Nuevo Amplio Espacio Político en Azul

ENTREVISTA

“El objetivo de este espacio político no es solamente la propuesta electoral”

Así lo expresaron Alejandro Irigoyen y Luciano Lafosse, quienes dialogaron con este diario sobre el espacio que el PRO “puro”, la UCR “del Comité”, la Coalición Cívica -todos ellos orgánicamente pertenecen a Cambiemos-, Vecinos por Azul, el GEN y vecinos partidariamente independientes están conformando en esta ciudad. De acuerdo a lo que explicaron, están manteniendo reuniones en las que fundamentalmente se debaten ejes que hacen al Estado municipal, se buscan consensos y se generan propuestas. Dijeron que no está aún definida la presentación en las elecciones del año próximo y advirtieron que “no estamos yendo contra nadie en particular, sino en pro de una idea fuerza que movilice en el futuro a la comunidad”.

Luciano Lafosse y Alejandro Irigoyen aseguraron que “no estamos yendo contra nadie en particular sino en pro de una idea fuerza que movilice en el futuro a la comunidad”. NACHO CORREA

EL DATO:

Al hablar de algunos de los nombres que acompañan la conformación de este espacio, más allá del PRO y la UCR, indicaron que VxA está representado por Ruben Laddaga y Gastón Mocciaro; la Coalición Cívica por Ivan Stankiewich y Federico Kessler; y el GEN por José Luis Comparato, Omar Duclós y Claudio Molina. Además, hay vecinos partidariamente independientes.

El tablero político de la ciudad comienza a mover lentamente sus fichas. Faltando más de un año para las elecciones ejecutivas de 2019, un nuevo espacio está formándose, en principio, como una mesa de trabajo u observatorio enfocado en debatir cuestiones puntuales de la comunidad, buscar consensos, evaluar el rol del Estado y generar propuestas.

A este espacio político que orgánicamente está dentro de Cambiemos, lo integran la UCR (del Comité Azul), el PRO (“puro”, como lo definen y diferencian) y la Coalición Cívica, a los que a nivel local se suman la agrupación Vecinos por Azul y también el GEN.

Fueron Alejandro Irigoyen del PRO y Luciano Lafosse de la UCR quienes dialogaron con este diario sobre los lineamientos del trabajo que están desarrollando.

Especial hincapié hicieron en la importancia de generar espacios de debate y propuestas, y en la búsqueda de consensos básicos con el objetivo de aportar positivamente al desarrollo de Azul.

En lo que hace estrictamente a lo electoral, señalaron que no descartan presentarse el año próximo como una propuesta alternativa y aseguraron que, más allá de los trascendidos públicos, no hay candidaturas definidas.

“Muchas cosas para definir”

En principio, Lafosse comentó que en el Comité de la UCR comenzaron a tener reuniones de comisión “para generar un espacio de debate en el que tengamos la capacidad de reflexionarpara que los azuleños podamos motorizar un cambio positivo en la comunidad”.

En ese sentido, apuntó que mantuvieron charlas con distintos sectores. “Además del radicalismo, está la confluencia de espacios políticos que es Cambiemos con quienes siempre hubo afinidades. También estamos conversando con gente del GEN”, explicó, para agregar que esto está derivando en el armado de un espacio “en el que hay muchas cosas para definir.

Por su parte, Irigoyen advirtió en lo que al PRO respecta que “nosotros somos un grupo que no tenemos una autoridad constituida. Nos llamamos PRO puro porque es el espacio histórico de hace tres o cuatro años, con la excepción de tres o cuatro personas que son las que adhirieron al acuerdo político del gobierno de la provincia con Bertellys, el cual ellos no avalan. El acuerdo al que refirió es aquel por el cual el jefe comunal saltó del Frente para la Victoria a Cambiemos, en junio de 2016.

Asimismo, indicó que “cuando se produjo ese acuerdo yo no estaba trabajando dentro del PRO, me sumé después y empecé a charlar con gente. Así surgió esta idea de hacer algo, reunirnos, hablar con fuerzas a fines en el pensamiento”.

En ese marco, señaló que “creo que puede ser un espacio interesante de debate, de propuestas. Porque no es solamente el debate por sí mismo, sino generar propuestas y después se irá viendo si se conforma una unidad de criterios para que el año que viene surja una posible propuesta electoral. No es el objetivo hoy por hoy, sino que es un poco más amplio”.

Lafosse reforzó ese concepto y apuntó que “estamos inquietos por tratar de generar propuestas para el desarrollo de Azul. Después, si se da una propuesta electoral a futuro, es algo que se dirá en la medida que vayamos avanzando”.

Repensar el municipio

Las inquietudes y motivaciones de las que hablaron surgieron por cómo ven la ciudad en la actualidad.

Al respecto, Lafosse advirtió que “la ciudad tiene un potencial enorme, pero hoy está estancada. Debería generar una dinámica a nivel social, económico y productivo, que no la está teniendo. Las cosas que pasan a diario son preocupantes, por eso tenemos que repensar nuestra propia dinámica como sociedad”.

Siguiendo en esa línea, Irigoyen marcó que “en nuestra visión, hay dos grandes focos de ataque. Uno de ellos es la comunidad y otro es el Estado municipal”.

Sobre esto, el dirigente entendió que debe existir un nuevo ideario de organización de la institución municipal porque “si el municipio no refleja hacia sus vecinos e instituciones una organización moderna, abierta, de la cual los vecinos estén orgullosos, es muy difícil ejercer liderazgo porque no es creíble”.

Por esto dijo que repensar el municipio es una de las cuestiones que nos va a ocupar en el debate para encontrarle nuevas formas y abrir el juego a las fuerzas vivas, para que no solamente exijan ciertas cuestiones, sino que también haya propuestas”.

Añadió que “un centro de estudio como el que pensamos no es solamente 30 personas que van a debatir en un espacio cerrado, sino hacer interconsultas y escuchar propuestas”.

Continuando en ese aspecto, Lafosse hizo hincapié en la organización del Estado municipal y consignó que “la apertura debe ser clave, también el conocimiento de los funcionarios sobre las temáticas, la transparencia en el manejo de los fondos. La comunidad debería sentir que el Estado municipal es un aliado para su propio progreso. Cuando hay dirigentes que sacan lo mejor de una comunidad, está ejerciendo el liderazgo del que hablaba Alejandro”.

Construcción de consensos

Uno de los puntos planteados por los dirigentes es la modernización del Estado, un concepto en el que desde hace tiempo se viene insistiendo y no se alcanza.

En ese sentido, Irigoyen planteó que cuando en una sociedad se habla durante 20 o 30 años de los mismos temas y no hay una solución, “obviamente que la sensación de esa comunidad es de desanimo y descreimiento. Por eso es muy grande la responsabilidad que nos hemos autoimpuesto para tratar de encontrar el camino y recuperar la confianza, la esperanza, que es lo que notamos también que se ha ido perdiendo”.

Advirtió que “es un desafío enorme, pero Azul debe volver a ser lo que fue. Fuimos una ciudad de referencia y no me resigno a esta visión de ahora. Además, los dirigentes no debemos repetir prácticas históricas porque vamos a llegar al mismo lugar”.

Lafosse marcó que como “militantes de ideas políticas” se deben ese debate y también pararse sobre las coincidencias, no sobre los desacuerdos.

Y en ese contexto, especial atención puso en “la necesidad de construir consensos para poder proyectar. Después habrá tiempo para ver cómo pulimos nuestras diferencias”.

Microclima político

Cuando hace unos días dieron a conocer públicamente la conformación del espacio y contaron de qué se trata y hacia adónde apuntan, tuvieron mucha repercusión en la ciudad. Aseguraron que eso “nos llamó mucho la atención”, y entendieron que ese hecho “habla de una necesidad de participación. Tenemos que estar a la altura de las circunstancias y ser capaces de representar esa necesidad”.

Asimismo, analizaron que esto se da “por la pobreza en el debate de la actualidad azuleña. “Los temas que se debaten son los del microclima de la política que al ciudadano común no le mueve el amperímetro. Ahí está también el desafío”, sostuvieron.

En este punto, Irigoyen habló “como vecino y no como posible dirigente político”, para explicar que “nuestra mecánica de pensamiento es ‘primero voy a votar y luego a exigir’. Y en realidad no es tan así, porque en el mientras tanto qué hacemos como vecinos. Esa lógica de trasladarle al político de turno todo el peso de la realidad, es para sacarnos parte de nuestras responsabilidades.

Añadió que “ese debate también hay que darlo porque si no terminamos simplificando todo, pensamos que lo que pasa es culpa de una persona o un partido político y, en realidad, es mucho más complejo. Todos somos culpable, en mayor o menor medida”.

Ambos apuntaron que por esto en el espacio se habló de trasladar a la comunidad un discurso que hable más de esfuerzos y de sacrificios que de grandes soluciones inmediatas y mágicas, porque la situación del municipio no va a ser fácil de resolver, gobierne quien gobierne.

Dirigentes autónomos

Yendo más a la arena política partidaria, consultados cómo repercutió la decisión de conformación de este espacio en otros sectores políticos de la ciudad y en el gobierno municipal, Lafosse señaló que naturalmente que mucha gente puede llegar a preocuparse. Pero la cuestión no es preocuparse sino trabajar en función del armado de una propuesta para toda la comunidad. A nosotros lo que más nos ocupa es cómo lo ve la comunidad y, en ese sentido, tuvimos un impacto muy fuerte y muy positivo”.

Por su parte Irigoyen, consignó que “no he tenido contacto con alguna otra fuerza política. Nosotros no estamos yendo contra nadie en particular, sino en pro de una idea fuerza que movilice en el futuro a la comunidad, basada en códigos básicos que es lo que compartimos”.

Y advirtió inmediatamente que “no vamos por un cargo. Creo que la política necesita de dirigentes que tengan autonomía antes de llegar a la política, porque cuando alguien depende de un sueldo que proviene de la política empieza a tratar de explicar cuestiones que son inexplicables para justificar que sigue estando en ese espacio, pero en realidad lo que quiere es seguir cobrando el sueldo. No tienen una vida más allá de la actividad política gubernamental. Esto también hace a la responsabilidad de una propuesta”.

Por último, los dirigentes remarcaron que “somos 5 espacios diferentes, cada uno con sus conformaciones, en el que no hay candidaturas definidas. Lo que fundamentalmente nos une son valores, con el ideario que generó Cambiemos desde un inicio. En eso nos vamos a apoyar para poder construir”.

“VOLVER A DAR LA LUCHA”

Luciano Lafosse es el presidente del Comité de la UCR local. El año pasado encabezó la lista de candidatos a concejales por una de las corrientes de Cambiemos, pero desde ese espacio no le permitieron participar en lo que hubiese sido una interna con la nómina que impulsaba el intendente Hernán Bertellys.

Luego de mucho batallar judicialmente, le habilitaron la interna ya que los motivos esgrimidos para “proscribirlos” -así lo entendieron en su momento- no tenían fundamentos.

Pero en esos vericuetos a los que nos tiene acostumbrados la política, luego de habilitarlos les dijeron que no podrían participar porque no tenían “tiempo material” para encarar las PASO de agosto del año pasado. Conclusión: la lista no participó.

Consultado entonces por qué volver, ya que en las elecciones del año que viene podría suceder los mismo -que no les habiliten una interna, en caso de que el sector de Cambiemos que hoy gobierna el municipio quiera volver a presentarse-, sostuvo que “soy un militante de ideas y tengo la voluntad de trabajar por la comunidad”.

Añadió que “lo peor que uno puede hacer es retirarse ante el primer traspié. En aquel momento tuvimos el apoyo de muchos sectores de la comunidad que entendieron que la lucha que estábamos dando era válida. Entonces, es interesante volver a darla”.

Ante el comentario de que se podría presentar el mismo panorama en agosto del año próximo, el dirigente señaló que “sí, pero hay una instancia judicial que no se puede desoír. La Suprema Corte de Justicia de la provincia nos dio la razón y finalmente no participamos sólo por una cuestión de tiempo”.

“PONEMOS CONDICIONES MUY EXIGENTES” 

-Hablan de debates y sobre todo propuestas. Si eso no es con una visión electoral, es quedarse en un centro de estudios nada más.

Irigoyen -No descartamos una propuesta electoral, lo que decimos es que ponemos condiciones muy exigentes para realizar esa propuesta.

-¿A quién?

Irigoyen -A nosotros mismos.

-¿Cómo es eso?

Irigoyen -Son muchas las experiencias. Tengo 55 años y he visto unas cuantas de todos los partidos. La realidad es que la conformación en estos tiempos de un equipo que reúna capacidades, habilidades, compromiso y lealtades, no es fácil. No estamos dispuestos a ceder en esas autoexigencias por el sólo hecho de cumplimentar una presentación electoral. Lo tomamos con una responsabilidad muy grande porque si después no se pueden cumplir las expectativas que puede generar un espacio como este, bajaríamos un escalón en términos de comunidad.  De todas maneras, la comunidad tiene que entender que no es solamente la propuesta electoral el objetivo de este espacio político.

-¿No salieron muy temprano a la cancha?

Lafosse -Es interesante el hecho de tener el tiempo suficiente para pensar y generar un debate con distintas instituciones de la comunidad, y no estar siempre tan cerca de la línea de destino.

SINERGIA CON LA COMUNIDAD

En la mesa de trabajo o centro de estudio de este nuevo espacio, están enfocados en problemáticas comunitarias como la falta de generación de empleo. “Hay situaciones que vivimos a diario que son difíciles de digerir. FANAZUL es una cuestión que nos pega a todos”, advirtió Lafosse, quien agregó que “hay muchas otras cosas que nos preocupan, como la cuestión social por la situación que se avizora se va a vivir en poco tiempo. El estado del sistema de salud municipal, además, preocupa y mucho”.

Las soluciones no son sencillas, y en ese sentido el dirigente radical marcó que “ojalá fuera sólo una cuestión política, que a través del cambio de un sector o un partido político se modifique la realidad de la comunidad. Eso no va a existir, pero sí pueden llegar a mostrarse distintos ejemplos desde el Estado municipal para derramar hacia instituciones una dinámica que genere una sinergia con la propia comunidad.

Irigoyen entendió que “eso generaría una recomposición de la autoridad del gobierno municipal, como una ascendencia sobre el resto de la comunidad. Los liderazgos que están apoyados en un equipo de trabajo, en proyectos concretos, son necesarios.

“EL PROBLEMA ESTÁ”

Alejandro Irigoyen fue el fundador de la Agrupación Vecinos por Azul, allá por el año 2001 en plena crisis del país. Conformada por azuleños que no provenían de la política y con un discurso netamente localista, se presentaron ese año en las elecciones legislativas. Para sorpresa propia y ajena, obtuvieron un gran resultado: tres bancas en el Concejo Deliberante en el primer acto eleccionario del que participaban, demostrando cierto hartazgo de la comunidad para con los partidos tradicionales. En 2005, Irigoyen terminó su concejalía y luego de eso poco a poco fue retirándose de la escena política.

Ahora está volviendo. Consultado si considera que se está atravesando un momento similar al de aquel 2001, indicó que “tengo hijos jóvenes, entre los 17 y 25 años, y es preocupante escuchar la visión que tienen sobre su propia ciudad. Duele. No puedo ser determinante y decir que está igual, mejor o peor. Pero el problema está y no hemos avanzado demasiado”.

Añadió que “tal vez ahora se han agudizado algunas problemáticas” y advirtió que “el año pasado el municipio de Azul tuvo 77 millones de déficit financiero y no se habló mucho del tema. Por eso digo que a veces estamos como anestesiados”.

Entendió que “si nos hubiesen dicho 200 millones de pesos de déficit hubiese sido lo mismo. Hace años que se viene gastando más plata de la que tenemos, y como comunidad no reaccionamos”.