El basural Eco Azul después del incendio

UNA PROBLEMÁTICA QUE SIGUE INTACTA

El basural después del incendio

13112016_06foto-4

El incendio del basural fue controlado una semana después de iniciado. Los rastros del desastre quedan y vuelven, cada día, más caótica la situación.

El miércoles 2 un incendio de importantes proporciones se desató en EcoAzul, el basural a cielo abierto que tiene Azul. Pero no fue hasta el domingo 6 por la tarde que se empezó a sentir en la ciudad, cuando el viento cambió y trajo hacia la zona urbana mucho humo y fuertes olores que hicieron el ambiente irrespirable. Ayer, el humo continuaba y, si bien se controló el incendio, el estado seguía siendo calamitoso.

13112016_03recuadro

El incendio que el miércoles 2 de noviembre se desató en el basural a cielo abierto fue controlado una semana después. Si bien en los primeros días no se informó lo que sucedía, el domingo 6 ya no pudo ocultarse la situación. Es que el humo y un fuerte olor nauseabundo invadieron la ciudad como consecuencia del cambio en la dirección del viento. También fue peligroso circular por la Ruta 3 en esos días, ya que la visibilidad se volvió escasa.

Y así, una vez más se puso en evidencia el calamitoso estado del basural. Aún no se sabe si fue un incendio intencional o natural -producto de la temperatura o vaya uno a saber qué-, pero lo que sí se sabe es que si los residuos se hubiesen manejado como corresponde, nada de esto estaría ocurriendo.

En ese contexto, lejanas, muy lejanas, parecen las promesas del intendente Hernán Bertellys, que si bien es cierto que recibió el basural en condiciones caóticas -producto de la inoperancia en la gestión de su antecesor José Inza-, también es cierto que en repetidas oportunidades se comprometió a trabajar para superar el desastre ambiental.

Ayer por la tarde, en una recorrida fotográfica que realizó este diario pudieron verse máquinas trabajando, intentando apagar los pequeños focos que aún quedan. Máquinas que tuvieron que contratar a un privado local porque el municipio no cuenta con los elementos necesarios para hacer frente a este tipo de contingencias. Al menos esa fue la explicación que se dio desde el Ejecutivo. Lo cierto es que, más allá de cualquier justificación que se pretenda dar, es injustificable que el basural siga en el estado en el que está, con las repercusiones que esto conlleva en la salud de la población.

 

DECLARACIONES DE UN FUNCIONARIO

Desde la comuna, el que salió a hablar fue el encargado de la planta EcoAzul, Ricardo Diorio, quien en diálogo con este diario el miércoles pasado reconoció que la situación los desbordó y, a su vez, justificó de alguna manera lo sucedido por no contar con las herramientas necesarias.

– “La situación ahora la tenemos controlada”, lo dijo el miércoles por la tarde.

– “Esto nos pasó por no tener las máquinas adecuadas. Con la pala que tenemos en EcoAzul hicimos todo lo que pudimos”.

– “El domingo nos cambió el viento y estuvimos con los muchachos de la planta trabajando hasta pasada la medianoche. Con lo que teníamos, hicimos lo que pudimos. Nos desbordó la situación”.

– “Estamos colapsados pero al menos ya lo tenemos controlado”.

– “Fueron muchos años de desidia y estos son los resultados”.

– “Tenemos el compromiso del Ejecutivo de darnos las herramientas necesarias. Las intenciones están”.

– “El tema está en que las 60 toneladas de basura entran todos los días”.


13112016_05-inspeccion

ANTECEDENTES

Por mencionar sólo las últimas intimaciones que tuvo la Municipalidad de Azul por el estado del basural, ya en mayo de 2015 -durante la gestión de José Inza- el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) hizo una inspección en EcoAzul y los resultados fueron contundentes: intimó al municipio para que presente un plan de cierre y saneamiento del relleno.

Entre otras cuestiones, marcó que se estaban arrojando residuos sin control y sin protección, que las celdas no tenían membrana, que había acumulación agua, que los caminos internos estaban en muy mal estado, y detectaron focos de fuego y gran cantidad de vectores.

Esto sucedió en mayo, sin embargo los responsables del OPDS no volvieron a la ciudad para comprobar si algo había cambiado ni exigieron al gobierno de aquel entonces el plan que le había requerido.

En ese marco, la situación del basural siguió agravándose.

Pero la desidia no terminó ahí. Meses después, en octubre de 2015, en medio de un conflicto gremial que mantuvo a EcoAzul sin actividad y cerrado a la entrada de camiones, la gestión Inza no tuvo mejor idea que tirar los residuos generados en la ciudad en dos predios que encontró “al paso”. Primero los arrojó nada menos que en un terreno destinado a la Escuela Agraria -concretamente donde se proyectaba construir el apiario de esa institución, evidenciando además un total desprecio a la educación ya que es despreciable que un municipio arroje los desperdicios de la ciudad en una escuela-. Posteriormente, en menos de 24 horas y ante el repudio generalizado que esa acción generó, abrió otro basural a cielo abierto al elegir un nuevo terreno donde tirar los desperdicios: el del ex aeródromo Teniente Origone, cercano a dos barrios y próximo al frigorífico. Azul fue así una ciudad récord: tenía tres basurales a cielo abierto.

A principios de noviembre de ese mismo año, una nota que el entonces secretario General del SOEMPA, Rubén Rodríguez, dio a este diario hablando de la caótica y preocupante situación generada con la disposición de la basura en EcoAzul, generó que la Fiscalía General Departamental decidiera comenzar con una investigación de oficio “ante la posible comisión de cualquier tipo de delito. Además de lo que tiene que ver con lo específicamente ambiental, se investiga también todo aquello otro que pueda estar relacionado con el incumplimiento de los deberes de funcionario público” de quienes formaban parte de la gestión Inza. Las actuaciones recayeron en la titular de la UFI 2, Laura Margaretic.

En ese marco, la fiscal y policías provinciales especialistas en cuestiones ambientales recorrieron todos los predios usados como basural y tomaron muestras para la realización de pericias. Pasados los meses, los informes no fueron dados a conocer.

Con un poco de atraso, en enero de 2016 inspectores del OPDS volvieron a hacerse presentes en EcoAzul y en los otros dos predios usados por Inza como basurales, a partir de la denuncia de oficio de la Fiscalía General Departamental sobre presuntas irregularidades en la disposición de residuos.

Si bien prefirieron no brindar declaraciones, los funcionarios provinciales ratificaron extraoficialmente que el estado del lugar era “caótico” y elaboraron un informe obligando al municipio -ya estaba la gestión Bertellys- a cumplir determinadas disposiciones, como el saneamiento de los terrenos.

La última vez que llegó una delegación del OPDS fue en febrero, donde constataron los avances en la limpieza de los predios del ex aeródromo y de la Escuela Agraria, pero aparentemente nada se dijo -o al menos no lo dieron a conocer públicamente- del terreno del ex relleno sanitario.

Y las consecuencias están a la vista. El miércoles 2 de este mes un nuevo incendio avanzó sobre el basural, que no fue notorio hasta el domingo por la tarde cuando el viento cambió y la ciudad se vio invadida por humo y fuertes olores dejando al descubierto, una vez más, las consecuencias del pésimo manejo de los residuos.

Un último dato que no debe pasar desapercibido: la causa penal que inició la Fiscalía General Departamental está parada porque no está definida la competencia. Ni la justicia provincial ni la federal quieren hacerse cargo del tema…

13112016_03humo

PROYECTOS, ANUNCIOS Y PROMESAS

El relleno sanitario siempre fue un blanco atractivo para múltiples promesas, algunos anuncios y ciertos proyectos que no se llevaron adelante.

Sin ir más lejos, en julio de 2015 cuando Hernán Bertellys era precandidato a intendente, organizó la presentación de un proyecto de financiación para EcoAzul.

En aquella oportunidad se habló de “sanear el basural, dejar de tener el basural a cielo abierto y trabajar en una planta moderna de tratamientos de residuos”.

El proyecto hacía eje en el saneamiento, en el tratamiento y la distribución final de los residuos sólidos urbanos, y “en el comportamiento higiénico de la población”.

Teniendo en cuenta que Azul produce aproximadamente 60.000 kilos de basura diaria, la planta diseñada para el manejo de la basura tendría una vida útil de entre 10 y 20 años. Con la obra planeada, esa cantidad de desperdicios iba a salir del “circuito nocivo de permanente daño al medio ambiente” y, según prometían, “a lo largo del tiempo, el agua y el aire serán de mejor calidad”…

Viniendo más acá en el tiempo, en su discurso de apertura de sesiones del Concejo Deliberante el 4 de abril de este año, Bertellys marcaba que respecto a EcoAzul iba a trabajar para “evitar su clausura y poder así continuar recibiendo alrededor de 60 toneladas diarias de residuos sólidos urbanos”. Ese día añadía que “la situación continúa siendo delicada debido al enorme impacto ambiental generado durante los últimos tres años”, impacto que sigue generándose al día de hoy.

Hablaba además de la posibilidad de, con el adecuado manejo de los residuos, instalar una planta de biogas y producir fertilizantes en el basural a cielo abierto.

Otra. En mayo de este año, Bertellys se reunió con el senador Alfonso Coll Areco -presidente de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Cámara de Senadores de la Provincia- con quien habló sobre el saneamiento del EcoAzul y las necesidades ambientales del distrito.

“Vamos avanzando para lograr el anunciado saneamiento de nuestro EcoAzul y la construcción de la planta nueva”, dijo en ese entonces el jefe comunal, para agregar luego que “estudios del OPDS nos dan que podríamos estar utilizando un 40% de las 19 hectáreas que tenemos para crear nuevas celdas y mientras ir haciendo el saneamiento de las ya afectadas que están contaminando”. Sin embargo, al día de hoy ni se saneó ni se hicieron nuevas celadas. Al contrario, la basura sigue tirándose anárquicamente en cualquier rincón libre que encuentran.

Una más. El 12 de agosto pasado el Intendente firmaba con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) un convenio de cooperación por medio del cual el municipio adopta y arbitra acciones dirigidas a promover una Gestión Integral de sus Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) y la erradicación de basurales a cielo abierto.

Hasta ahora, nada de esto ha ocurrido…