Recurrieron por segunda vez, ahora ante la Suprema Corte, el fallo que condenó a un azuleño por un caso de abuso sexual

EL ENCAUSADO SOLO ESTUVO DETENIDO 25 DIAS

EL TIEMPO | 5 de marzo de 2014 a las 16:33 pm

Recurrieron por segunda vez, ahora ante la Suprema Corte, el fallo que condenó a un azuleño por un caso de abuso sexual

 

El encausado había sido detenido en Chillar el 3 de enero de 2011 pero fue excarcelado semanas más tarde.

 

En noviembre de 2012 un Tribunal azuleño condenó a seis años y diez meses de prisión a un productor agropecuario que fue hallado autor de un caso de abuso sexual que había ocurrido en Chillar. En octubre del año pasado, ese fallo fue ratificado en todos sus términos desde Casación. Pero nuevamente la Defensa del encausado lo recurrió, por lo que ahora es la Suprema Corte la que deberá decidir sobre dicho planteo. El imputado está en libertad. Quien fuera la fiscal del juicio y el Particular Damnificado habían pedido al Tribunal que lo condenó que el hombre cumpliera con una serie de pautas de conducta mientras el fallo no está firme. Pero esa solicitud no fue aceptada por los jueces que habían intervenido en aquel debate.

 

Un fallo de un Tribunal azuleño que data del mes de noviembre del año 2012 y se relaciona con un caso de abuso sexual todavía no está firme, informaron ayer fuentes judiciales.

Después de que el año pasado el Tribunal de Casación ratificara en segunda instancia la pena de seis años y diez meses de prisión para un productor agropecuario azuleño implicado en el caso, la resolución nuevamente volvió a ser apelada por la Defensa del imputado ante la Suprema Corte de Justicia de la Provincia.

Mientras tanto, el hombre que fuera condenado en un juicio que se llevó a cabo en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul continúa en libertad.

Sólo estuvo detenido 25 días, medida cautelar que se hiciera efectiva en el marco de la instrucción del sumario penal pero que dejara sin efecto, mucho antes a que se realizara el juicio, la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Bahía Blanca.

En octubre de 2013 la Sala Quinta del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires -integrada para intervenir en esta causa por los jueces Martín Ordoqui y Jorge Celesia- había ratificado en todos sus términos el fallo del TOC 1.

Lo hizo al rechazar sendos recursos presentados por los defensores particulares del acusado y por el abogado que patrocinó a los familiares de la joven que figura como víctima en esta causa penal.

De esa manera, en segunda instancia el encausado -identificado por voceros judiciales como Oscar Alfredo Harriague– volvió a ser condenado a los ya señalados seis años y diez meses de prisión como autor penalmente responsable del delito continuado de abuso sexual con acceso carnal.

El debate

En el juicio sustanciado en el Tribunal 1 habían intervenido los jueces Gustavo Borghi, Gustavo Abudarham y Carlos Pagliere (h).

Por unanimidad a todas las cuestiones planteadas, los magistrados habían condenado a Harriague -que tiene 62 años de edad- en noviembre del año 2012 como autor del abuso sexual que sufriera una menor que es sobrina de quien fuera pareja del encausado.

La víctima, según quedara acreditado en aquel debate, padece lo que especialistas habían definido como “una discapacidad con retardo mental moderado”, situación que hace que su edad madurativa sea como la de una nena de cinco o seis años.

Los hechos por los que Harriague fue condenado ocurrieron entre septiembre del año 2009 y julio de 2010 y tuvieron como escenario la vecina localidad de Chillar.

En aquel lapso de tiempo, en el fallo donde el primero en votar a las cuestiones que se plantearan fue el juez Borghi quedó demostrado que el hombre abusó sexualmente, tanto en su casa como en una camioneta que poseía, de la víctima: una joven que actualmente tiene 19 años de edad.

La circunstancia de que la chica presente un retardo madurativo por la discapacidad mental que posee fue considerada por los jueces azuleños como una situación de la que el productor agropecuario se valió para llevar a cabo su cometido.

De todas maneras, la chica declaró a través de la Cámara Gesell. Y su testimonio sobre la situación que la convirtiera en víctima de este caso de abuso sexual fue considerado creíble por los jueces que condenaron al encausado en primera instancia.

Pedidos que no prosperaron

Fiscal en este juicio había sido la Dra. Neli Rosas, quien desde la UFI 1 que está a su cargo había también intervenido en lo que fuera la sustanciación del sumario penal por el caso.

En tanto, el Dr. Gabriel Di Giulio se desempeñó en ese debate como Particular Damnificado; mientras que los abogados tandilenses Jorge Dames y Cristian Salvi patrocinaron al hombre que resultara condenado en primera instancia en aquel proceso, una decisión que Casación ratificó pero que aún no está firme porque ha sido recurrida ahora por la Defensa ante la Suprema Corte.

Tanto la representante del Ministerio Público Fiscal como el Particular Damnificado habían pedido en sus respectivos alegatos penas de prisión superiores a las que finalmente le impusieran en aquel juicio en el Tribunal 1 al encausado.

Harriague llegó acusado a ese debate del delito “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con abuso sexual gravemente ultrajante”.

Pero un cambio de calificación de la causa dispuesta por los jueces que intervinieron en el proceso fue lo que finalmente se tradujo en la imposición de esos ya señalados seis años y diez meses de prisión, una pena que todavía no está confirmada.

Además de recurrir el fallo ante Casación, el penalista azuleño perteneciente al estudio “Tancredi & Asociados” había formulado tiempo después una petición que fue acompañada desde el Ministerio Público Fiscal.

La misma, presentada ante el Tribunal 1, se relacionaba con que le fueran impuestas una serie de pautas de conducta al encausado, entre las cuales se mencionaba que le prohibieran salir del país sin autorización, como así también que no mantuviera contacto alguno con la joven que figura como víctima en la causa penal y que tuviera una residencia fija.

Pero desde el Tribunal 1 no dieron lugar a esos pedidos, después de que también rechazaran que Harriague fuera detenido de resultar condenado, como finalmente ocurrió, en el debate que tuvo como escenario la sala ubicada en el primer piso del Palacio de Justicia local.

Meses después a que el caso fuera denunciado en sede judicial, Oscar Alfredo Harriague fue detenido en Chillar el 3 de enero de 2011.

Luego de que en primera instancia la misma jueza de Garantías que dispuso su detención -la ya jubilada del Poder Judicial Dra. Dora Fernandes Seixo de Goitía- no diera lugar a un pedido para que fuera excarcelado, esa medida cautelar fue recurrida por la Defensa del encausado ante la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Bahía Blanca.

Fueron dos de los jueces de la Cámara de aquella ciudad del sur de la provincia de Buenos Aires quienes le revocaron la detención, al considerar en aquel entonces que no existían “elementos suficientes o indicios vehementes” sobre la comisión del delito por el que Harriague ya ha sido condenado en dos instancias.

De esa manera, el productor agropecuario chillarense sólo estuvo preso veinticinco días, ya que recuperó su libertad el 28 de enero de 2011.

En esa condición llegó al proceso donde fuera juzgado en el TOC 1 y actualmente continúa así, teniendo en cuenta que aquel fallo que lo condenó a seis años y diez meses de prisión todavía no ha adquirido rango de firmeza, más allá del “doble conforme” con el que ya cuenta.

El dato

Oscar Alfredo Harriague declaró en dos oportunidades. Lo hizo tanto en la indagatoria como después en el debate. En ambas ocasiones el hombre negó los cargos por los que ya ha sido condenado en dos instancias judiciales diferentes.



[booking_pluginbox id=»2475″]