Nuevo caso de Abigeato en Chillar, faenaron 6 novillos

EN LAS PRIMERAS HORAS DE AYER

Una nueva carneada en un campo que está en Chillar: esta vez, faenaron seis novillos

El establecimiento rural donde ocurrió este episodio delictivo está ubicado entre los partidos de Azul y Benito Juárez. Aprovechando que no había nadie, los delincuentes faenaron los vacunos en un galpón, lugar al que los iban trasladando en la caja de lo que sería una camioneta desde los potreros donde los mataron a tiros. Hasta mayo de este año, el productor damnificado por estos ilícitos llevaba contabilizados un total de doce vacunos faenados en ese campo que arrienda. Desde ayer, a esas carneadas ilegales se sumaron seis novillos más, valuados en su totalidad en alrededor de 55.000 pesos.

Un policía observa los restos de los vacunos faenados. Los carnearon en un galpón del campo escenario de este nuevo caso de abigeato.
SILVIA PARRA/AGENCIA CHILLAR
Un policía observa los restos de los vacunos faenados. Los carnearon en un galpón del campo escenario de este nuevo caso de abigeato. SILVIA PARRA/AGENCIA CHILLAR

Hasta fines de mayo de este año, ocasión en la cual le habían carneado dos terneros, en el establecimiento rural que arrienda -situado en jurisdicción de Chillar, entre los partidos de Azul y Benito Juárez- Juan José Munarris llevaba contabilizados un total de doce animales faenados en forma clandestina.

Pero el caso de abigeato más reciente que lo tuvo como damnificado, y que el propio productor agropecuario chillarense de 55 años descubrió ayer por la tarde, superó por lejos a todos los hechos que habían sucedido hasta el momento en ese campo que alquila: llamado “La Morena” y situado a la altura del kilómetro 274 de la Ruta Nacional número 3.

En una misma noche, autores hasta el momento ignorados le faenaron a Munarris -entre novillos en su mayoría Careta y algunos raza Aberdeen Angus- un total de seis vacunos, ocasionándole así un perjuicio económico cercano a los 55.000 pesos.

“Esto lo descubrí hoy a eso de las dos de la tarde”, contó ayer el productor agropecuario, lo cual derivó en que instantes más tarde efectivos policiales de diferentes dependencias de la zona se hicieran presentes en el campo y comenzaran así con las primeras averiguaciones para dar con los autores de estas carneadas clandestinas.

“Seguramente fue durante la madrugada que carnearon los novillos. Pero esta vez, aprovechando que en el campo no hay casero y sólo tengo un hombre que viene de día, se tomaron su tiempo para faenarlos”, indicó también Munarris.

Todos los vacunos fueron muertos a tiros en los potreros donde estaban. Y después, desde los corrales, los abigeos los fueron trasladando en la caja de lo que sería una camioneta hasta un galpón que está en ese mismo establecimiento rural, el lugar donde los faenaron para después llevarse los principales cortes.

“Los tipos tuvieron tiempo hasta para lavar la camioneta en la que andaban”, señaló también el productor agropecuario, después de que al llegar al establecimiento rural encontró, “todos amontonados en un rincón del galpón”, a los cueros, las cabezas y las vísceras de esos novillos que fueron faenados.

A diferencia de los hechos anteriores, esta vez los delincuentes ingresaron al campo por una puerta trasera que da a un camino rural de tierra.

“Cortaron la cadena del tranquerón y así ingresaron esta vez. En ese camino la Policía encontró huellas de un rodado ancho, las mismas que aparecieron también en los potreros desde donde después llevaron a los animales al galpón para carnearlos, luego de que a todos los mataron a tiros”, contó el damnificado por este nuevo caso de abigeato ayer a la tarde en diálogo con EL TIEMPO.

Tal como sucedió en ocasiones anteriores, una vez descubierto el hecho personal policial se hizo presente en el campo para comenzar con las averiguaciones tendientes a dar con los autores de este nuevo caso de abigeato que se produce en “La Morena”.

La ubicación del campo sigue siendo todo un problema en cuanto a lo que tiene que ver con la competencia. Eso se debe a que parte de esas trescientas hectáreas de extensión que el establecimiento rural posee están en el Partido de Benito Juárez. El resto, en el Partido de Azul.

Y a causa de esa situación, siempre se plantea entre la Policía una cuestión de competencia para determinar qué dependencia de seguridad termina interviniendo en cada uno de estos casos de abigeato que se registran en ese campo.

“Los policías de la Patrulla Rural de Azul se portaron re bien cuando vinieron. Y los de Juárez, cuando estuvieron en el campo, les dijeron que la competencia era de ellos, de los de Azul. Vinieron policías de todos lados, hasta de Tedín Uriburu. Pero después es como que nadie se quiere adjudicar el caso, algo que yo la verdad no entiendo, porque en realidad tendrían que laburar todos juntos”, contó Juan José Munarris.

A modo de síntesis, el productor oriundo de Chillar concluyó que para él toda esta situación que se plantea con la sucesión de carneadas en ese campo que alquila sigue siendo “un verdadero dolor de cabeza”.

“Pero ahora -dijo finalmente, teniendo en cuenta que le carnearon seis animales- fue una barbaridad lo que hicieron. Esta vez fue una masacre. Antes me iban robando de a uno o de a dos, pero nunca tantos como ahora”.

El dato

Teniendo en cuenta la cantidad de animales faenados y el modo en que lo hicieron, Munarris sostuvo que los delincuentes estuvieron “entre tres y cuatro horas en el establecimiento rural” carneando esos vacunos que pesaban, cada uno de ellos, entre 280 y 300 kilos.