Garrafa-Informe sobre la situación en Azul

Bricoblock bannerINFORME SOBRE LA SITUACIÓN EN AZUL  

La garrafa: un tema que impacta en la población de menos recursos

En esta ciudad más de 4.000 familias utilizan el gas envasado. La extensión de la red sigue siendo una deuda en muchos barrios. También hay quienes lo tienen en sus puertas y, por el costo, no pueden conectarse. Hay planes vigentes para que haya un precio de referencia, pero cuesta que se respete.

La distribuidora Hipergas vende a 215 pesos la garrafa. El tema es lo alejado que se encuentra la planta de la ciudad.

Mucho se habla de las tarifas de los servicios esenciales como es el gas, pero hay una parte de la ciudadanía que ni siquiera accede a la red de gas en sus domicilios y debe recurrir a la garrafa o la leña, teniendo un costo para calefaccionarse y cocinar superior al que puede afrontar.

El tema de la garrafa es muy sensible porque afecta a la población de menores recursos y por eso se encuentra vigente lo que se llama la garrafa social que trata de que el producto sea accesible para los consumidores.

El problema principal radica es que muchas veces no se consigue la garrafa social y el vecino, ante la necesidad de calefaccionarse y cocinar, tiene que pagar más de ese valor, sobre  todo en los barrios.

En Azul son más de 4.000 las familias que consumen gas envasado.

En paralelo hay que poner el acento en la deuda que existe en los barrios respecto a la extensión de la red de gas, aunque la realidad indica que muchos vecinos pese a tenerlo en sus puertas no pueden afrontar el costo de la conexión.

El nuevo precio oficial de la garrafa social es de 216 pesos para la garrafa de 10 kilos, mientras que el precio anterior era de 185.

Sin embargo, en Azul, en el único lugar que se puede conseguir a ese precio de referencia estipulado por el Gobierno es en Hipergas, empresa dedicada a la distribución y fraccionamiento de gas licuado de petróleo que está ubicada en la Ruta Nacional 3, a la altura del Km. 302.

Es que la cadena de comercialización no siempre respeta el precio máximo de referencia fijado, lo que afecta directamente a los consumidores que son justamente los pobladores de menores recursos.

No ocurre lo mismo en los comercios locales, ya que, de acuerdo a un relevo realizado por EL TIEMPO, la garrafa se está vendiendo a un costo que va desde 230 a 300 pesos.

Plan “Hogares con Garrafa Social”    

La garrafa social de gas aumentó recientemente un 16,75 por ciento y pasó a costar 216 pesos como precio máximo de referencia a partir de una disposición de la Subsecretaría de Recursos Hidrocarburíferos.

Para las garrafas de 12 y 15 kilos, los nuevos precios finales son 259 y 324 pesos respectivamente, siempre de acuerdo a los precios de referencia que fijó el Gobierno.

A su vez, el “Plan Hogares con Garrafa Social”, dependiente del Ministerio de Planificación Federal, es un beneficio para familias de bajos recursos sin acceso al sistema del gas y que sus ingresos sean menores a 19 mil pesos.

Una de las desventajas de este programa es que no se asigna este beneficio a quienes tienen la red de gas en las puertas de sus domicilios, no contemplando la situación del vecino que no se ha podido conectar por los costos que esto implica.

Lo concreto es que mediante esta iniciativa se otorga a los destinatarios, a través de un depósito bancario el valor correspondiente a dos garrafas a modo de un subsidio mensual, con un calendario de pago establecido por la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES).

El rol que tiene ANSES   

Néstor Álvarez, titular de la UDAI Azul del organismo, ante la consulta que le realizó  este diario, explicó que “nosotros lo que hacemos es anotar a la gente, y el sistema determina si le corresponde o no el beneficio a través del entrecruce de información que se hace con Camuzzi por el tendido y las conexiones de gas. En realidad nosotros cargamos el pedido y el sistema entrecruza los datos”.

Se deposita una suma de dinero de acuerdo al valor de referencia, y luego el problema sigue siendo conseguirlo.

En ese sentido, y como Hipergas está en la ruta y es el único que garantiza el precio de referencia para el consumidor, es que Álvarez, quien además es concejal de Cambiemos, comentó que tienen un proyecto con el fin acercar garrafas a los distintos barrios una vez a la semana a través de un convenio con esta empresa, pero está aún en carpeta por las normas de seguridad que se cumplir para el transporte de estos artefactos.

Garrafas a 170 pesos   

En tanto, hay que informar que en Azul se aprobó, en la primera sesión ordinaria, una ordenanza para que se garantice la oferta de gas envasado al precio oficial de referencia.

El Concejo, por unanimidad aprobó la creación del Programa Municipal de Garrafas propuesto por el bloque de Unidad Ciudadana.

Como la desde la Municipalidad no ha hecho nada en este sentido, desde la fuerza trajeron garrafas que se venderán a 170 pesos en un operativo que se concretará mañana lunes. “Somos un grupo de personas que nos organizamos, quiere decir que el Estado lo podría hacer perfectamente”, indicaron desde Unidad Ciudadana.

Venderán la garrafa a 170 pesos los 10 kilos mañana en dos puntos de la ciudad.

A las 14 en Roca y Comercio (Villa Piazza Centro) y a las 15,30 en el Centro de Jubilados de Jujuy 44 (Villa Suiza). Para que la mayor cantidad posible de azuleños pueda acceder a la oferta sólo se venderá una garrafa por persona.

En esta primera oportunidad se distribuirán en Azul 150 garrafas.

“El Estado tiene que controlar el precio del gas envasado”, opinó el concejal Nelson Sombra.

La propuesta de Unidad Ciudadana     

El concejal Sombra aseguró a EL TIEMPO que el tema de la garrafa “lo venimos planteando desde 2016 debido a que consideramos que el Estado tiene que controlar el  precio del gas envasado porque al no ser un servicio público está en manos de la empresa y sucede lo que está sucediendo desde hace rato y se disparan los precios de la garrafa”.

Estimó que “un azuleño en época invernal gasta entre 3 a 4 garrafas por mes”.

Una vez que empezaron a integrar el Concejo propusieron entonces el proyecto que finalmente se aprobó para darle al intendente Hernán Bertellys una herramienta que le permita garantizar la llegada de la garrafa a un precio accesible.

“Paso el tiempo en el que el Ejecutivo tenía que poner en marcha este programa, tenía 30 días, entonces lo que estamos haciendo es articular con algunas empresas que están en la zona”, contó.

Acordaron un precio de 170 que es el precio que tendría que vender la garrafa el distribuidor.

“Lo que hicimos es hacer un acuerdo con una empresa de Dolores que tiene fraccionadora y nos acerca hasta Azul la garrafa a 190. Y desde Unidad Ciudadana lo que hicimos fue ponernos de acuerdo con un montón de vecinos y militantes y juntamos 3.000 pesos para poder subsidiar en 20 pesos cada garrafa y para que al vecino le quede a 170”, relató Sombra a este diario.

Campaña de difusión    

El Gobierno fijó un precio máximo de referencia (216 pesos), pero las empresas toman al almacenero como consumidor y entonces el precio para el consumidor termina siendo  mayor.

De acuerdo lo informó el presidente del bloque de U.C al comercio de barrio le tendría que costar 175 pesos y por eso habló de la importancia de informar acerca de esto.

“Tendría que hacer una campaña masiva de difusión para que se conozcan los precios de referencia para toda la cadena de comercialización”, consideró.

A propósito de esto, sostuvo que “los comercios tienen que tener su ganancia, pero tampoco que le sumen más porque estamos hablando de gas, y es un servicio esencial para la vida”.

El edil al momento de llevar el tema al Concejo habló de más 4.000 familias en Azul que usan gas envasado.

“Es una cifra que se mantiene, pero hay que agregarle que muchos de los que consumían garrafa, hoy están pasando a la leña”, apuntó finalmente al respecto.

 NO A LOS CORTES DEL SERVICIO 

Con los primeros fríos y teniendo en cuenta el contexto de aumento del valor del gas, no sólo envasado, sino de red, el jueves pasado la Defensoría del Pueblo bonaerense intimó a las empresas distribuidoras de gas natural que prestan servicio en la provincia a que se abstengan de interrumpir la provisión por falta de pago.

Con esta medida el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, impulsa garantizar a todos los usuarios domiciliarios un mínimo de consumo indispensable.

En su planteo, el organismo definió un mínimo de consumo de dos bloques de tarifa social de acuerdo a las últimas modificaciones que introdujo el Gobierno Nacional y están vigentes.

El bloque de consumo base para un usuario de Azul en el primer bimestre dio un total de 38m3, según lo explicaron desde Gas Camuzzi a este diario.

“UNA DEUDA CON LOS BARRIOS”

“Hay un gran porcentaje de vecinos de Azul en los barrios que sigue utilizando el gas envasado”, dijo el dirigente barrial.

Este dato obtenido por EL TIEMPO respecto al costo real de la garrafa fue corroborado por el dirigente barrial Marcelo Ibarra, quien indicó que se están vendiendo entre 250 y 300 pesos.

Además, puso el acento en que “hay un gran porcentaje de vecinos de Azul en los barrios que sigue utilizando el gas envasado e inclusive muchos utilizan la estufa a leña”.

Por eso, destacó que “es una gran deuda el avance del servicio de gas natural hacia los barrios”.

“No ha habido planes desde el Estado Municipal desde hace años, extensiones del servicio ni convenios para facilitar que más vecinos se incorporen al gas de red”, indicó.

En este sentido, recordó que “en algunos barrios que hoy cuentan con el gas de red fue gracias a las entidades vecinales que asumieron un compromiso social con sus vecinos y, mediante convenio empresa-municipio, el vecino logró este servicio esencial para mejorar la calidad de vida”.

“FALTA LA DECISIÓN DEL INTENDENTE DE INTERVENIR”

Molina advirtió que esto además pone al desnudo un problema estructural que es la necesidad de extender la red de gas natural.

El Concejo Deliberante se expidió respecto de este tema en la primera sesión ordinaria de este año y “fue una iniciativa de los concejales de U.C que tuvo el acompañamiento de todo el cuerpo, atendiendo la problemática que tienen muchos vecinos de esta ciudad que no tienen acceso al gas natural y que necesitan de la garrafa sí o sí para calefaccionarse y cocinar”, recordó Claudio Molina ante la consulta realizada por este diario.

“Le pedimos al Ejecutivo que se involucre en esta problemática para intentar resolver esta situación”, puntualizó el concejal del GEN.

En su opinión esto además pone al desnudo un problema estructural que es la necesidad de extender la red de gas natural.

“Hemos tenido muchas inquietudes de vecinos de los distintos barrios por esta problemática. Así es que en las próximas sesiones nos vamos a seguir ocupando de esta cuestión al tratarse de un servicio esencial y golpea fuertemente a la comunidad, especialmente a los sectores de menores recursos. De las garrafas ya lo hicimos y falta la decisión del Intendente Municipal de intervenir”, aseguró.