Entrevista al Presidente del Concejo Deliberante de Azul

Diario El Tiempo de Azul

Miércoles, 11 de Diciembre de 2013 15:07

ENTREVISTA

 «NO QUEREMOS QUE EL CONCEJO SE TRANSFORME EN UNA TORRE DE BABEL DONDE TODOS HABLEMOS DISTINTOS IDIOMAS»

11122013_01_jose

«Espero el mayor respeto entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y tener el diálogo necesario para que las cosas se encaminen. No estamos caminando en la misma vereda pero sí vamos en la misma dirección», señaló ayer José Cordeviola. JOSÉ BERGER

Así lo expresó el nuevo presidente del Deliberativo local, José Cordeviola, al referirse a la fragmentación del cuerpo en su nueva conformación. El concejal del FPCyS dialogó con este diario luego de que el lunes asumiera su nuevo rol para el que fue elegido por mayoría de votos. Hizo un análisis de lo que vendrá y abogó por una relación de respeto y diálogo entre el Legislativo y el Ejecutivo. «Haremos todo el esfuerzo de nuestra parte para encontrar el mejor camino y desarrollar la mayor actividad para la comunidad de Azul», señaló.

EL DATO:
A partir del lunes, el Concejo Deliberante de Azul está conformado por nueve bloques e interbloques, en una fragmentación casi sin precedentes en la historia del legislativo local. El Frente Progresista Cívico y Social tiene tres interbloques: UCR, GEN y VxA, y PS. Luego están el Frente para la Victoria, el Frente para la Victoria Néstor Kirchner, Peronistas sin Fronteras en el Frente para la Victoria, y Cultura, Educación y Trabajo. En lo que al nuevo Más Azul, tiene dos interbloques: Frente Renovador y el PRO.

El concejal del Frente Progresista Cívico y Social, José Cordeviola, es el nuevo presidente del Concejo Deliberante. Así surgió de la votación que ganó por mayoría el lunes en la sesión preparatoria del cuerpo. De esta manera, pasará a desempeñar ese rol en un momento difícil, con un legislativo local totalmente fragmentado. Estas cuestiones no escaparon al análisis que realizó ayer al hablar con este diario, a horas de haber sido elegido.
Entre otros conceptos, la flamante máxima autoridad del deliberativo marcó que espera una relación de respeto entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y que se abra un canal de diálogo para, entre todos, lograr lo que Azul necesita, que a su entender es desarrollarse y crecer.
Habló además de su sorpresa por la falta de acuerdo en el Frente para la Victoria a la hora de proponer a un presidente e hizo hincapié en «una tremenda atomización» y personalismos que se imponen sobre el conjunto.

«Atomización de personas y opiniones»

En un principio, consultado cómo surgió en el seno del Frente Progresista Cívico y Social su postulación para presidente del cuerpo, comentó que en realidad se propusieron tres candidaturas: la suya, la de Claudio Molina (GEN) y la de Juan Sáenz (UCR).
Añadió que en una síntesis de expresión de lo que es el Frente, se pensó en él para reunir los consensos necesarios de ambas fuerzas.
La decisión de aceptar esa postulación no fue sencilla. Según comentó, «siempre plantee mis temores personales por mi actividad profesional, porque veía que por ahí podía llegar a tener alguna dificultad para ejercer el cargo con la plenitud que requiere. Pero después de distintos análisis y ver que mi figura era la que lograba los consensos dentro del Frente, fue que acepté».
Así, el lunes por la noche su bloque lo propuso en la sesión preparatoria y resultó electo por mayoría de votos. Además su fuerza política se quedó con las vicepresidencias primera y segunda y con la secretaría del cuerpo, es decir, todas las autoridades del Concejo son del Frente Progresista Cívico y Social.
Cabe advertir en este punto que, al menos desde el retorno de la democracia, es la primera vez en la historia legislativa azuleña que una sola fuerza asume todos los cargos del cuerpo ante la disgregación del resto de bloques y la falta de consensos.
Consultado por esta situación tan particular, Cordeviola comentó que «nosotros buscamos consensos, fundamentalmente con el Frente Renovador que salió segundo en la elección y que nos parecía que debía ocupar algún lugar entre las autoridades del Concejo». Pero no llegaron a ningún acuerdo.
A esto se sumó que el Frente para la Victoria, más disgregado que nunca, no se puso de acuerdo para llevar un candidato a presidente en común. Es más, en algunos casos ni siquiera presentaron candidatos para las vicepresidencias.
«Esta atomización de personas y opiniones que llevó a que no pudieran ponerse de acuerdo para elegir un candidato, nos llamó mucho la atención», sostuvo y añadió que esta situación «nunca se había dado, al igual que no presentar ninguna propuesta y abstenerse. Los espacios hay que tratar de ocuparlos, ganarlos o perderlos, pero participar de la compulsa».

«Gran esfuerzo de comprensión y trabajo»

Ante la consulta de por qué cree que se dio esto, el presidente apuntó que «esto muestra una tremenda atomización de algunas fuerzas que no pueden lograr acuerdos. Puede haber distintos pensamientos y corrientes dentro de un mismo espacio político, pero luego lo que se busca es confluir, en este caso, en un candidato en común. Y esto no se logró. Indudablemente los personalismos también tienen que ver».
En medio de este panorama, Cordeviola remarcó que a pesar de la fragmentación del cuerpo su aspiración es que «podamos empezar a trabajar y lograr los grandes acuerdos, sobre todo en las políticas que son importantes para el desarrollo de Azul».
Advirtió que ante la división «no queremos que el Concejo se transforme en una Torre de Babel donde todos hablemos distintos idiomas y no vayamos en un mismo sentido».
Señaló la necesidad de hacer un «gran esfuerzo de comprensión y de trabajo» para aunar voluntades en pos de los distintos proyectos y así impulsar políticas beneficiosas para Azul.
«Siempre va a haber miradas distintas y es la pluralidad de la democracia. Pero hay que tratar que esta atomización no se transforme en una traba sino al contrario, que existan distintas miradas y que en la conjunción de esas miradas salgan mejores proyectos», agregó.

Respeto entre Ejecutivo y Legislativo

En otro tramo de la nota, Cordeviola dio su apreciación sobre cómo cree que influirá su presidencia en la relación del Concejo con el Ejecutivo, que como se sabe hasta ahora no ha sido la mejor.
Al respecto, indicó que «espero el mayor respeto entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y tener el diálogo necesario para que las cosas se encaminen. No estamos caminando en la misma vereda pero sí vamos en la misma dirección».
En este sentido, agregó que «aspiro a tener un buen trato, la comunicación necesaria con el Departamento Ejecutivo y poder proyectar todas aquellas políticas y acciones en beneficio de la comunidad».
Aseguró que con ese objetivo, tratará de tender los «mayores puentes posibles» entre el Concejo y la comunidad y el Concejo y el Ejecutivo, «cada uno con su impronta, con su función y su responsabilidad, tratando de no interponernos en nuestros roles».
Ante la consulta de si habló con el Intendente, dijo que «todavía no».

Desafíos

Por otro lado, Cordeviola advirtió que «el Concejo tiene una alta ponderación en la comunidad porque en estos dos últimos años ha demostrado que por algo y para algo está».
Sobre los dos años que vienen en los que ejercerá la presidencia, entendió que serán «complicados», sobre todo teniendo en cuenta que en 2015 habrá elecciones ejecutivas.
En ese contexto, marcó que «haremos todo el esfuerzo de nuestra parte para encontrar el mejor camino y desarrollar la mayor actividad para la comunidad de Azul».
Hizo hincapié en que el partido de Azul «necesita crecer y desarrollarse y los distintos poderes del Estado por sí solos no lo pueden lograr. Por eso creo que todos tenemos que empezar a mirar un camino con un mismo horizonte, respetando los matices».
Por último, el flamante presidente reconoció que «es difícil, pero si los poderes nos enfrentamos no ayuda a encontrar un camino de encuentros para la comunidad. Son desafíos que los vamos a ir enfrentando a medida que se vayan dando».

11122013_03-joseEl lunes por la noche, José Cordeviola se convirtió en el nuevo presidente del Concejo Deliberante. NACHO CORREA

«LO PEOR QUE NOS PUEDE PASAR ES ENREDARNOS EN DISCUSIONES ESTÉRILES»

En un momento de su charla con este diario, José Cordeviola marcó como las primeras acciones a encarar, la reunión con los presidentes de los distintos bloques y el tomar contacto con lo que hace a la presidencia en sí, las necesidades, el presupuesto proyectado para 2014 y comenzar a delinear una agenda legislativa para 2014. Además, en esta semana deberán quedar conformadas las comisiones.
Preocupación mostró por cuestiones internas del Concejo, como la falta de espacio que ahora más que nunca se pone de manifiesto con la presencia de tantos bloques e interbloques.
«Hay que tratar de poner todos nuestro mejor esfuerzo y voluntad para que la tarea no se vea resentida, porque lo que importa a la ciudadanía es que el trabajo del concejal sea hecho en tiempo y forma y que los mejores proyectos sean aprobados dentro del Concejo Deliberante», consignó.
Asimismo, apuntó que «creo que lo peor que nos puede pasar es enredarnos en discusiones estériles y olvidarnos que estamos por y para la gente. La ciudadanía nos eligió y a ella nos debemos».

«NO TENGO ASPIRACIONES DE PODER NI DE CARGOS»

El que está cumpliendo es el segundo mandato de José Cordeviola como concejal. Asumió por primera vez una banca en el legislativo local en 2007. Luego, en 2011, encabezó la lista de concejales acompañando a Carlos Vignau como candidato a Intendente. Así reingresó al Concejo. Desde ese momento y hasta el lunes pasado fue el presidente del bloque del FAP.
Al hacer un repaso de su trayectoria, recordó que «llegué a la actividad política estando en plena actividad profesional, simplemente por un sentimiento de servicio hacia la comunidad y poder darle algo a Azul».
Añadió en ese contexto que «me parecía que estaba en una etapa de mi vida donde ya había resuelto muchas otras cuestiones y tenía que empezar a dedicarle parte de mi tiempo a lo que para mí fue siempre una asignatura pendiente, como es poder trabajar un poco más comprometidamente por la comunidad».
A todo esto, el flamante presidente advirtió que «estoy donde algunos quieren que esté. No tengo aspiraciones de poder ni de cargos», toda una definición en estos tiempos.