Una visita y recorrida que no tuvo desperdicio

EL TIEMPO, EN EL RELLENO SANITARIO DE OLAVARRÍA (PRIMERA PARTE)


Portal Chillar |18 de octubre de 2015 |20:37

Una visita y recorrida que no tuvo desperdicio

 

18102015_16_pileta Las piletas donde decantan los lixiviados que emergen de las celdas “selladas”.

Escribe: Augusto Meyer De la Redacción de EL TIEMPO
El mérito principal de Olavarría es que tiene políticas a largo plazo. Más allá de que eso implique hablar bien del jefe comunal de turno, es un reflejo de una idiosincrasia diferente a la del azuleño, que es renuente a reclamar a sus autoridades y, con el estado que tiene en la actualidad, a la Eco Azul sólo la mira “de reojo”. Total, no está en la ciudad… y así estamos. –

La visita y recorrida que EL TIEMPO realizó el viernes por la mañana en el relleno sanitario de Olavarría permite sacar algunas primeras conclusiones.
La primera es que el municipio del distrito vecino desde hace tiempo sabe qué hacer con los residuos domiciliarios: previa licitación dejó su administración en manos de la empresa Transportes Malvinas S.R.L (la misma firma que opera en Azul en la recolección y barrido de calles).
Lo otro es que a partir del estado general que presentan el relleno olavarriense y el azuleño, es evidente que los gobernantes de este último Partido llevan años sin prestarle la debida atención a la cuestión de la basura que todos generamos en los hogares, y la ciudadanía no les hace ver que están en un error.
En este punto cabe mencionar que la gestión de José Inza irresponsablemente profundizó –con medidas desacertadas- la desidia sobre el tema, a pesar de inversiones millonarias en maquinarias que nadie sabe dónde están.
18102015_14_relleno1A la izquierda, una de las tantas vistas del basural a cielo abierto de Azul. A la derecha, una de las celdas del relleno sanitario de Olavarría. Dos manejos de la basura, dos realidades distantes 45 kilómetros entre sí.

18102015_18_tierraUn camión volcador se descarta de la tierra con la que se va tapando en forma progresiva la basura.

Caminos posibles a seguir –

Otro punto digno de mención, en virtud de lo que surge de la comparación fotográfica de uno y otro manejo, es que al próximo Intendente local le llevará mucho tiempo –y presupuesto, obviamente- el poner en condiciones el actual emplazamiento del relleno para su reutilización o su cierre definitivo, y la búsqueda de otro terreno donde “empezar de cero” y siguiendo al pie de la letra lo que exigen las reglamentaciones vigentes.
Finalmente cae de madura la pregunta en cuanto a cómo es posible que la Provincia haga “la vista gorda” y, más allá del acta que labró tiempo atrás instando a la Comuna a regularizar el decadente estado de la EcoAzul, permita que se avance con la conformación de basurales a cielo abierto por toda la ciudad.
En un segundo envío, a publicarse en próximas ediciones, daremos cuenta de cuál es la operatoria que Malvinas realiza en el relleno sanitario olavarriense. El año pasado la firma privada realizó una exposición de ese manejo en el ámbito del Concejo Deliberante de Azul, en el marco de una audiencia pública, pero no se avanzó en consecuencia y el relleno sanitario local se encuentra en las penosas condiciones conocidas por todos.

18102015_14_sanitarioComo en La Loma del Parque –

Teniendo en cuenta el presente de la Eco Azul, cuesta imaginarse abrir el predio para realizar visitas guiadas de estudiantes y, menos aún, acostarse en la cima de una de las celdas para ser “acariciados” por los rayos del sol.
Esas dos situaciones se dieron el año pasado en el relleno sanitario de Olavarría.
Hubo niños de jardines de infantes y de nivel primario, así como adolescentes del secundario y estudiantes universitarios, que recorrieron el lugar al que van a parar los residuos domiciliarios de todo el Partido de Olavarría.
Incluso en el marco de un Congreso Nacional de Ingeniería Civil que se llevó a cabo en la vecina ciudad, alumnos de universidades nacionales se arrojaron sobre el colchón de pasto que, como si se tratase de la Loma del Parque Municipal de Azul, emerge de una de las celdas repleta de basura, donde ni siquiera es perceptible el olor a residuos.
Los enviados de EL TIEMPO hicieron un recorrido por esa misma celda (utilizada entre 1999 y 2005 y que contiene unas 85.000 toneladas de basura), donde a simple vista están dispuestas las bombas que derivan el biogás que se desprende de los residuos hasta una planta reductora.
Por debajo de esta “montaña” de residuos no visibles, se encuentran los piletones donde decantan por la misma pendiente los líquidos lixiviados para su conveniente tratamiento.
El relleno sanitario de Olavarría cuenta con más de 35 hectáreas y, como muestra elocuente de lo que es un trabajo a largo plazo, el emprendimiento ya tiene reservadas otras 16 hectáreas, lo que garantiza el lugar para tener la disposición final de residuos hasta el año 2050.

18102015_16_pesaje1Un camión recolector en el pesaje, previo a una de las tantas descargas de residuos que se realizan en el relleno sanitario. “Gracias a Dios venimos trabajando bien” –

A priori se podría creer que, el tener un relleno sanitario como el que tiene actualmente Olavarría y en el estado que está, implica una cantidad de mano de obra importante y el acceso a un volumen significativo de maquinaria.
Sin embargo, en este aspecto no existen diferencias sustanciales con los recursos con los que puede contar (si funcionara como corresponde) la planta de Eco Azul.
Según se pudo saber son sólo 9 personas las que están afectadas directamente al relleno olavarriense, donde se recepcionan residuos las 24 horas los 365 días del año y se cuenta con un topador, una pala cargadora y un camión volcador (todos provistos por la empresa que tiene a su cargo la concesión del servicio) y, eventualmente, una retroexcavadora.
Hasta para casos de la avería de una maquinaria, la empresa está obligada por contrato a reponer el vehículo en un lapso no mayor a las 24 horas a fin de garantizar el desenvolvimiento del relleno.
A los efectos de tener un control más riguroso del personal y de las maquinarias, la concesionaria dispone de un control satelital por el cual se puede determinar la cantidad de horas/trabajo y el sector recorrido por las distintas maquinarias, con excepción del topador.
Desde el mismo ingreso de los camiones recolectores (que transportan entre 8 y 9 toneladas por viaje) o de cualquier vehículo particular se tiene un control del peso del material a depositar, ya que el acceso al predio es pasando por una balanza de gran porte que impide la circulación de una carga superior a las 50 toneladas.
El personal que se desempeña en la planta de disposición final de residuos de la vecina ciudad realiza capacitaciones en forma constante y, en el caso de Olavarría, Malvinas cuenta con un total de 11 servicios a cumplir por contrato, ya que debe realizar barrido, recolección y disposición final en todo el Partido, incluyendo la ciudad cabecera y las localidades que forman parte del distrito.

18102015_16_inge1El Ingeniero Civil Emanuel Laportilla es el responsable del Mantenimiento Urbano de la Municipalidad de Olavarría y, por ende, tiene a su cargo la supervisión de los servicios de barrido, recolección y disposición final de los residuos.
El profesional ingresó en el municipio olavarriense en el año 2011, en simultáneo con la concesión que se le otorgó a la empresa Transportes Malvinas S.R.L. Laportilla tiene a su cargo la supervisión de la prestación de servicios que alcanzan a 110.000 habitantes en el distrito (más de 90.000 en la ciudad cabecera), incluyendo a los pobladores de Loma Negra, Sierra Chica, Sierras Bayas e Hinojo, entre otras, donde opera la misma empresa en un radio de 30 kilómetros.
El funcionario, en diálogo con EL TIEMPO al término del recorrido, hizo hincapié en la importancia que tiene el correcto funcionamiento del relleno sanitario.
“Todo lo que es la recolección y el barrido va a finalizar al relleno sanitario, predio que tiene que cumplir con todas las reglamentaciones y leyes que exige la provincia para que opere bajo ciertos parámetros de calidad. Se hace un control y, gracias a Dios, venimos trabajando bien”, indicó.
Consultado sobre las características del sitio explicó que “es un relleno de disposición final donde se descarga un promedio de cien toneladas diarias, que son los residuos de todo el Partido”, para luego detallar la operatoria del manejo interno y cotidiano.
“Los camiones descargan, con una topadora se distribuye dentro de una celda que está previamente impermeabilizada y se lo tapa con tierra que trae un camión volcador”, acotó.
Laportilla hizo mención de los procesos que va desencadenando la basura depositada y qué se hace con ella.
“La basura, cuando se dispone, a través del tiempo produce una descomposición de metano y dióxido de carbono que genera un gas que queda encapsulado dentro de la celda. También produce un líquido que es el mismo que se genera cuando se dispone en el cesto de residuos en el domicilio. Esos efluentes, el gaseoso y el líquido, se capturan a través de una planta de biogás que extrae el gas y otro por medio de gravedad que se va absorbiendo en lixidiado. El metano que genera la basura se quema antes de liberarlo al medio ambiente y el líquido se la hace un tratamiento de disposición tipo permanencia en unos piletones que están hormigonados para evitar posibles filtraciones. De esos piletones pasa a unas plantas palustres que absorbe la materia contaminante, de ahí a una planta de cloración y luego se vuelca en el arroyo”, advirtió.

18102015_15_entradaEl predio al que llega la basura que se junta en todo el distrito de Olavarría, que cuenta con unos 110.000 habitantes. ¿Al museo? No, al relleno –

“El año pasado tuvimos la visita de alumnos tanto de inicial, primaria, secundaria, terciaria y universitaria. En octubre de 2014 un encuentro de Ingeniería Civil a nivel nacional se realizó en Olavarría y vinieron casi 200 alumnos a visitar lo que es el complejo para conocer cómo es la operación del relleno sanitario. A los chicos de los jardines y las escuelas se les explica cómo se trabaja con la basura y, cuando finaliza esa instrucción, se hace una visita al relleno. Los nenes se van encantados de ver cómo operan las máquinas”, expresó Laportilla.
Según mencionó, no sólo se viene pensando en la disposición final de los residuos domiciliarios en la vecina ciudad sino que también se busca alcanzar la etapa de reciclado.
“Hace un par de años se comenzó con la separación de las botellas de plástico en diferentes puntos de la ciudad y ya viene bastante avanzado el proyecto de una planta de reciclado en el mismo relleno. La idea es focalizarnos en la separación del residuo y lo que no sirve para reciclar, destinarlo al relleno sanitario”, señaló.
El Ingeniero ratificó que el concesionario del servicio debe “por pliego”, “hacer un estudio de impacto ambiental anualmente, algo que también le exigen el municipio y el OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), que realiza inspecciones en forma sorpresiva”.
Además, detalló Laportilla, Transportes Malvinas S.R.L “tiene la aprobación de las normas ISO 9001 y 14001, que son las de calidad y de la medio ambiente. Estamos cumpliendo con todos los parámetros bioambientales”.

18102015_15_bombasLas bombas que extraen el biogás de la celda más antigua de las tres que existen en el relleno sanitario de la vecina ciudad.


anunciate01_PCh