Para Roberto Rusciolelli, la Ordenanza de alumbrado público no es sustentable

El presidente del Consejo de Administración señaló ayer al hablar con este diario que la normativa aprobada por el Concejo Deliberante no cubre los costos y tampoco cubriría el consumo. Entendió que desde el Legislativo “quizás el error sea haber sancionado una Ordenanza sin tomar todos los recaudos necesarios en cuanto a los estudios técnicos”. En ese sentido, aseguró que la pérdida puede andar entre los 2 y 3 millones de pesos.

Para Roberto Rusciolelli, la Ordenanza de alumbrado público no es sustentable

LUEGO DE LA APROBACIÓN DEL CONCEJO

“Quizás el error sea haber sancionado una Ordenanza sin tomar todos los recaudos necesarios en cuanto a los estudios técnicos”, aseguró Roberto Rusciolelli de la normativa que aprobó el Concejo de reformulación tarifaria del alumbrado público. NACHO CORREA

El presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica de Azul, Roberto Rusciolelli, dialogó ayer con este diario sobre las implicancias de la Ordenanza de reformulación tarifaria del alumbrado público que el Concejo Deliberante aprobó por mayoría hace dos semanas atrás.

De acuerdo a lo que expresó, la nueva normativa no es sustentable porque tiene una estructura de ingresos que no sólo no cubre los costos sino que, aseguró, ni siquiera cubriría el consumo.

En ese marco, comentó que mantuvieron una reunión con concejales y que éstos admitieron un apresuramiento y entendieron que es necesario readecuar la Ordenanza.

“Es insustentable”

Luego de que la normativa fuera aprobada por el Legislativo local, desde la CEAL hicieron una proyección económica y “no solamente da pérdida sino que también contiene una serie de inconsistencias”.

En cuanto a la pérdida que la implementación de esa nueva normativa arrojaría, dijo que “es una cifra importante que puede andar entre los 2 y los 3 millones”.

En ese sentido, advirtió que “la situación puede tener distintas lecturas, según el momento. Pero en general, con esta estructura de recaudación que se fijó el sistema no se sostiene y genera un quebranto importante”.

Sobre por qué se genera quebranto, y si no sería necesario revisar los números de la Cooperativa, Rusciolelli marcó que “ese no es un debate que pueda abordarse en este momento porque es contundente la demostración (del quebranto), y los costos de la CEAL, que son más o menos un 25 o 30 por ciento de la recaudación total, no son un factor condicionante,”.

Esos costos son de reposición de lámparas, pago al personal y mantenimiento extraordinario (cuando deben cambiar o pintar una columna), es decir, “todo lo inherente a mantener el servicio en buenas condiciones”.

Asimismo, advirtió que “el costo total de alumbrado público es una variable que nadie puede manejar a nivel local, salvo que se decida apagar todas las luces de las calles y las plazas, pero sería insólito”.

Entonces, a modo de síntesis, aseguró que “la Ordenanza que aprobó el Concejo Deliberante es insustentable porque tiene una estructura de ingresos que no cubre los costos, y ni siquiera cubriría el consumo de acuerdo a los últimos análisis que hicimos”.

“Era necesario un nuevo esquema”

Para contextualizar cómo fue el proceso que finalmente derivó en la redacción de una nueva normativa, recordó que en abril de este año elevó una nota al intendente Hernán Bertellys en la que le solicitaba la conformación de una mesa de trabajo para readecuar la Ordenanza N° 2295 de 2004 -está en vigencia actualmente- porque no tenía relación con la realidad del sector y “se hacía necesario un nuevo esquema”, señaló.

A su vez, explicó que desde la CEAL apuntaban a dos aspectos: por un lado, eliminar las pérdidas que esa Ordenanza “viene generando desde hace un tiempo” y, por otro, a operar una rebaja al sector del comercio “que es el que mayor carga tributaria tiene porcentualmente hablando”.

Indicó que a partir de esto se abrió un ámbito de trabajo con concejales “y logramos consensuar orientativamente un esquema que, si bien no era perfecto o deseable, era una herramienta sustitutiva local que aseguraba la sustentabilidad del sistema y contenía una rebaja importante al sector comercial”.

Advirtió que a esa herramienta “había que hacerle algunos retoques, pero en general hubo consenso”.

En ese marco, Rusciolelli consignó que “es todo muy curioso porque al final sacaron una Ordenanza, no sé por qué motivo de apuro, y después hicieron una reunión consultiva, cuando deberían haberla hecho antes”.

“Procedimientos erráticos”

El presidente del Consejo de Administración de la CEAL, se refirió además a lo que fueron esas reuniones con ediles de distintos bloques.

“Hubo algunos concejales que no vinieron”, apuntó en referencia a Omar Norte del GEN -autor del proyecto que se aprobó-. “Dicen que hicieron las consultas y no tengo por qué dudarlo, pero curiosamente nunca lo vi acá”, sostuvo.

De los ediles de Unidad Ciudadana, marcó que “fueron los primeros que se acercaron porque vinieron con su propio proyecto. Les reconozco a Nelson Sombra y a Inés Laurini que vinieron con un espíritu de apertura, consultivo. Averiguaron todos los números y elevaron un proyecto que puede ser materia opinable desde el punto de vista que querían la inclusión del sector rural. Nosotros no nos metemos en eso”.

En cuanto a los concejales de Cambiemos, dijo que “habían estado viniendo y conociendo la problemática, sin embargo terminaron votando el proyecto del GEN”.

Por esto, subrayó que “creo que ha habido algunos procedimientos erráticos en todo esto. Ahora, incluso, se asume que hubo apresuramiento. Hay un mea culpa de los concejales y entienden que se hace necesario readecuar la Ordenanza”, luego de la reunión que el miércoles mantuvieron en el Concejo Deliberante, en la que acordaron que se revisará lo aprobado. “En eso quedamos. De hecho, les estamos pasando los datos necesarios”, sostuvo.

“Luz amarilla”

Por otra parte, consultado si se reunieron con el Intendente y pidieron que vete la Ordenanza, dijo que “no. Jamás. Si bien es cierto que advertimos las inconsistencias y los perjuicios que puede generar, preferimos plantearlo en un ámbito de trabajo y de apertura. No vamos a ir a pedirle al Intendente un veto”.

Entendió que “si el Intendente determina que es una ecuación que está lesionando la prestación del servicio, que es concesión municipal,  debe tomar él la decisión. Nosotros lo único que podemos hacer es alertar, como hemos hecho, los aspectos negativos que esto reviste”.

Advirtió a su vez que las readecuaciones a la Ordenanza, “no son tampoco tan complicadas. Si vemos todo el proceso, encontramos unas cuantas coincidencias. Decimos que el texto es inadecuado e insustentable y hasta los propios concejales lo están admitiendo desde el punto de vista de que hay una apertura para rediscutir todo”.

Añadió que “quizás el error sea haber sancionado una Ordenanza sin tomar todos los recaudos necesarios en cuanto a los estudios técnicos”.

Por último, Rusciolelli consignó que la Ordenanza no fue promulgada por el Ejecutivo comunal “porque ha pasado algo en el medio. Y lo que pasó fue que se prendió una luz amarilla diciendo que esto no sirve. Lo bueno es que creo que todos más o menos tienen la noción de que hay que corregirlo”.

EL DATO

Roberto Rusciolelli señaló que “no sé por qué se apuraron a sacar esa Ordenanza” los concejales, y señaló que “escuché por ahí que había mucha presión del comercio”. En cuanto al CEDA, entidad que siguiendo al Centro de Almaceneros también motorizó el pedido de readecuación de la tarifa de alumbrado público, dijo que las nuevas autoridades “vinieron a presentarse cuando cambiaron la comisión y desde acá se les planteó el tema, no fue que vinieron ellos con esa inquietud”

LA ORDENANZA VIGENTE

Cabe señalar que el Concejo Deliberante aprobó en la anteúltima sesión ordinaria una Ordenanza que establece una tarifa plana de alumbrado público, en lugar de ser un porcentaje del consumo que es hasta ahora.

En ese sentido, Roberto Rusciolelli indicó que la Ordenanza que aún está vigente “es injusta en cuanto a los porcentajes. Cuando hacemos una lectura global -es decir comparativa de cómo funciona el sistema de alumbrado público en las demás distribuidoras-, la particularidad de Azul es que carga dentro de la Ordenanza y, por ende, le transfiere a los usuarios del servicio eléctrico toda la carga de tributación del sistema, cuando en la mayoría de los municipios el propio municipio es el que paga sus consumos”.

Advirtió que “si esto fuera así acá, como era antes cuando se recaudaba a través de la Tasa de Alumbrado, Barrido y Limpieza, el sistema se descomprimiría económicamente hablando y se podrían contemplar los intereses de todos en forma holgada”.

“Pero al tener que salir todo de ahí -añadió-, obviamente que es una especie de sábana corta. Es un tema que no se tiene que agotar ahora y se tiene que considerar a futuro porque esto es muy perfectible todavía”.