una planta de residuos en inmejorables condiciones, pero también porque uno de los máximos responsables de la firma los invitó a almorzar en una de las lomadas cubiertas con pasto.

Según se supo, en la ocasión se le sirvieron a los colegas sándwiches de miga y bebidas en pleno relleno sanitario.

“Eso le dio a la población de Olavarría la idea de que el predio de disposición final de residuos era eso: un predio de disposición final de residuos”, comentó una persona que fue testigo de aquella situación.

¿QUÉ ES UN RELLENO SANITARIO?

Por definición, un relleno sanitario es un sistema destinado a la disposición final de residuos sólidos urbanos, que tiene múltiples medidas para reducir los problemas generados por los basurales a cielo abierto.

A medida que se va colocando la basura en las celdas, que son cavas que deben estar cubiertas por una membrana que impida la penetración de líquidos contaminantes, se compacta con máquinas y se cubre con una capa de tierra y otros materiales para, posteriormente, depositar otra capa de basura y así sucesivamente hasta que la celda se da por saturada.

Esta técnica lo que busca es minimizar los perjuicios al medio ambiente, controlando los efectos potenciales de contaminación mediante el tratamiento de los líquidos y gases que produce la basura al descomponerse. Se produce un líquido conocido como lixiviado que genera distintos componentes contaminantes. Ese líquido debe ser recolectado por medio de un sistema de drenaje ubicado en la base del relleno, que desemboca en las piletas de lixiviados construidas a tal efecto en el predio.

A su vez para realizar un adecuado control de la generación y migración de los gases generados por la descomposición de los residuos, se constituye un sistema de venteo colocado en diferentes puntos del relleno sanitario para su evacuación.