Concejales buscan evitar el fracking en Tandil

Tandildiario.com

Concejales buscan evitar el

fracking en Tandil

Consejales fracking
Con la concreción de dos herramientas legislativas el bloque de concejales de la UCR avanza para evitar que en Tandil se aplique la técnica de fractura hidráulica para la extracción de gas, petróleo u otros hidrocarburos no convencionales.

Los proyectos, uno de ordenanza y otro de resolución, son el corolario de un trabajo iniciado por los legisladores radicales convocados por la incipiente problemática en la Cuenca de Claromecó, ubicada en la Provincia de Buenos Aires y de la que Tandil forma parte. El presidente de la bancada oficialista, Atilio Magnasco, explicó que «la principal dificultad para prohibir el fracking en Tandil estriba en los alcances de las leyes nacionales y provinciales, que son de jerarquía superior a las que podemos sancionar en los municipios, por eso, trabajando con la Secretaría de Legal y Técnica encontramos una alternativa que, de manera oblicua, nos permitirá llegar al mismo destino, la prohibición de esta técnica tan nociva».

El presidente de la comisión de Producción, Trabajo y Medio Ambiente reveló que la base de los proyectos es la protección del agua como recurso escaso y a la vez indispensable para la vida. En esa dirección, «logramos avanzar en el sentido de proteger el agua y evitar su uso para el fracking, que necesita ingentes cantidades de agua potable o potabilizable para llevarse a cabo». Uno de los antecedentes citados por Magnasco es la Ley 25.688, que establece los presupuestos mínimos ambientales para la preservación de las aguas, su aprovechamiento y uso racional. Además, la Ley General del Ambiente (25.675) ha definido como presupuesto mínimo toda norma que conceda una tutela ambiental uniforme o común para todo el territorio nacional, y tiene por objeto imponer condiciones necesarias para asegurar la protección ambiental. En su contenido, debe prever las condiciones necesarias para garantizar la dinámica de los sistemas ecológicos, mantener la capacidad de carga y, en general, asegurar la preservación ambiental y el desarrollo sustentable. Aunque el municipio no puede recortar ni disminuir lo establecido por la Nación como presupuesto mínimo en cuidado del ambiente, sí podrá sobrepasarlo en beneficio del mismo. Es decir que, de conformidad con la regla de reparto competencial normativo, el municipio debe respetar ese límite mínimo pero también puede extremar y agravar recaudos nacionales, ello con el objetivo de tutelar el ambiente de manera más adecuada, eficaz, completa y preventiva. «Así podrá establecer normas más rigurosas contra la contaminación, con restricciones de mayor severidad, adoptando limitaciones más fuertes contra ciertas actividades, establecimientos, materiales, elementos o manipuleos», reveló Magnasco. El legislador municipal anticipó que «ambos proyectos toman estado legislativo y quedarán en estudio de las comisiones para que los concejales de los demás partidos políticos se expresen sobre el tema». Consideró que los textos elaborados por su bloque «son un paso importantísimo para evitar un mayor deterioro del medio ambiente». Los proyectos fueron girados a los demás concejos deliberantes de la Cuenca de Claromecó porque «es viable que copien la idea para implementarla en sus respectivos municipios».

[booking_pluginbox id=»2475″]

Un comentario sobre “Concejales buscan evitar el fracking en Tandil”

Los comentarios están cerrados.