Foto CDN

Repudio a los actos de violencia y atropello a las instituciones públicas acaecidas en el Palacio Municipal de Olavarría

Repudio a los actos de violencia y atropello a las instituciones públicas acaecidas en el Palacio Municipal de Olavarría

PROYECTO DE DECLARACION

El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires

DECLARA

Foto CDN

En los términos del artículo 90 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y de los artículos 144 y 145 de nuestro Reglamento Interno, su más enérgico repudio a los actos de violencia y atropello a las instituciones públicas acaecidas en el Palacio Municipal de Olavarría el día 20 de octubre de 2020 donde un grupo de manifestantes pertenecientes a la Mesa de Emergencia entraron por la fuerza e intentaron usurpar dicho recinto. Este cuerpo no consciente actos intimidatorios ni especulaciones políticas, por lo que reafirma y enarbola el estado de derecho. Las agresiones y el hostigamiento jamás serán el camino que conduzca a ninguna solución.

                                       FUNDAMENTOS

Honorable Senado:

 

A partir de los hechos mencionados donde un grupo de manifestantes pertenecientes a la Mesa de Emergencia -una agrupación local que responde a Juan Grabois – intentaron usurpar el edificio de la Municipalidad de dicha ciudad desconociendo por tanto el diálogo previo que venían teniendo con el intendente de la ciudad para hallar solución a la crisis habitacional por la que transitan, es que deviene necesario reflexionar sobre al menos dos cuestiones: el uso de la fuerza, esto es de la violencia propiamente dicha y la utilización de las necesidades de los vecinos de dicha ciudad con fines políticos.

Ambas formas de actuación constituyen un atropello a las instituciones configurando una problemática transversal a la comunidad toda que hace exigible el inmediato cumplimiento del mandato constitucional de custodia de los derechos básicos de los ciudadanos.

La ausencia de los derechos constitucionales fundamentales constituye un severo riesgo para la paz social, siendo el uso de la fuerza ilegítima un flagelo que nos deja en un estado de indefensión que no puede sostenerse frente al tumulto usurpador.

Es nuestra responsabilidad crear marcos de convivencia pacífica y tolerancia que hagan posible el rechazo social a la violencia como estrategia de cambio social para lo cual es necesario poner en funcionamiento los resortes estatales que pongan un freno y restablezcan la plena vigencia del Estado de Derecho.

Atento a la gravedad de los hechos descriptos resultando imprescindible asumir una actitud activa frente a esta realidad, es que solicito a mis pares acompañen con el voto afirmativo el presente proyecto.