Chillar celebra hoy 102 años de vida con un reclamo de atención sostenido en el tiempo

ESTO TAMBIÉN ES AZUL (PRIMERA PARTE) – ANTESALA DE UN FESTEJO CON MUCHO RUIDO Y SIN NUECES

Portal Chillar, 13 de mayo 2014 |11:27

 

Chillar celebra hoy 102 años de vida con un reclamo de atención sostenido en el tiempo

 

 

12052014_04_titina

Por Augusto Meyer de La Redacción de El Tiempo

En la desapacible jornada dominguera, este matutino estuvo en la vecina localidad y dialogó con algunos pobladores representativos de Chillar para conocer la actualidad de un pueblo en cuyo derredor se concentra la mayor parte de la riqueza agrícola y ganadera del distrito.

 

Chillar celebra hoy el 102° Aniversario de su fundación. De algunos pobladores de esa próspera tierra, que concentra la mayor parte de la riqueza agrícola y ganadera del distrito de Azul, se desprenden, justamente hoy, un racimo de quejas por una supuesta falta de atención de la Municipalidad en lo que hace a las necesidades que tienen los vecinos de la vecina localidad. Si bien hay quienes le “achacan” esa desatención a las últimas dos gestiones comunales, la mayoría de las voces señalan al gobierno que encabeza el doctor José Manuel Inza. Mientras tanto el sueño de algunos por lograr una emancipación de Azul, para formar un nuevo distrito, sobrevuela en el aire.

Entre otras consideraciones, los lugareños se refirieron a una supuesta falta de mantenimiento en el Hospital tras el alejamiento de la administración que encarnó el doctor Fabián Retaco; dieron cuenta de la necesidad de viviendas; advirtieron sobre la falta de barrido de calles y arreglo de plazas; urgieron soluciones para el mantenimiento de caminos vecinales y calles de tierra del ejido urbano; marcaron falta de presencia del personal de la Delegación Municipal en la vía pública para atender las demandas vecinales; e insistieron con la carencia de industrias que le pongan coto al desarraigo de la juventud chillarense. Además, claro está, de falta de maquinaria vial para el arreglo de caminos y calles. Ante este panorama, los cacharienses se hacen más fuertes y, lejos de dejarse doblegar por las circunstancias, trabajan con un fin común y comunitario; prueba de esto es la realización, año a año, de la Fiesta del Chacarero que organiza el Club Huracán. EL TIEMPO visitó a uno de esos vecinos de Chillar que colabora con esa fiesta del agro y la industria.

 

“Chillar está estancado”

 

Su documento reza: Arnoldo Osvaldo Zabalza Castagnino pero, en el pueblo, todos lo conocen como “Titina”. Papá de Daniela Angie, “Titina” Zabalza, de actuales 88 años de edad, no es otro que aquel ex Delegado Municipal y ex concejal que fuera declarado ciudadano ilustre por el deliberativo durante la presidencia de Luis Conti. Nacido en Olavarría y criado en el campo Las Lagunas (Benito Juárez), Arnoldo se radicó junto con sus padres desde temprana edad en Chillar. Corrían por entonces los años 30’. Cursó los estudios hasta el sexto grado hasta que, al fallecer su progenitor, con apenas 14 años, se fue a trabajar al campo para colaborar con el sustento familiar. Tenía 11 hermanos y había que pagar una deuda que había quedado por la compra de un campo. Apenas comenzada la década del 60, “Titina” se casó con una joven nativa de Plaza Huincul (Neuquén) y adquirió el predio donde actualmente se realiza la Fiesta del Chacarero; allí, además, reside. Hoy, Arnaldo será uno de los tantos chillarenses que dirá presente en los festejos centrales por el 102° Aniversario de la localidad.

“Chillar fue creciendo pero, desde hace unos cuantos años, está estancado. Se han hecho casas,  pero la cantidad de habitantes sigue siendo prácticamente igual, de 3.500 a 4.000. Pertenecemos al Partido y, a veces, las cosas están estancadas. Yo fui dos veces Delegado Municipal  –de diciembre de 1992 al mismo mes de 1993 y, en 1999, cuando se presentó junto con otros ocho candidatos a comandar los destinos de la localidad y ganó- y sé que muchas veces dependemos más de Azul”, indicó. “Con Omar Duclós fue la primera y única vez que al Delegado lo eligió la gente del pueblo, ya que antes y después siempre fueron puestos ‘de arriba’. Tomé una carga pública para responderle a la gente, estando cerca de ellos. Aprendí en el campo, a la intemperie, qué es lo que necesita la gente”, agregó. Zabalza ponderó el hecho de vivir en una localidad donde prácticamente todos se conocen. “Me gusta ceder el predio donde se realiza la fiesta; es mi forma de colaborar. Es un grupo (el del Club Huracán) grande de gente que trabaja bien y, gracias a Dios, entre ellos se ve a mucha juventud, que es lo más lindo de todo. En Chillar no hacemos diferencia política ni de otra índole y nos tratamos y ayudamos entre  todos por igual. Hay una amistad, un conocimiento y un respeto de muchos años entre los distintos integrantes de la comunidad”, resaltó.

 

En tiempos pasados

 

El entrevistado ratificó la amistad y respeto, más allá de las coincidencias ideológicas, que tenía con quien fuera el primer intendente de Azul desde el regreso al período democrático. “Rubén De Paula me pidió que asumiera como Delegado; ‘Polilla’ hizo mucho por Chillar: fue él quien trajo la red de gas al pueblo. De hecho, casi todos los intendentes estuvieron siempre. Hoy lo que hay es poca atención. De todas formas, en mis épocas de Delegado, yo iba y le pedía directamente al Intendente lo que necesitábamos. Y cuando una herramienta iba a reparación; había que hacerse del tiempo para ir al taller, tomar unos mates y gestionar para recuperar esa herramienta cuanto antes. Y destaco que el personal que tuve a mi cargo, siempre fue muy activo y colaborador”,señaló.

“Titina” admitió que hubo tres momentos en que los chillarenses se plantearon una eventual autonomía de Azul, pero que nunca llegaron a sumar 10.000 habitantes. “Desde el ‘55 o ‘60 se procuró llegar a eso. Hay que conocer los números y las finanzas para saber si se puede hacer. Los distritos de Azul y Juárez resistirían desprenderse de las porciones de tierra agrícola y ganadera más ricas de la zona para que se forme, con ellas, el partido de Chillar”, advirtió.

Zabalza amanecería hoy esperanzado con una jornada festiva en la localidad. Los chillarenses se lo merecen. “Debe ser un día de fiesta. 102 años no se cumplen todos los días. Te lo digo yo que tengo 88  y el pueblo me lleva 14 nada más…”, expresó para cerrar con una sonrisa.

 

EL DATO

 

Hoy, durante los festejos por el 102° Aniversario de la fundación de Chillar, integrantes de cooperadoras escolares ofrecerán tortas fritas, a fin de recaudar fondos para la manutención de los establecimientos educativos.  “Estamos contentos porque es el cumpleaños, pero no se ha organizado nada especial. Antes se hacían cenas y fiestas”, dijo Mabel Kohli. Si bien no se conoció el programa oficial de actos, se especula que, tras la entonación del Himno, habrá palabras alusivas de la Delegada Lourdes Gaitán y el Intendente Municipal.

 

“LAS CHICAS DE LA BOUTIQUE”, INFALTABLE CUOTA SOLIDARIA 

 

12052014_04_solidarias

 

Trabajar por los demás. Eso es lo mueve al grupo autodenominado “Las chicas de la boutique”, un emprendimiento que lleva más de doce años y que, en Chillar, da que hablar. Se trata de una feria americana que atienden lunes y viernes y que tiene, entre tantas colaboradoras, a María Luz MentastiSandra Urreta y Delia, ésta última una de las fervientes colaboradoras que falleció hace dos años atrás y el resto de las compañeras recuerda con afecto. Una de las “fundadoras” de la movida que tiene como misión recaudar fondos para adquirir aparatología para el Hospital de la localidad es Olga Pena de Parra, de 90 años, una de las tres enfermeras que el nosocomio tuvo desde su misma inauguración. Fueron 32 años, toda una vida, dejadas allí en momentos que se cumplían turnos de 24×48 horas y el centro de salud contaba con un quirófano, atendido por médicos que viajaban desde Azul.

Nacida en Tres Arroyos y tras una breve residencia en Rauch, Olga llegó a Chillar con apenas 2 años de vida, de la mano de su padre –peón de campo- y su madre, modista. “El pueblo estuvo mucho tiempo paralizado. Lo quiero tanto y veo tantas cosas que me queda la idea que acá se hace todo bien”, indicó la mujer, que tiene dos hijos, uno de los cuales reside en Olavarría.

Por su parte, Mabel Kohli, otra de las integrantes del equipo, nació hace 74 en Chillar y tiene una visión que muchos pobladores de la localidad comparten respecto del “acercamiento” evidenciado por las autoridades comunales olavarrienses (ver aparte). “Es interesante que el intendente de Olavarría (José María Eseverri) nos mande saludos y se interese por Chillar. Es una belleza la autovía que se construyó entre Chillar y Olavarría”, sostuvo Kohli, para mencionar algunas necesidades cruciales. “Necesitamos que den más trabajo; los chicos se tienen que ir y nos quedamos nosotros, los grandes. Ellos terminan el secundario y se van, y no siempre a Azul sino a Tandil, Mar del Plata y hasta Tierra del Fuego. Algunos vuelven, pero no todos”, mencionó.

En Chillar, afirman los pobladores, “es bravo” conseguir trabajo; hay remiseros, pero con la demanda acotada a la reducida demanda, y fleteros directamente no hay. “No hay matadero y de la promesa que hicieron de un molino que iba a emplear a 200 trabajadores, quedó en la nada. No hay trabajo para los chicos; fábricas ni nada. Es triste para nosotras como mamás, pero es así”, se quejó Kholi.

Blanca Dellacasagrande de Zabalza, chillarense de 71 años, es una agradecida de la respuesta que tiene la feria americana en la misma comunidad. Ellas reciben ropa en buen estado que venden a beneficio de la Cooperadora del Hospital. Así lograron comprar un carro con capacidad para 32 bandejas para transporte de comida caliente (fueron más de 30.000 los pesos invertidos); un aspirador, una camilla de emergencia, una incubadora, una estufa esterilizadora para la unidad sanitaria, sábanas y colchas. “No damos dinero sino aparatología. El 20 de agosto de 2002 nació la idea con una actividad artística a beneficio del hospital frente a la Delegación; allí hubo estatuas vivientes que se movían si alguien donaba algún insumo; un artista local pintaba en los brazos de la gente que pagaba por eso; se vendían tortas y a alguien se le ocurrió llevar un perchero. Así empezó todo y hoy nos llevan, además de ropa, utensilios de cocina y calzado”,señaló.

 

ANÉCDOTAS DE PELUQUERÍA

 

12052014_04_PELU

Oscar Ollearo, de 77 años, alias “El Ruso”, es propietario de una peluquería en Chillar, con paredes impregnadas de historias risueñas. Recientemente a un cliente de la vieja época, “El Ruso” le recordó que 67 de sus 77 años de vida, él estuvo a su servicio. “Primero lustrándole los zapatos; a los 12 o 13 años, cuando empecé a enjabonar, como paso previo a la afeitada y, a los 17 años cuando, siendo músico,  lo hacía bailar a él y su pareja, una mujer que hoy tiene 88 años y vive en Tandil”, indicó.

El peluquero dio cuenta de otra experiencia que vivió junto a otro cliente:  José Bayle, un tipo “buenachón”, en el marco de la inauguración del mástil de la Escuela N° 8, de Chillar.  “Mi patrón, aquel que me dejó la peluquería, me dijo que le hiciera señas cuando salieran los chicos de la escuela.  No había entonces espuma de afeitar, como hay ahora; se usaba un polvo que se aplicaba con brocha. Cuando José escuchó la trompeta anunciando el acto escolar, me pidió que deje de trabajar con la brocha, se levantó del sillón, salió a la vereda y comenzó a caminar en dirección a la escuela, que estaba a media cuadra. Introdujo sus manos en los bolsillos del mameluco y caminó. Los chicos no le dieron importancia a lo que sucedía en el acto y miraron, asombrados, al hombre de la ‘trompa blanca’”, detalló.

En otro orden, se consultó a Ollearo sobre el estado de Chillar, su tierra natal. “Al pueblo lo veo desprolijo. Dejé en la vereda rollos con hojas que se habían acumulado en las canaletas y llevan más de ocho días sin que nadie los levante. Así y todo me gusta mi pueblo”, manifestó.

 

“CADA DÍA ESTAMOS MÁS CERCA”

 

El Intendente de Olavarría, José María Eseverri, junto con los senadores provinciales Héctor VitaleCarolina Szelagowski y Alfonso Coll Areco, saludan al Pueblo de Chillar con motivo de conmemorarse hoy un nuevo aniversario de la localidad. “El desarrollo productivo de la localidad y las oportunidades que brinda Olavarría, hace que los vecinos de nuestra ciudad y los de la localidad de Chillar puedan decir que cada estamos más cerca”, dijo Eseverri. “Día a día vemos en nuestra ciudad, como los vecinos de Chillar se acercan a Olavarría y eso confirma y ratifica la decisión de aquellos hacedores que hicieron realidad el sueño del Enlace de las Nacionales 3 y 226”, añadió.

Eseverri habló de la necesidad de trabajar pensando en el futuro conjunto de ambas localidades.“Tenemos que pensarnos juntos para lograr un mayor desarrolló regional y que Azul pueda sumarse a un nuevo escenario”, dijo. “Chillar y su pujanza productiva a través  del sector agropecuario requiere de previsibilidad y reglas de juego claras en cuanto a la economía”, indicó Eseverri y agregó: “Para cuando eso llegue, y gracias a la cercanía con el centro carretero y productivo de la Provincia, seguramente se podrán cumplir los sueños y anhelos de los chillarenses”.

Al resaltar el trabajo en pos de la integración, el jefe comunal olavarriense sostuvo que “en Azul y gracias al esfuerzo de  los concejales Pablo Yannibelli, Ramiro Ortíz y Ulises Urquiza, el Frente Renovador está trabajando para hacer realidad esos sueños y anhelos de los chillarenses”.(Fuente: Prensa Renovador)

 

hotel Brasil

anunciate01_PCh

turismo chillar air

[booking_pluginbox id=»2475″]