Sabado y domingo de música y emoción

Parte de prensa – 3 de noviembre 2013

 

VII Festival Cervantino: Sábado y domingo de música y emoción

            Organizado por el Gobierno Municipal, a través de la Secretaría de Cultura y Educación y el Comité Directivo Azul Ciudad Cervantina –CoDDAC- se presentaron en la tarde-noche de ayer la Orquesta Popular de Cámara los Amigos del Chango. En 2009 el Chango Farías Gómez, músico, popular y argentino, convocó a una espectacular banda de músicos de primer nivel y conformó lo que fue su último proyecto: la Orquesta Popular de Cámara, «Los Amigos del Chango».
Luego de su fallecimiento, Rubén «Mono» Izarrualde y Néstor Gómez asumieron la dirección del proyecto con la visión, el estilo y el espíritu de su fundador, pero trazando un camino propio.

            En esta oportunidad brindaron un espectáculo de gran calidad que maravilló al público presente quien acompaño con palmas la mayoría de sus canciones y tarareo sus letras que pertenecen a nuestra música popular argentina.

            Al respecto el “Mono” Izarrualde comentó “el Chango viaja mucho con nosotros, nos acordamos todo el tiempo de él, en el escenario a veces se mueve algo y yo siempre digo, ahí está el loco, porque es así. El Chango fue el constructor de todo esto, consiguió músicos que no solo tocan bien sino que tienen  el placer de tocar, y esto tiene que ver con el amor que le ponemos a lo que hacemos, no es un trabajo más”

            Para finalizar indicó “el Chango ha sido y será un gran formador, dejó muchísimo por recorrer y nosotros como banda llevamos ese espíritu para todos lados”

            Por otro lado, en el Teatro Español con gran cantidad de público presente se realizó el Segundo Encuentro Cervantino de Grupos Vocales. En ésta edición participaron un grupo emblemático como es el Grupo Vocal Argentino, de histórica trayectoria, el Grupo Vocal Tinaja de CABA, el Grupo Vocal Confluencia de La Plata y la participación del grupo Celacanto como anfitrión y organizador del encuentro.

            A las 21 hs., y con un Centro de Interpretación de Francisco Salamone repleto, se realizó la proyección de Curas Zombies en Azul, un largometraje realizado como coproducción independiente, conformado en su mayoría por artistas azuleños. La mayor parte de la película está rodada en lugares característicos de nuestra ciudad, y el hilo conductor es la obra de Salamone.

La historia comienza en la ceremonia de Pascua, la sangre de Cristo contamina el agua bendita de la Capilla del cementerio de Azul; el reverendo y su rebaño se mueren literalmente, para resucitar ansiosos por la carne de los infieles. Mientras tanto, una banda de surf rock y un grupo de bailarinas agogo, llega a la ciudad por error, para animar un acto político en el decadente Salón de la Sociedad Rural. Bajo el liderazgo de la manager y el dealer local, los extranjeros se atrincheran, dispuestos a enfrentar a los curas zombis, pero el malvado dueño del lugar tiene otros planes.

            “Curas Zombis en Azul” es una película de género inédito: la “zombillymedia” que mezcla comedia, rockabilly y zombies. Lo mismo ocurre con el elemento musical del evento a cargo de Los Cataclismos, quienes definen su estilo con el término “instro-surf rock”, rock instrumental reverberante influenciado por el sonido de los años 50. Dicha banda oriunda de Brandsen tuvo a su cargo el cierre de este evento, que tuvo la particularidad de realizarse el día de los muertos. Su director Osvaldo Sudak, describió las particularidades del rodaje y agradeció la posibilidad que se le brindó para participar del Festival Cervantino.

            Para continuar la noche, a las 22, en el espacio Cultural La Criba, se presentó Ana Yovino con la obra Antígona de Sófocles, versión de Juan Watanabe, dirigida por Carlos Ianni. Invadida por el espíritu de este personaje, la actriz mostró un mundo alejado en el tiempo pero muy vivo en los sentimientos y pasiones que expresó a través de los sentidos despertando admiración en el público presente.

            Luego de la obra, Ana Yovino comentó “para mi es un desafío esta obra, hace seis años que hicimos esta puesta y ahora la estamos retomando, son muchas horas de preparación, pero lo vivo con alegría porque para poder llevar una obra adelante es clave elegir un texto que te guste memorizar, es como aprender una bella canción, todos sabemos bellas canciones y lo que te impulsa a eso es el deseo de decir bellas palabras, a mi con esta obra me pasa eso, me gusta expresar los sentimientos de Antígona y de los personajes que atraviesan ese mundo”.

            Pasadas las 22, en la Escuela Municipal de Platería, ubicada en la Estación de Trenes de Azul, tuvo lugar la actividad denominada «Canción Calvú», en el marco de la serie de actividades llamada «La música como creación colectiva». La misma contó con la presentación de bandas en vivo, pintura y teatro vinculados por un eje común: la canción.

            El proyecto tuvo como núcleo la composición, para iniciar desde allí, un camino hacia diferentes expresiones artísticas. La idea principal fue hacer convivir en un mismo espacio diferentes ramas del arte (música, pintura y arte escénico). De esta actividad participaron también jóvenes alumnos quienes mostraron su creatividad por medio de la proyección de un cortometraje en el que se relacionó la música con una problemática escolar.

            En prinicipio, el cantautor Juan Bautista González presentó canciones recientemente compuestas en un género diferente al que acostubra hacer. Recibió una cálida respuesta del público presente.

Simultáneamente el artista plástico Matias Fevola Figueroa pintaba un cuadro que representaba el momento que allí se vivía, logrando así una conexión entre la música y la pintura.

            Posteriormente, Sudaca Trío cautivó al público con una lista de temas en la que se podía apreciar una fuerte raíz folklórica, con ribetes de otros géneros musicales.

            En el final de la jornada, Atahualpa New Punky deslumbró con sus temas, que le dieron calor a una noche fría.

            En tanto que, en la Casa de Picadas Maritornes, Dr. Black Jazz deleitó a los espectadores con su Jazz contemporáneo. La capacidad de este espacio gastronómico se vio colmada no solo por personas que se acercaron a disfrutar de deliciosos platos, sino también por azuleños y turistas que se acercaron para escuchar a esta banda.

            El tercer día de festival comenzó a las 14 hs. con una clínica de dirección y técnica vocal a cargo de Damián Sánchez, que tuvo lugar en la Escuela Municipal de Música. A las 15 tuvo lugar una Kermesse literaria en la Librería Serendipia, que contó con la participación de Irene Lozza, María Inés Maddío, Emiliano Tunistra y el Taller de las Grullas; y se pudo disfrutar de diversas actividades relacionadas con la lectura de cuentos y la música.

            Como ocurrió en el día sábado, los artesanos ofrecieron sus creaciones en la Plaza San Martín, lugar al que concurrieron miles de personas para disfrutar de la apertura del festival. Allí, en el escenario montado en el veredón municipal se presentó Babel Orkesta, que hizo bailar y disfrutar a los espectadores que fueron también protagonistas del espectáculo.

            Al finalizar el show, uno de los integrantes de la banda, Zeta Yeyati, afirmó «para nosotros fue muy lindo tocar en Azul, la gente súper cálida y muy preparada para recibir espectáculos, eso no es muy frecuente en el público, festejaba mucho la murga y el apoyo de toda esta gente para el festival demostrando un interés por todo este tipo de movidas.” El músico destacó que la propuesta artística «hace una burla a todo y una burla a nada en realidad. Incluimos música que en apariencia no tiene nada que ver, queremos romper prejuicios, ya que encontramos  esa necesidad de la gente de recibir una propuesta que los libere de las preocupaciones diarias”

            Otro de los integrantes, Pablo Maitía, indicó «nos gusta salir al interior porque tenemos una recepción y una respuesta del público que tiene que ver con la música que Babel quiere hacer y con la propuesta artística que Babel tiene, que es un poco recuperar las cosas populares”.

Dr Black