En el desfile por el aniversario de la ciudad, Inza resaltó la decisión política de terminar la Escuela 17

181 Aniversario de Azul

Parte de prensa – 15 de diciembre 2013

En el desfile por el aniversario de la ciudad

Inza resaltó la decisión política de terminar la Escuela 17

Se desarrollaron hoy parte de los actos por el 181º Aniversario de la ciudad. En primer lugar se  procedió a habilitar la temporada de verano, se inauguraron los nuevos fogones y se llevó a cabo el tradicional desfile con la palabra del mandatario azuleños José Inza, quien resaltó el empuje de la ciudad y el crecimiento que se vive estos últimos años. Además reafirmó la decisión política de aportar el dinero para que después de ocho años se pueda culminar la reconstrucción de la Escuela 17.
A las 18, en el puente Moto Arias, el Intendente Municipal encabezó la bendición de aguas para dejar inaugurada formalmente la temporada estival. La ceremonia estuvo a cargo del cura párroco Luis Bove.
Posteriormente, la comitiva se trasladó hacia Playa Grande donde se procedió a realizar la inauguración de los fogones construidos por el personal de la Secretaría de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos. También se instalaron nuevas luminarias ornamentales y varias piletas.
Dentro de las tareas realizas en el paseo se efectuó la pintura de todo el espacio público y limpieza del arroyo; se realizó la adecuación necesaria en los distintos edificios históricos y se mejoraron las duchas, bicicleteros y fogones.
Tanto en Playa Grande como en Playa chica, una cuadrilla realizó tareas de acondicionamiento con un tractor equipado con una rastra y se colocó arena para mejorarlo.
Previo a la inauguración se avanzó en la limpieza del piletón y también, se ampliaron las márgenes del arroyo a la altura de la pista de atletismo, lo que permite una mayor circulación del caudal de agua.
Finalizado el acto inaugural, las autoridades se trasladaron hacia el palco ubicado sobre Avenida Urioste donde se realizó el tradicional desfile.
Participaron junto a José Inza su esposa Rita Nuñez, el presidente del Concejo Deliberante José Cordeviola, el presidente del Consejo Escolar Gabriel Terra, el diputado Adrián Pérez, el delegado de Cacharí Diego Zariati, Funcionarios, Concejales, Consejeros Escolares, autoridades policiales y militares.
En la oportunidad, el intendente José Inza se dirigió a los presentes y resaltó principalmente el crecimiento de la ciudad y la constante tarea que se realiza desde su gestión para avanzar en distintos temas. En ese contexto resaltó la decisión política que adoptó en los últimos días, de aportar el dinero necesario para que de una vez por todas y después de ocho años de espera, la comunidad educativa de la Escuela 17 pueda regresar al edificio que fue víctima de un feroz incendio.

Balneario (foto Martin Mazza)06

Se transcribe el discurso del intendente José Inza:

“181º años han pasado desde la fundación de nuestra querida ciudad. Seguramente, el coronel Pedro Burgos nunca soñó que el Fuerte Federación, y esa pequeña población lindera a la fortaleza, bautizado San Serapio Mártir, enclavada en el mismo centro de la pampa húmeda, algún día se transformaría en esta hermosa y pujante ciudad.
El objetivo de Juan Manuel de Rosas, al encomendar a su coronel de confianza incursionar en la pampa húmeda, era instalar una base cabecera en la zona, para iniciar la campaña del destierro; pero ese fue sólo el comienzo de una larga y rica historia que hoy cumple 181 años.
Estratégicamente, la ubicación era clave y privilegiada, a la vera del Calfucó y en el propio centro de la pampa.
Con el paso de los años, se generaron profundas transformaciones en el país, cambió por completo el mapa de las vías y medios de comunicación terrestre. Se construyeron miles de kilómetros de rutas, que unieron los puntos más importantes de la provincia de Buenos Aires, se complementó el transporte por ferrocarril. Nacieron, progresaron y languidecieron muchos pueblos al compás de los cambios, a veces violentos, que le impuso la sociedad capitalista de nuestro tiempo.
Las diferentes comunidades de nuestro país se tuvieron que adaptar a nuevas realidades, con ventajas y desventajas relativas, según el nuevo escenario imperante.
Algunos pueblos progresaron y crecieron de manera incesante, otros lo hicieron más lentamente y varios se hundieron en el olvido.
Hoy, más allá del paso del tiempo y de los cambios que impuso la historia, geográficamente nuestra ciudad sigue siendo el punto estratégico más importante del centro de la provincia más rica del país.
Azul creció, cumpliendo etapas bien marcadas en su historia. Tuvo momentos de florecimiento inigualable, y también pasó por coyunturas adversas, que nos sumieron en una inercia apática difícil de revertir.
Sin embargo, la historia de Azul se fue escribiendo con letras de oro durante sus 181 años.
Hoy es nuestra ciudad un importante centro de referencia nacional y provincial.
Nuestro patrimonio cultural, es reconocido y valorado en el país entero.
El patrimonio artístico y arquitectónico azuleño provoca la genuina admiración de nuestros visitantes.
Ayer mismo, hemos dejado inaugurado la gran obra “El Malón de Piedra” del reconocido escultor Omar Stella, en el margen del Lago Güemes.
Esta escultura se suma a las grandes obras de Salamone, la obra escultórica del Quijote de Regazzoni, el mural de Rep y a la “Plaza de los Pueblos Originarios
Al valiosísimo patrimonio arquitectónico proveniente de las grandes obras emprendidas en la primera mitad del siglo XX, que hoy admiran nuestros visitantes y vecinos.
También Azul se ha transformado en un importante centro de la Administración pública, y es sede de vitales dependencias administrativas provinciales y nacionales.
El Departamento Judicial de Azul ha ido creciendo y afianzándose a lo largo de los años, transformándose en uno de los más importantes de la provincia.
Contamos con gran cantidad de instituciones educativas de todos los niveles, que no sólo satisfacen la demanda local, sino que también reciben estudiantes de toda la región.
Y refiriéndome a la importancia de las instituciones educativas, no puedo dejar de expresar que una de las instituciones más emblemáticas de la ciudad, la Escuela 17, presa de un voraz incendio hace ocho años, finalmente será terminada y habilitada.
El Gobierno Municipal, en acuerdo con los representantes institucionales de la educación en el distrito, con la Cooperadora de la escuela y por impulso de toda la comunidad de Azul, ha decidido poner todo el dinero necesario para culminar la obra de una vez por todas. Es imprescindible que la escuela no se transforme en un monumento a la desidia y la indiferencia. Los azuleños debemos sentirnos orgullosos algún día, de haber cumplido con nuestros niños y con la educación en Azul.
Nos hemos transformado en una ciudad universitaria con excelentes perspectivas para el futuro. Ello abre un gran campo para la formación de profesionales en distintas disciplinas y también para la investigación básica, esencial para el desarrollo de toda sociedad.
Hemos logrado desarrollar una intensa actividad social, cultural y deportiva, que hoy se ve expresada por la gran cantidad de instituciones intermedias. Ellas nuclean a los distintos sectores que comparten la vida en comunidad y representan el sostén y el motor que impulsa con fuerza a todos los emprendimientos.
La actividad económica ha crecido progresivamente, se ha diversificado, agregando a la natural potencia de la actividad industrial, gran diversidad de servicios y una intensa actividad comercial. Todos estos desarrollos económicos se han beneficiado de una manera determinada en los últimos diez años, al amparo de un proyecto político/económico virtuoso, basado en la sustitución de importaciones, estimulo del consumo y control del sistema financiero.
Lo que yo quiero transmitirles, con esta breve descripción de lo que es hoy nuestra querida ciudad, es una reflexión optimista de nuestro futuro posible.
Lo que quiero destacar es el gran potencial que tenemos los azuleños, para instrumental todas las transformaciones necesarias; para que más allá del crecimiento natural que aspiramos para nuestra comunidad, este se desarrolle con equidad y adecuada distribución. La interpelación tiene que ser mutua: Estado-Pueblo / Pueblo – Estado. Esta interacción armónica con la participación de todos los sectores sociales y políticos que deseamos convivir en democracia, tiene que ser la fórmula magistral para que juntos logremos el Azul grande, progresista, cálido y abierto con que todos soñamos.
¡Saludos a todos, Feliz cumpleaños Azul!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.