Archivo de la etiqueta: salado

Manejo de suelos, Estudio de la evolución en las propiedades químicas en la Cuenca del Salado

“www.chillar.com.ar” – Premio Caduceo 2016 < – > Arbol de la Vida*

Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA

cid:image007.jpg@01D28978.48D7F8C0

Manejo de suelos, Estudio de la  evolución en las propiedades químicas en la Cuenca del Salado

Desde la década del 70 a esta parte en la región pampeana argentina se ha venido dando un proceso de agriculturización. En los últimos años el mismo se ha manifestado más en la intensificación de la producción, que en la expansión territorial de los cultivos. Ese proceso que en el centro de la Provincia de Buenos Aires ha generado cambios en el modo de producir y afectaría la calidad de los suelos, es materia de estudio para un equipo técnico de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA.

Según describen los profesionales del Instituto “la Cuenca del Salado bonaerense, típicamente ganadera, ha incorporado la agricultura en sus mejores suelos”, mientras que “la concentración de la ganadería en suelos de menor aptitud, motivó la siembra de cultivos para producir forraje y granos, desconociendo la sustentabilidad de esos ambientes”.

Dado que el análisis de los suelos permite determinar su dimensión productiva y cómo los mismos han evolucionado ante los cambios registrados en los sistemas agrícolo – ganaderos, referentes de la Estación Experimental Cuenca del Salado han realizado un estudio con el objetivo de “evaluar la evolución en las propiedades químicas en suelos bajos de la región, a partir de una experiencia con tres rotaciones: agrícola, mixta y ganadera intensiva, manteniendo como testigo el campo natural”.

La acción de investigación contempló que tanto “las propiedades químicas del suelo como el potencial de hidrógeno (pH), la conductividad eléctrica (CE), la capacidad de intercambio catiónico (CIC) y el porcentaje de sodio intercambiable (PSI) afectan la disponibilidad de nutrientes y la actividad de los microorganismos del suelo, alterando el crecimiento vegetal”.

El trabajo se llevó a cabo en el Partido de Ayacucho, sobre un lote dominado por un suelo “bajo dulce” (Natracuol típico serie Guido 50% y Ayacucho 30%), con 20% de “bajo alcalino” (Natracualf vértico serie Cherforó). Para su ejecución “se planificó un ensayo a 6 años, en franjas, con 3 repeticiones”. En base al relieve y a los datos de suelos se fraccionó el lote en 4 tratamientos de aproximadamente 15 hectáreas, con 3 tipos de suelo geo-referenciados (bloque A y B en Natracuol y bloque C, Natracualf). Los tratamientos fueron: el campo natural y las rotaciones: agrícola, mixta y ganadera intensiva (CN, RA, RM, RG, respectivamente) y los cultivos durante la experiencia “se realizaron en siembra directa en secuencias (Cuadro 1).

cid:image008.jpg@01D28978.48D7F8C0

Durante los 3 primeros ciclos, 2011/12, 2012/13, 2013/14, “se muestreó anualmente el horizonte A (hasta 12cm) para determinar: pH, CE (mmohs/cm), PSI (%), CIC (meq/100gs suelo), en el Laboratorio de Análisis de Suelos de la E.E.A Balcarce del INTA.

El estudio permitió verificar que “el pH, la CE y el PSI, presentaron diferencias significativas entre ciclos y tipo de suelo, pero no entre tratamientos” (Cuadro 2). La CIC mostró interacción tratamiento* ciclo y efectos puros debidos al tipo de suelo (Figura 1). Según los técnicos del INTA “las diferencias entre tipos de suelos eran esperables, dado que se fijaron los sitios de muestreos contemplando la aptitud del suelo, siendo el Natracualf (bloque C) el que presenta mayor pH y CE, clasificado como moderadamente alcalino y ligeramente salino, y sódico (> 15% PSI), con una menor Capacidad de Inercambio Catiónico”. Por su parte “los Natracuoles (bloques A y B) son neutros a  ligeramente alcalinos, y sin salinidad a muy ligeramente salinos, y no sódicos, con mayor capacidad de retención de nutrientes”.

Los profesionales a cargo del estudio notaron además que “el incremento en potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y el porcentaje de sodio intercambiable entre ciclos, podría ser un efecto de deterioro del suelo, por la presencia de suelo desnudo y por pisoteo de la hacienda, entre cultivos,  verdeos e incluso Campo Natural intensamente utilizado, que provocaría una mayor evaporación con ascenso de sales, determinando la salinización o alcalinización en superficie”. También “podría deberse a la secuencia de inundaciones y sequías que comúnmente afectan estos ambientes, y alteran temporalmente los parámetros de suelo”. En ambos casos los profesionales del INTA señalan que “el exceso de sodio en el suelo desestabiliza y colapsa el sistema de poros, y afecta la movilidad del agua del suelo, la infiltración y la disponibilidad de agua para las raíces”.

Según las observaciones “los tratamientos presentaron escasas diferencias en potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y el porcentaje de sodio intercambiable” y en base a los registros los técnicos mencionan que “el Campo Natural y la Rotación Ganadera quedaron en una fracción del lote con mayor proporción de suelo sódico (PSI >15%)”, (Figura 1).

cid:image009.jpg@01D28978.48D7F8C0 

La capacidad de intercambio catiónico “presentó diferencias entre tratamientos según los ciclos” (Figura 1). El Campo Natural “mantuvo estable los valores de capacidad de intercambio catiónico entre ciclos (Figura 2), y las rotaciones mostraron valores superiores en el primero, disminuyendo significativamente en el segundo y tercer ciclo”. Las menores capacidad de intercambio catiónico en las rotaciones manifiestan “un empobrecimiento del suelo, con menor disponibilidad de nutrientes para la planta”. La menor capacidad de intercambio catiónico “estaría relacionada con el aumento en el potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y especialmente el porcentaje de sodio intercambiable”, observada en el trabajo.

cid:image010.jpg@01D28978.48D7F8C0

 

cid:image011.jpg@01D28978.48D7F8C0

 

Con el trabajo los técnicos del INTA Cuenca del Salado pudieron determinar que “el potencial de hidrógeno, la conductividad eléctrica y el porcentaje de sodio intercambiable evolucionaron negativamente, lo que podría ser un efecto conjunto del uso del suelo y eventos de sequía/inundación naturales en ambientes de la Cuenca del Salado”. Asimismo observaron que “la disminución en la capacidad de intercambio catiónico en las rotaciones durante el 2°ciclo, evidenciaría los primeros síntomas de degradación y fragilidad de estos ambientes al intensificar la producción en base a cultivos anuales”.

 

El seguimiento contó con el apoyo del propietario, asesores y personal del Establecimiento La Payana; referentes del CREA Región Sudeste y el financiamiento del Proyectos Regionales con Enfoque Territorial (PRET) Cuenca Centro de la EEA Cuenca del Salado del INTA.

 

Para mayor información:

EEA Cuenca del Salado. Área de Producción vegetal.

Av. Belgrano Nº416, Rauch.  Tel/Fax. (02297) 442206

E-mail: borrajo.celina@inta.gob.ar

Referente: Ing. Agr. Celina Borrajo.

capsulas-pc


anunciate01_PCh

Nuestros Sponsors

Chillar Maderas-BricoWood

Moringa Oleifera

CEAL

CLAPo

BricoWoodCuadros

Concejo Deliberante de Azul

102.7 FM Radio Ilusiones
Clasificados Chillar

Monitoreo satelital del estado de la vegetación en la Cuenca del Salado

“www.chillar.com.ar” – Premio Caduceo 2016 < – > Arbol de la Vida

INTA Cuenca

Enfoque territorial

En verde

Monitoreo satelital del estado de la vegetación en la Cuenca del Salado

Con la adopción de nuevas tecnologías la agricultura argentina ha mostrado una importante evolución técnica que ha modificado los métodos de producción. En ese proceso los sistemas de registros satelitales de imágenes se han convertido en una herramienta eficaz para el seguimiento de la evolución de los cultivos.

Con la adopción de nuevas tecnologías la agricultura argentina ha mostrado una importante evolución técnica que ha modificado los métodos de producción. En ese proceso los sistemas de registros satelitales de imágenes se han convertido en una herramienta eficaz para el seguimiento de la evolución de los cultivos.

Entre los datos que releva esta tecnología se encuentra el Índice Verde, un indicador que permite estimar la proporción de luz solar absorbida por el forraje para la fotosíntesis, la cual está muy relacionada con la producción de forraje. 

Analizar la marcha actual e histórica del índice verde permite estimar la producción de pasto promedio y sus rangos de variación, identificar momentos del año más variables, asignar probabilidades a ciertos eventos que pueden ser críticos para la planificación forrajera y evaluar resultados productivos contando con una estimación de la producción de pasto de etapas previas.

Puesto que las principales limitaciones que encuentra esta herramienta en su estado actual son el requisito de procesamiento de las imágenes y de manejo de gran número de datos, como también de calibraciones para pasar de índice verde a producción de materia seca, desde la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA, se realizan informes para conocer el estado de la vegetación y disponibilidad de recursos y un análisis de su correlato a campo.

A través de un informe reciente de “Anomalía de la Vegetación”, los técnicos del INTA han presentado los resultados del análisis del estado de la vegetación para los partidos de de Chascomús-Lezama, Gral. Belgrano, Gral. Lavalle, Magdalena, Maipú, Dolores, Saladillo, Tapalqué, Ayacucho, Rauch y Azul. El informe se basa en la interpretación de la información satelital generada por el equipo SEPA del Instituto de Clima y Agua de INTA Castelar, incorporando además datos provistos por el Instituto de Clima y Agua (CIRN-INTA).

Según comentan los técnicos “si bien durante el mes de agosto de 2016, las precipitaciones fueron marcadamente inferiores a los valores medios (registro de las estaciones automáticas de INTA de Chascomús y Rauch), las mismas se recuperaron durante septiembre y octubre, permitiendo que la producción de forraje sea adecuada”. Por tal motivo, en función del comportamiento de los valores de Índice Verde, y según la proyección en función de los valores históricos, los técnicos esperan que “la estación de crecimiento se mantenga dentro de los valores medios históricos”.

Con las recorridas de las áreas de influencia de la EEA Cuenca del Salado analizadas desde el satélite, los referentes del INTA pudieron comprobar que “lo observado se evidencia a campo, mostrando una buena disponibilidad y floración de los campos naturales”. Esta disponibilidad de forraje “se refleja en el estado general de la hacienda, que mostró en los relevamientos estados corporales al parto, cercanos a 3.

foto para nota disponibilidad de forraje

Con la información analizada y la experiencia de trabajo en la región los técnicos de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA destacan algunas consideraciones de manejo mediante las que señalan que “durante la primavera e inicios del verano, resulta ideal realizar pastoreo controlado en los ambientes tendidos de media loma, permitiendo que los bajos dulces tengan descanso y esto asegure una buena producción de forraje para el verano”.

Hacia fines de primavera, en aquellos potreros que son utilizados con promoción de raigrás, sugieren “asegurar el descanso para que las semillas que están en proceso de llenado de grano en este momento, puedan terminar su madurez y ser incorporadas al suelo, asegurando el banco de semillas para el otoño que viene”.

Además los profesionales explican que “el uso diferido de los bajos salinos, es decir, dándole descanso durante parte del verano, permite la acumulación de material vegetal, generando sombreo y de esta forma reduciendo la incidencia directa de la luz, modificándose así la tasa de evaporación y produciendo un menor ascenso de sales”. No obstante indican que “si bien no se observa déficit de forraje al momento, es importante prestar especial atención al estado corporal de aquellos lotes de madres que tengan pariciones tardías, y cuyo servicios se produzcan más cerca del verano”, dado que “con las altas temperaturas y una posible merma en la disponibilidad de forraje por falta de precipitaciones, podrían verse afectados los porcentajes de preñez”.

 

Para mayor información:

EEA Cuenca del Salado INTA Rauch.

Av. Belgrano 416  Tel. (02297) 440525

Referentes: Ing. Agrónomos Ariela Cesa | José Otondo | Alejandra Casal

E-mail: cesa.ariela@inta.gob.ar

capsulas-pc


anunciate01_PCh

Nuestros Sponsors

Chillar Maderas-BricoWood

Moringa Oleifera

CEAL

CLAPo

BricoWoodCuadros

Concejo Deliberante de Azul

102.7 FM Radio Ilusiones

Clasificados Chillar