Entrevista de José Manuel Inza-Exclusivo de El Tiempo

Entrevista de José Manuel Inza/Exclusivo de El Tiempo

EL TIEMPO | 1 de junio de 2014 a las 17:00 pm

Portal Chillar, 02 de junio 2014 |10:22

 

“La gente tiene que saber que estoy entero después de las dificultades que hemos vivido”

 

01062014_03_jose_2

 

El Intendente Municipal dialogó con este medio y abordó distintas cuestiones inherentes a su gestión: obras hídricas y la represa La Isidora; los conflictos laborales y sindicales de las últimas semanas; su eventual postulación a un nuevo mandato como jefe comunal, y la situación política pasada y actual, dentro y fuera del Concejo Deliberante. Afirmó que no le preocupa, en lo personal, el rechazo a la rendición de cuentas que hizo el deliberativo en la sesión extraordinaria del pasado jueves.

Por Augusto Meyer – De la Redacción de EL TIEMPO

 

Con viejos proyectos que sueña desempolvar. Así comenzó la entrevista exclusiva que este diario mantuvo con el Intendente Municipal durante hora. José Inza no esquivó ninguna pregunta y respondió todo cuanto se le preguntó acerca de su gestión, de la turbulencia política que vivió el año pasado; también del presente y el futuro del mundillo de la política local, en el marco de lo que no descartó presentarse como candidato a un nuevo período al frente de la comuna.“Estamos trabajando en una refuncionalización del Sumac, especialmente en la planta alta, donde van a comenzar a funcionar dependencias públicas en el salón lindante con el área de Obras Públicas”, manifestó, para traer a colación un añejo proyecto de gestiones pasadas. “Hay un proyecto de construir un Centro Cívico, con forma de herradura, detrás del Palacio Municipal para llevar allí a todas las oficinas comunales. La idea es buena, pero es una megaobra; algún día, tal vez se pueda hacer”, expresó.

 

La Autovía y una necesidad regional

“Desde el comienzo del mandato, incluso en plena campaña política, nosotros estábamos preocupados por temas puntuales para la gestión, que tenían que ver con la obra pública, con la cuestión de las viviendas, que ya estamos avanzando en ese aspecto también, y entre los temas estratégicos que estábamos planteando era la aspiración de que se pudiera construir la Autovía de la Ruta 3 por la extrema necesidad que existe de que eso se concrete y, además, por el reclamo permanente, recurrente de los vecinos no solamente de Azul sino de la zona por las desgracias que han ocurrido. A partir del año pasado, cuando se avizoró la posibilidad de que se construyera el tramo Monte-Las Flores, me puse en contacto con los vecinos autoconvocados y con referentes del Ministerio de Planificación Federal; tuve charlas con Julio De Vido y con su secretario, ‘Nacho’ Salas. En ocasión del aniversario de Las Flores, el secretario de Obras Públicas de la Nación, José López anunció que la presidenta haría el llamado a licitación. También conversé con el delegado regional de Vialidad Nacional, Nelson Periotti –participó de la inauguración del enlace ‘Néstor Kirchner’, entre Olavarría y Chillar, en 2012-, le plantee las inquietudes respecto de la Ruta 3 y me dijo que a mediados de julio, se hará el llamado a licitación de la obra Monte-Las Flores en cinco tramos, por un monto total de 1.900 millones de pesos. En forma simultánea, se van a iniciar los relevamientos topográficos en el trazado Las Flores-Azul, para incluir los datos en lo que va a ser el proyecto de la Autovía, lo cual muestra la voluntad del gobierno de avanzar en la construcción del trayecto Las Flores-Azul en los tiempos que correspondan, porque estos son planes estratégicos que se diseñan a mediano o largo plazo. Es un aliciente saber que estamos incorporados en la propuesta”, expresó Inza.

Consultado sobre el particular, dijo que “no hablamos de la posibilidad de extender la autovía hasta Chillar; entiendo que la prioridad puede llegar al cruce de la 3 con la 226, por el tema del corredor que se produce con Olavarría”, tras lo cual dio cuenta de otros proyectos que involucran a la carretera nacional. “También hablé con el administrador de Vialidad y es una posibilidad bastante cercana la intervención de la Ruta 3 en la zona urbana, desde calle Mujica hasta Juan B.Justo, en lo que tiene que ver con el señalamiento horizontal de la cinta asfáltica, los avisos con los serruchos para la disminución de la velocidad e impedir el sobrepaso de vehículos y otro tipo de cosas”, indicó. Teniendo en cuenta que la construcción de la Autovía Las Flores-Azul llevará algunos años, el jefe comunal consideró lo oportuno que sería, al menos, la construcción de sendas rotondas en el cruce de la ruta con Juan B.Justo y Mujica.

 

Obras hídricas y La Isidora

El Intendente se refirió a las obras hídricas que se tiene planeado llevar a cabo en el casco urbano y al complemento que representa la construcción de la presa La Isidora.

“Desde que tuvimos la problemática de las inundaciones, y la gran preocupación que eso genera, estamos abocados a esa cuestión. Tuvimos una respuesta expeditiva y concreta del Ministerio de Planificación Federal de la Nación, que nos otorgó un aporte no reintegrable que estamos manejando para la realización de obras hídricas en el paso del arroyo por el casco urbano. Son siete obras hídricas proyectadas”, sostuvo, y enumeró: “Una es el ensanche y limpieza del arroyo, entre el balneario y la zona del Parque, que está finalizada. La segunda la rectificación de meandros, desde el puente Benavidez aguas abajo, lo cual está casi  terminado –falta un 2% de la obra-; la tercera obra son los desagües pluviales del Barrio El Sol, donde se produce una suerte de ‘palangana’ que hace que, cuando llueve, se junte agua –esa obra está llegando al 50% de construcción-; luego hay dos obras a comenzar, que son sendos canales aliviadores en los puentes San Benito y San Martín; la sexta obra, es el ensanche del puente del Ejército, que está completada en un 100% y hay una séptima que la tenemos que proyectar, que son alcantarillas más amplias en los préstamos de la Ruta 3, lo que generó inconvenientes en una de las tres últimas inundaciones”. Afirmó que las partidas de dinero están garantizadas, al señalar que “van a ingresar en las arcas municipales a medida que se vayan certificando los trabajos, de manera que el Municipio no tiene que pagar en concepto de esas obras”.

¿A esto se suma lo que será la obra de la presa La Isidora, como cuestión complementaria?

– Esa obra es importante y más estratégica. A principios del año pasado concurrí a la Legislatura en La Plata, donde la Bicameral del PROFIDE me recibió junto con otros actores políticos; allí expusimos la problemática, presentamos todos los proyectos que se viene trabajando desde la gestión anterior –Héctor Comparato (ingeniero a cargo de Hidráulica) tiene los estudios realizados en ese sentido- y se decidió que la Provincia nos diera los fondos para que se realice esta obra. Se inició el proceso de licitación, que se ha concretado y ahora se está por empezar a intervenir en la zona. Sabemos que hubo algunos inconvenientes que, entendemos, están en vías de solución. Esto hay que verlo desde un punto de vista más amplio. Lo que estoy haciendo a nivel ministerio de Nación es un análisis de qué otras alternativas hay que tratar de resolver para que, alrededor de lo que es la represa, haya otras soluciones en la cuenca alta del arroyo que puedan ayudar a encontrar una solución total a la problemática hídrica. Hay que estudiar el tema desde lo técnico porque es necesario hacer retención de agua en otros lugares. Se habla que el 40 o 50% de la posibilidad de inundaciones estaría cubierta con la represa, pero si el agua viniera por otro lugar, podría llegar igual. Este es un trabajo que tiene que ser una política de Estado contínua porque, después de la obra, viene la etapa de cómo cuidar eso que se hizo.

 

¿Cuál sería la situación de Cacharí post-obras?

– Los estudios que se han hecho a nivel local en cuanto a intervenir sobre la zona del casco urbano, fueron pensados también calculando que no impacte negativamente aguas abajo. Lo que sí habrá que ver si no es necesario realizar otra obra en el curso de agua que llega a Cacharí.

“Hay que avanzar con muchas dificultades” 

 

Hoy cumple usted 897 días en la gestión: ¿Qué balance hace desde lo político y desde lo personal?

– El balance es muy positivo. Cuando iba a empezar esta gestión, si bien tenía muchas expectativas, proyectos y propuestas, no sabía de qué manera ni cuán difícil podía ser que se llegaran a concretar en un ámbito público. Hay que avanzar con muchas dificultades que tienen que ver con la parte administrativa, con la parte política, con lo que es una nueva gestión que empieza a exponerle a la comunidad una propuesta diferente a lo que conocemos. Todos sabemos los problemas que tuvimos que pasar el año pasado desde lo político, pero mi análisis es muy positivo porque todo el mundo ve que la ciudad ha cambiado mucho y para bien; se están viendo obras y se están viendo hechos y concreciones en toda la ciudad, desde distintos planos o ángulos. Si uno habla de Obra Pública, están las obras públicas en marcha; si habla de Salud, está hablando de una salud que está cambiando y que se está complejizando cada vez más el equipo con que nuestros profesionales pueden trabajar; si uno habla de Desarrollo Social, ve que se está empezando a construir un Centro Integrado Comunitario de primera línea, y se avanza en la contención social de todo tipo. Si uno habla de lo que es la Seguridad y Control Urbano, vemos con satisfacción el descenso drástico de la cantidad de muertes/año por accidentes de tránsito en la ciudad y vemos un equipo de inspectores que está controlando el tránsito; vemos las cámaras de seguridad funcionando hoy y, la semana que viene, estamos haciendo la inauguración complementaria en el Centro de Monitoreo con el botón antipánico al que cualquier ciudadano va a poder adherir y sentirse seguro apretando un botón de su celular. Desde la Cultura, hemos instalado una nueva impronta y a su vez hemos colaborado de una manera inédita en lo que es la parte educativa, terminando la Escuela 17, algo que hemos hecho con un gran esfuerzo pero inmensa satisfacción; colaboramos con el transporte escolar y la finalización del Jardín 915; y estamos avanzando con la Escuela Agraria. Estamos avanzando con muchas cosas que sería extenso enumerar, pero que hacen que me sienta muy satisfecho por lo que he hecho personalmente y por lo que está haciendo este equipo de trabajo que se ha bancado mucho para dejar un legado importante para los vecinos que nos votaron en 2011.

 

No tiene, puertas adentro del PJ, el vínculo que le gustaría tener. ¿Es una verdad de perogrullo esa?

– Tenemos un sector político importante, muy fuerte, leal y con altísimo compromiso que es lo que nos permite avanzar. Hay sectores e internas, como corresponde especialmente dentro de lo que es el peronismo y el Frente para la Victoria. El peronismo es un movimiento muy heterogéneo que tiene una diversidad única y que requiere de una conducción y de un lineamiento orgánico de quienes quieran avanzar por el cauce del peronismo del Frente para la Victoria o del kirchnerismo, que en este caso cobija al peronismo histórico. Todos los que quieren ir por el camino de este proyecto nacional y popular, tienen que alinearse detrás de las conducciones naturalmente concebidas, a través del voto popular. La presidenta Cristina es la conductora de este proyecto político y nosotros, como soldados que somos, nos encolumnamos detrás de ese proyecto. Es la única manera porque, en el territorio, es muy difícil avanzar de manera individual. Lo importante es tratar de alinearse detrás de un proyecto común, de inclusión, con un perfil nacional y popular y detrás de una conductora como es, en este caso, la presidenta.

 

Gestionar siendo minoría en el Concejo 

Luego de la conflictiva relación con el Concejo Deliberante del año pasado, ¿cómo se presenta hoy el vínculo con el deliberativo?

– Estoy cómodo; más allá de que seamos una minoría, mantenemos una buena relación con los otros sectores. Es un Concejo muy atomizado porque, dentro de los mismos bloques opositores, hay distintos espacios. En lo particular, y también nuestros concejales, tenemos buena relación con concejales del Frente Renovador, del radicalismo y del FAP; más allá de que todos hacen política y tratan de sacar un rédito con las ‘armas’ legítimas que tienen por haber sido elegidos por el voto popular, nosotros damos la batalla con un nuevo grupo de concejales, con dificultades que hemos tenido por problemas de salud de uno de nuestros ediles y un viaje impostergable de la otra concejal. Cuando eso se normalice creo que nuestro bloque va a empezar a funcionar más aceitadamente y con toda la fuerza que pueda llegar a tener un bloque de tres concejales. Tenemos que pensar en articular todos los consensos posibles para avanzar en lo que tiene que ver con las cuestiones que importan no sólo al Ejecutivo sino a la comunidad, cuando enviamos propuestas, proyectos y esperamos tener el eco coherente y necesario en el Concejo que nos permitan avanzar en la gestión.

 

¿Qué hay del rechazo a la rendición que se dio el jueves en el Concejo?

– Es un clásico. Cuando uno no tiene mayoría, el que se rechace la rendición de cuentas es habitual. Es muy difícil, en un año de gestión, poder calzar lo que está presupuestado con lo que se gestiona porque siempre hay algo que retrasa algún trámite y una partida que está disponible para un fin determinado o una obra determinada, si no se pudo terminar la obra, tiene que pasar para el ejercicio posterior. Es natural que la rendición muestre que hay algunos desfasajes en lo que tiene que ver con lo propuesto a principios de año y lo concluido a fin de año. El tribunal de cuentas lo evaluará, yo estoy tranquilo en ese sentido porque la transparencia es total y nosotros, lo que podamos no haber hecho el año pasado, lo haremos este año. Entiendo que es el juego de la política. Ahora vamos a evaluar el presupuesto que nos han remitido para readecuarlo porque lo elevamos a fin del año pasado y las condiciones económicas, con la devaluación, modificaron la realidad y es necesario reconsiderar algunas cuestiones; lo elevaremos nuevamente, acomodado, y veremos el Concejo cómo lo interpreta.

 

Llamó la atención la no defensa mediante un despacho por parte del bloque oficialista…

– De eso no puedo decir nada porque no estoy dentro del Concejo como para poder decirle a todos los concejales lo que tienen que hacer. Entiendo que se estuvo trabajando; con una minoría, es bastante difícil imponer algunas cuestiones. De todas maneras las cosas hoy están así.

 

El “acercamiento” con su predecesor 

La comunidad en general vio positivamente su encuentro con Omar Duclós, sea una reunión circunstancial o casual, a tiempo o tardía.

– Tenemos grandes diferencias políticas con el ex intendente pero no hay ninguna cuestión personal y, siendo un tema político, a mí como Intendente me cabe la obligación y, aparte, el gusto de atenderlo. Es un diputado de la Nación, que es de Azul, que está gestionando cosas eventualmente para Azul, por lo que me parece bien conversar sobre sus propuestas. Tomé lo que él plantea y veremos en los próximos encuentros cómo podemos avanzar. Me parece positivo para la democracia, que es lo que estuve diciendo el año pasado, cuando nos pasaron las cosas que nos estaban pasando y que había un riesgo institucional con muchos actores que no se mostraban con espíritu democrático. En cambio esto (por la reunión con Duclós) es una señal que queremos vivir en democracia y, al menos los que estamos del lado de la democracia, queremos fortalecerla.

 

Estamos a poco más de un año de un nuevo acto eleccionario en el país. ¿En qué medida lo condicionan las inocultables dificultades financieras que afronta la Provincia?

– La cuestión económica siempre es un problema, pero lo que puedo avizorar es que acá hay un gobierno muy fuerte, que tiene una capacidad de gestión y de respuesta a nivel nacional y también provincial. Más allá de los avatares económicos, el proyecto político del Frente para la Victoria puede llegar a la elección del 2015 de la mejor manera. Uno ve la fortaleza del gobierno en todos los niveles y eso no es una excepción de los distritos y los gobiernos municipales. De todas maneras, a nivel local la cuestión tiene que ver con lo que pueda hacer su intendente con los propios vecinos, que son los que tienen que votar.

 

¿Va por la reelección?

Eso es algo que todavía no lo podemos decir. Lo que sí puedo decir es que estoy con todas las fuerzas y las ganas de gestionar y llegar al fin del mandato para dejarle a todos los azuleños lo gestionado y concretado. El tiempo lo dirá, pero la gente tiene que saber que yo estoy entero después de todas las dificultades que hemos vivido. Estoy con ganas de trabajar y sabiendo que, de las dificultades, también van surgiendo fortalezas.

 

PAPELERA, SAN MARTÍN DE PORRES Y EX CURTIEMBRE

Consultamos al jefe comunal por tres situaciones puntuales que tuvieron algún punto de contacto con la gestión, como son la demorada reactivación de la Papelera; el traslado del Barrio San Martín de Porres; y el reclamo de los ex trabajadores de la Curtiembre por sus demoradas indemnizaciones. “Esto es como cuando negociás con el Club de París; cuando arreglás, te dicen porque arreglás y, cuando no arreglás, te dicen que no arreglás”, señaló inicialmente. “Son tres temas concretos que están en vías de solución, que nosotros tomamos desde el principio, cuando se generaron, y los estamos trabajando. Estamos cerca de que los muchachos de la papelera reinicien sus actividades conformados en una cooperativa. Mientras tanto, los hemos estado acompañando con subsidios en forma permanente y les hemos hecho todas las gestiones; hoy mismo estamos trabajando por el alquiler del predio para que ellos puedan formalmente empezar a trabajar. Es una respuesta que le hemos dado desde la gestión, cuando en principio se buscaron otros caminos que no llegaron a un final feliz”, señaló.

Respecto del Porres, puntualizó, “de las doce casas que hay que construir en la primera etapa; estamos trabajando al caer de la cuestión de las tres cooperativas, por diversas cuestiones”. “El Estado municipal, una vez que rescindió contrato, se hizo cargo de la construcción de las primeras cuatro por administración que se están terminando y, por las últimas  informaciones que tengo, están quedando espectaculares y ahora estamos avanzando en la conformación de cooperativas para terminar el resto de las viviendas. Hay que recordar que ese predio, una vez que el ex Intendente (Omar Duclós) lo cedió para edificar el barrio en su nuevo emplazamiento, estuvo años y años sin hacerse nada. Nosotros, más allá de los tiempos, lo estamos concretando y lo vamos a terminar”, se explayó.

“Con lo de la curtiembre Piazza –refirió Inza-, lo que la comunidad y los ex trabajadores tienen que saber es que, después de la última reunión que tuve con los ex empleados, empezamos a hacer gestiones a nivel municipal y del Senado de la Provincia y ya hay un pedido de expropiación para que, una vez concretado, se pueda avanzar con el pago de las indemnizaciones y la toma de posesión, por parte del Municipio, del predio para el funcionamiento de distintas dependencias municipales. Es de esperar que esto prospere, ya que se encuentra en una primera etapa”, aclaró.

 

SEMANA SIGNADA POR CONFLICTOS LABORALES

José Inza pudo terminar la semana pasada con dos conflictos virtualmente solucionados: en Control Urbano, por la supuesta presencia de roedores y condiciones de infraestructura anómalas para trabajadores y contribuyentes; y en el Hospital Pintos, por el “prometido” pago de una suma por riesgo hospitalario. No resultó fácil cerrar los acuerdos, que hasta generaron diferencias de criterio en el mismo seno del gobierno municipal, pero con la intermediación del delegado local del Ministerio de Trabajo, se llegó a buen puerto con las negociaciones.

“Afortunadamente se ha llegado a buen puerto con los acuerdos finales que se tuvieron con los tres gremios, aunque se trató de planteos diferentes. En el caso de Control Urbano, se hizo un planteo que ya se venía manejando de unos días atrás y luego de haber hecho las inspecciones correspondientes, no se detectó la presencia de roedores en el lugar; eso fue dicho por los especialistas que estuvieron evaluando la dependencia. Aun así y respondiendo a medidas de saneamiento e higiene, se activaron los mecanismos que apuntan a ordenar una desratización y luego se recibió la inspección del Ministerio (de Trabajo) que aseveró esto último, pero también determinó que había, como suele ocurrir en dependencias públicas, inconvenientes en temas puntuales como la instalación eléctrica o con el baño, por pérdida en algunos sanitarios, por lo cual se llegó a la instancia de concurrir a la conciliación en el Ministerio; nosotros llevamos un plan de acción para resolver las problemáticas planteadas, se acordó que se podía volver al trabajo y, hoy por hoy, la dependencia funciona normalmente”, indicó Inza.

“En el caso del conflicto del Hospital –agregó- puedo opinar con más propiedad porque soy médico de 34 años de profesión y conozco las condiciones en las cuales se desenvuelven los trabajadores, en lugares donde se requiere internación y se manejan con pacientes que tienen infecciones propias del ambiente hospitalario. Son lugares donde se realizan intervenciones quirúrgicas y estirilizaciones de materiales que pueden estar contaminados. Eso hace que los trabajadores hospitalarios merezcan un reconocimiento y consideramos desde un primer momento la legitimidad del pedido; teníamos que evaluarlo, porque teníamos la paritaria cerrada y, habiendo acordado el pago en dos veces de 800 pesos a los municipales, la comuna había hecho un esfuerzo muy grande para cerrar la paritaria con los gremios. Entendimos que estábamos en condiciones de hacer ese aporte, circunscripto a esta población en particular. Esta semana va a estar redactado el decreto donde va a salir ese acuerdo”.

El Intendente subrayó que, además de la atención de calidad que brinda el nosocomio, el centro de salud ha ido adquiriendo una importancia a nivel zonal. “Estamos recibiendo politraumatizados de la Ruta 3 en estado crítico, que más de una vez vienen de otras ciudades porque requieren del concurso de distintos especialistas y prácticas. El Hospital Municipal es un centro de excelencia en muchos sentidos. Si bien siempre faltan cosas, siempre apuesto a que, con esta gestión, vamos a tener un hospital de primera línea”, analizó.

Por Augusto Meyer – De la Redacción de EL TIEMPO

hotel Brasil

anunciate01_PCh

turismo chillar air

[booking_pluginbox id=»2475″]