Irlanda pagará 70% del sueldo a trabajadores en riesgo de perder el empleo

Irlanda pagará 70% del sueldo a trabajadores en riesgo de perder el empleo

El primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, anunció hoy “acciones sin precedentes” ante “una emergencia sin precedentes” y tras la prohibición de salir de las casas, el gobierno pagará a los ciudadanos que no puedan trabajar unos 410 euros netos semanales, y aseguró que los hospitales privados recibirán también a pacientes públicos.

Varadkar presentó una nueva batería de medidas que incluyen el cierre de todos los comercios que no presten servicios esenciales y la limitación de las salidas a la calle hasta al menos el 19 de abril, para intentar contener la propagación de la pandemia que ya suma 1.125 infectados y seis muertos, según los datos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

El democristiano Varadkar pidió a los irlandeses que permanezcan en sus casas salvo urgencias, incluso aunque no puedan realizar teletrabajo, por lo que anunció que el Estado asumirá durante los próximos tres meses 70% de los salarios de los trabajadores en riesgo de ser despedidos por la crisis del Covid-19, que implica hasta un límite de 410 euros netos semanales, según la agencia de noticias EFE.

Además, avisó que esta situación podría prolongarse semanas y hasta meses.

«Creemos que debemos hacer más para aplanar la curva; la gente debe quedarse en casa si es posible, es la mejor manera para frenar al virus», dijo el funcionario.

Por otra parte, ante el incremento de los contagios, Varadkar confirmó que «todos los hospitales privados» del país funcionarán como públicos mientras dure la pandemia.

«Los hospitales privados están de acuerdo para hacer esto sin obtener beneficio alguno, y los pacientes, públicos o privados, serán tratados de la misma manera», subrayó.

Entre las medias anunciadas se encuentra la limitación de entregas de comida a domicilio.

Ya la semana pasada, Varadkar ordenó el cierre de pubs, discotecas, bares, restaurantes y otros locales de ocio, y la prohibición de reuniones de más de cuatro personas, mientras que unos días antes ya había cerrado escuelas y universidades, según la agencia Europa Press.

Para asegurar que se cumplan estas medidas, anunció una mayor presencia de policías y otros agentes en las calles.

Además, el gobierno recomendó no hacer viajes no esenciales.