Archivo de la etiqueta: epidemia

¿Qué pasaría si el coronavirus llegase a Azul?

DIARIO EL TIEMPO, 02-02-2020

SALUD

¿Qué pasaría si el coronavirus llegase a Azul?

Este medio se comunicó con el Dr. Hernán Combessies, responsable del sector de Epidemiología en el Hospital Pintos, para saber que respuestas podría dar el sistema de salud local en caso de tener que atender a un paciente que presente síntomas similares a los afectados por el Coronavirus.

¿Qué pasaría si el coronavirus llegase a Azul?

El número de fallecidos por el Coronavirus aumentó en las últimas horas a 259.

Ante la propagación del virus, la OMS declaró la emergencia internacional, distintos países cerraron el ingreso a extranjeros provenientes de China y varias empresas aéreas cancelaron sus vuelos hacia la segunda potencia económica del mundo.

El problema en el mundo

Ayer, sábado 1 de febrero, los comunicados oficiales informaron que el número de cuerpos infectados por el coronavirus 2019-nCoV dentro del territorio chino ha llegado a ser de 11.791, mientras que el número de fallecidos aumentó a 259. Más de 118. 000 personas, por otro lado, se encuentran bajo observación médica por presentar los síntomas. Del otro lado de las fronteras, se han registrado alrededor de 150 casos en otros 26 países (la mayoría de ellos en Tailandia).

Fiebre, tos, problemas gástricos, diarrea y dificultades para respirar son los síntomas que pueden indicar la infección por coronavirus. La misma provoca neumonía, y el único tratamiento adecuado es el correcto manejo de la infección respiratoria. En promedio, la incubación del virus es de tres a siete días; periodo durante el cual el microrganismo puede ser contagiado, a diferencia, por ejemplo, de lo que sucedía con el virus del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave), también considerado coronavirus, en el brote del 2002.

El problema desde una visión local

Si el coronavirus llegase a Azul, no sería nuestra primera vez frente a una pandemia. Hace poco más de diez años, en mayo del 2009, se reportaba en la Argentina el primer caso de gripe A (H1N1). Los infectados en nuestro país llegaron a ser más de 14.000 y casi 700 los fallecidos. Entre las medidas del gobierno de turno, se encontraron el cierre de los establecimientos educativos durante el mes de julio y la suspensión por una semana de los vuelos entre la Argentina y Méjico.

En Azul también se detectaron casos y nuestro sistema de salud tuvo que actuar acorde a ello. Según nos comentó Hernán Combessies, las guardias del hospital se veían saturadas con decenas de pacientes. Muchos de ellos presentaban síntomas que podían ser tanto de H1N1 como de otro tipo de gripe. “Se recomendaba que no concurriera más gente de la necesaria al hospital”, comentó Hernán. Es decir, que nadie se acercase a menos que fuera por síntomas respiratorios que se alineasen a los de la gripe o por verdaderas y urgentes emergencias. Se trataba de dar la mayor cantidad de altas, de que hubiera más camas disponibles para los posibles infectados por el virus y menor presencia de pacientes con otros problemas para de esa forma prevenirlos del contagio.

Según la farmacéutica azuleña Cintia Mc Grech, “a partir de la gripe A se comenzó a vender mucho más alcohol en gel y a concientizarse sobre la importancia de la higiene en términos de precaución”. “Nunca está de más”, insiste, “que recordemos las recomendaciones básicas para prevenir enfermedades de transmisión por vías aéreas, contacto con secreciones o con objetos contaminados: lavarse las manos, toser y estornudar contra la cara interna del codo o pañuelos descartables (no de tela), ventilar y desinfectar los espacios, y aislarse y reportarse a un hospital ante la presencia de los síntomas determinados”. La automedicación, por otro lado, no es recomendable en ningún caso.

Respecto del coronavirus, “las recomendaciones de la OMS y del Ministerio, en esta etapa del brote, no tienen que ver más que con la vigilancia epidemiológica”, dice Hernán. “Mirar de cerca a los pacientes que presenten síntomas sospechosos”. En el hipotético caso de tratarse de pacientes que, además de presentar los síntomas, hayan visitado China o estado cerca de personas que lo hayan hecho, se deberían realizar extracciones de sangre y enviarlas al Instituto Malbrán para luego notificarse los resultados.

Si bien el hospital cuenta con espacios para aislar pacientes y tratarlos puntualmente, en caso de una posible epidemia (o digamos, “si el coronavirus llegase a Azul”), los problemas con los que la institución se enfrenta a diario dificultarían el proceder necesario. La falta de personal médico y las deficiencias en la infraestructura, que usualmente amenazan con colapsar el sistema, se complicarían aún más frente al aumento en el número de pacientes propio de una hipotética situación de crisis.

Sin embargo, dado el bajo nivel de contagio (en comparación, por ejemplo, con el del mencionado virus de la gripe H1N1), y el bajo índice de letalidad, no tenemos, en realidad, razones para preocuparnos particularmente por lo que el coronavirus pueda significar para nuestra zona.