Hallaron muerto a un hombre en Chillar

AL PARECER SE SUICIDÓ

Hallaron muerto a un hombre en Chillar

Como «averiguación de causales de muerte» quedó caratulada en un principio una causa penal iniciada en una Fiscalía con asiento en los Tribunales de Azul, luego de que ayer martes un hombre fuera hallado muerto en una vivienda de la vecina localidad de Chillar.

 

DIARIO EL TIEMPO, 2 de septiembre de 2020

Este miércoles por la tarde el cadáver había sido trasladado a esta ciudad para ser sometido a la necropsia, después de que en la vivienda donde este luctuoso suceso se produjo había sido hallada e incautada un arma de fuego con la que el jubilado que fue encontrado sin vida se habría efectuado días atrás un disparo.

Personal de la Subcomisaría con asiento en Chillar intervino en lo ocurrido, luego de que ayer por la mañana se recibiera un llamado al 911 que daba cuenta del hallazgo del cuerpo.

Instantes después, los efectivos de seguridad se dirigieron a una casa situada sobre la calle De Paula de la vecina localidad.

En ese inmueble fue encontrado el cadáver, en el interior de uno de los dormitorios, desde donde emanaba -según voceros policiales indicaron- «un fuerte olor a descomposición».

En ese sentido, se especula con que el hombre falleció días atrás, algo que se trataba de determinar con certeza en la autopsia a la que el cuerpo había sido sometido en horas de la tarde de este miércoles en la morgue de la Policía con asiento en Azul.

Un informe preliminar de la necropsia revelaba que el cuerpo no presentaba lesiones externas y que tenía una herida de bala en el cráneo, «con destrucción de masa encefálica».

Los investigadores identificaron al fallecido como Gustavo Alberto Masson, un veterinario jubilado que tenía 75 años de edad.

Mientras que su cadáver yacía en la cama del dormitorio ya referido, a un costado del cuerpo los policías hallaron e incautaron una pistola marca «Tala» calibre 22, arma de fuego con la que se presume se suicidó al efectuarse un disparo en la cabeza.

El hecho de que fuera encontrada una mancha hemática «seca» hizo presumir a los investigadores que el deceso del jubilado databa de hacía alrededor de una semana.

Junto con el arma de fuego, en el marco de las pericias que efectivos de la Policía Científica realizaron en la vivienda del jubilado, habían sido secuestrados también un teléfono celular, una vaina servida y medicamentos.

Las actuaciones penales que se iniciaron por este hecho quedaron radicadas en la UFI 13 que en el Palacio de Justicia con asiento en Azul conduce el fiscal Adrián Peiretti.