Nota con el Subsecretario de protección ciudadana y habilitaciones del municipio

Los inspectores de Tránsito de la comuna vienen realizando operativos sin presencia policial. La idea es que, a partir del próximo fin de semana, la Policía de la Provincia colabore y que, a partir de diciembre o enero, se puedan sumar integrantes de la Policía Local.

“Estamos abocados a incorporar a más agentes para tener una dinámica distinta”

La expresión surgió de Carlos Caputo, quien en una extensa entrevista con EL TIEMPO se refirió a distintos tópicos del área a su cargo: centro de monitoreo, la Policía Local, tenencia responsables de mascotas, la supervisión de la labor que cumplen los inspectores de tránsito y las conversaciones que se tienen con las autoridades de la Gendarmería para tener una delegación de esa fuerza nacional en Azul. 

Carlos Caputo está a cargo de la Subsecretaría de Protección Ciudadana y Habilitaciones de la Municipalidad de Azul. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA
Carlos Caputo está a cargo de la Subsecretaría de Protección Ciudadana y Habilitaciones de la Municipalidad de Azul. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA

No son pocas ni sencillas las responsabilidades que tiene en sus manos la Subsecretaría de Protección Ciudadana y Habilitaciones de la Municipalidad de Azul. El área, actualmente a cargo de Carlos Caputo, tiene entre otras misiones la de supervisar la política de tránsito que se implementa en la ciudad, acaso una de las cuestiones más sensibles y sobre las que hace años no se logra avanzar con una metodología de trabajo eficiente. De hecho, en la entrevista que este diario le realizó ayer al citado funcionario, éste reconoció que el objetivo de “poner en caja” a algunos desaprensivos en el manejo de motos con motor a explosión que circulan con total desapego por las normas de convivencia es una de las mayores pretensiones que tiene la subsecretaría.

En la nota, Caputo confió que está avanzada la instalación de una delegación de la Gendarmería en esta ciudad, así como la implementación de un moderno sistema de cámaras a los fines de prevenir delitos y que sirva como prueba para ser utilizada por la justicia. Entre otras consideraciones el subsecretario explicó qué es lo que se está haciendo en materia de tenencia responsable de mascotas y diversas situaciones que hacen a tratar de mantener el orden dentro de lo que podría llamarse “la nueva noche” de Azul.

“Hay una falta de conciencia generalizada en todo, incluyendo la tenencia de mascotas, el tránsito…hubo muchos años de libertinaje y cuesta mucho lograr revertir una mala costumbre”, indicó Caputo a modo de primera reflexión sobre el estado de situación actual.

Recalcó que el grueso de las actas contravencionales que se labraron en los  últimos tres meses,tuvieron epicentro en la Costanera. “Cuando llegan los inspectores se produce una estampida y retenemos a los que podemos. Los inspectores tienen prohibido correr a alguien porque un chico se mató mientras era perseguido”, señaló. Mencionó que “hace tres meses le vienen pidiendo ayuda a la Policía”, desde donde pusieron como condicionante tener acceso al pago de horas Cores (extras) para poder poner gente en la calle en operativos de tránsito y así sumar respaldo a los agentes comunales.

Según advirtió, luego de garantizarse la asignación de 66.000 pesos mensuales para abonarle a los efectivos policiales que van a colaborar en los procedimientos de tránsito, el próximo fin de semana se podrá avanzar con el desarrollo de estas acciones.

Semáforos: compra y mudanza

El subsecretario adelantó que también habrá readecuaciones en materia de semaforización. Por un lado habrá compra de equipos nuevos para instalarlos en puntos estratégicos y, por otro, se realizarán traslados a esquinas donde la necesidad de contar con esa tecnología es mayor. Por ejemplo mencionó que habrá cambios de semáforos en la Avenida Cáneva y colocación de señales nuevas en Avenida Perón y Colón, en el último caso para permitir el giro a la izquierda para quienes se dirigen hacia el sector del Parque Municipal. Con ese mismo propósito se colocará un semáforo en Avenida 25 de Mayo y Sarmiento, donde hasta los colectivos de transporte urbano de pasajeros giran hacia la izquierda. De acuerdo con lo manifestado por Caputo, en el transcurso del mes de noviembre la totalidad de estos equipos estarán funcionando con vistas a tratar de reorganizar algunos tramos del caótico tránsito azuleño.

En lo que tiene que ver con la política de tránsito, precisó que se viene trabajando para contar con la normativa que acompañe un necesario proceso de cambio. En ese sentido dijo que en el Concejo Deliberante, el concejal Santiago Zaffora está trabajando junto con el Juez de Faltas Guillermo Tolosa a fin de poder contar con una ordenanza que habilite la destrucción total de los vehículos secuestrados que, pasado cierto tiempo, no han sido retirados. “Eso ya está aprobado con lo cual en cualquier momento se va a implementar. Se va a compactar según el material y se van a vender los fardos de fierro o de aluminio por separado. Es muy probable que se utilice lo recaudado para la compra de recursos viales”, dijo Caputo, quien no descartó que parte de lo obtenido de la comercialización de la chatarra y siempre y cuando la ordenanza lo estipule, podría ir destinado a entidades benéficas.

En tanto advirtió que, en lo que respecta al secuestro de caños de escape libre que fueron incautados por estar expresamente prohibidos por ley, por un lado se avanzará con la destrucción total de esos elementos y, por otro, habrá una suerte de inspección en talleres donde se colocan esos accesorios. “Se irá con una nota de intimación para infraccionar donde comprobemos que hay talleres que colocan caños de escape que están prohibidos”, afirmó Caputo, quien aclaró que se reactivará la advertencia para que se deje de expender combustible a quienes llegan a una estación de servicio sin el casco colocado.

“Hay jóvenes que no toman conciencia del riesgo que implica circular en moto sin el casco reglamentario, fundamentalmente porque lo que corre riesgo es la vida de ellos mismos; como se ha dicho siempre, el paragolpe de la moto es la cabeza de quién maneje”, expresó.

Inspectores se buscan

En la nota con este matutino, el responsable de la Subsecretaría de Protección Ciudadana y Habilitaciones admitió que hasta hace algunas semanas tenían sólo 6 inspectores de tránsito. Detalló que actualmente cuentan con diez agentes y que esperan, próximamente, poder sumar a otros cinco funcionarios.

“Al haber estado hasta hace muy poco con sólo seis inspectores, cuesta que esto se haga visible para el ciudadano porque se ha ido rotando con los procedimientos en distintos lugares, con especial énfasis en la Costanera en determinados horarios y el ingreso o la salida en los colegios, y es el mismo personal que trabaja de lunes a sábado el que de madrugada hace nocturnidad. Un día franco les tenemos que dar; los domingos estamos desprovistos de inspectores. Eso ha tenido repercusión en algunos barrios porque ese día se acrecienta el problema de las motos y los ruidos. Es entendible. De ahí que estamos abocados a incorporar a más agentes para tener una dinámica distinta”, aclaró.

Tras mencionar que el intendente municipal Hernán Bertellys le ha pedido a quienes trabajan en el área de Protección Ciudadana hacer un relevamiento de la problemática específica de cada barrio en materia de tránsito, y buscar las alternativas “para poder trabajar los fines de semana, que es algo que hace mucho tiempo que no se viene realizando”. En ese sentido recordó que no hay pago de horas extras desde el mes de diciembre del año pasado, “lo que hace que no podamos contar con el personal que trabaja de lunes a sábado”.

Caputo subrayó la importancia de volver a contar con el acompañamiento del personal y móviles de la policía de la provincia. (El de los inspectores municipales) es un trabajo de riesgo y si no hacemos los operativos con policía, la verdad es que se dificulta muchísimo porque corre peligro la integridad de los inspectores”, señaló y comentó que un agente de Tránsito percibe hoy en día entre 9 y 11 mil pesos mensuales.

El entrevistado marcó las diferencias que hubo en las noches azuleñas, situación que guarda algunas similitudes con lo que sucede en otras urbes de la Argentina.

“Las generaciones han cambiado y no es lo mismo nuestra juventud que la juventud de hoy ni los riesgos que se dan en estos tiempos con los que se daban diez años atrás. La población y las costumbres van cambiando, y las malas costumbres también y revertir eso lleva mucho tiempo. Por ejemplo si tuviéramos que dar una orden de circulación diferente en una calle, la gente lo tomaría desde un principio; en cambio, lograr evitar un giro a la izquierda lleva mucho más tiempo”, indicó y destacó que hasta “el tema económico y social ha cambiado”. “En otras épocas se iba a cenar a un lugar, después a un bar o confitería y después a bailar. Esto se abrevió; los adolescentes se juntan en lugares privados para abaratar costos principalmente en lo que es bebida y hay padres que prefieren tenerlos en un lugar así antes que en un bar público”, manifestó para recordar estadísticas oficiales nacionales que dan cuenta de un importante incremento en la ingesta de bebidas alcohólicas.

Azul y las fiestas electrónicas

A pregunta de este matutino, el funcionario municipal reconoció que si bien Azul ha sido sede de alguna fiesta electrónica, esto no se presenta como un fenómeno social que pueda estar a la altura de lo que sucede en la Ciudad Autónoma o en el conurbano bonaerense, donde encuentros de esa índole han dejado hasta jóvenes fallecidos.

“Nosotros hemos suspendido algunas fiestas electrónicas que se han querido llevar a cabo en Azul por no contar con las medidas de seguridad correspondientes. Una se realizó a cabo hace algunos meses y le pusimos un tope de ingreso de personas según la capacidad ocupacional que es la que le brinda Bomberos. No hay lugares que tengan estas fiestas como algo corriente o habitual y creo que sirvió el hecho de evitar que prosperara esta moda principalmente en lugares que no tenían las medidas de seguridad del caso”, precisó.

En el mismo sentido destacó la actitud de comerciantes azuleños que se pusieron a tono con la modificación que se hizo a una ordenanza del año 2008 para poder funcionar dentro del marco legal.

“Hay boliches o pubs que han cumplimentado todos los requerimientos que les hemos solicitado en el tema de la seguridad tanto para espectadores como para músicos. Cuando nos hicimos cargo del área había un solo boliche bailable en regla y el resto de los que funcionaba como local bailable no tenía la habilitación correspondiente. No era una cuestión de cerrar el comercio sino que lo que se propuso junto con el Concejo Deliberante fue buscar una ordenanza que les permitiera abrir como boliche porque la ordenanza de 2008 no se los permitía. Hubo buena predisposición en la mayoría de los comerciantes y hoy podemos decir que en Azul los lugares que están habilitados cumplen con las medidas de seguridad correspondientes aprobadas por obras públicas y privadas y Bomberos de la provincia de Buenos Aires”, agregó.

A ese punto Caputo le sumó el trabajo que, junto con distintas fuerzas de seguridad, se pudo hacer para tener “en paz” los festejos en Azul por el Día de la Primavera y Día del Estudiante.“Hubo 48 horas de traslado de adolescentes sin mayores inconvenientes con Bomberos, DDI, Comando de Patrulla, el GAD, Destacamento Balneario y Departamental y, sin que los chicos se sintieran intervenidos, se logró mantenerlos cubiertos”, indicó para resaltar la falta de autoridad que la comuna tiene sobre los agentes del orden.

“Nosotros no somos jefes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Ellos tienen su Ministerio, dependen directamente de la Gobernación. Lo que hay es un contacto y una coordinación para prevenir incidentes o delitos en la vía pública. En materia de seguridad tenemos una ciudad muy tranquila, hay una gran diferencia con ciudades vecinas. Hoy, nuestra mayor problemática es el tránsito y las motos en particular y en eso estamos trabajando para resolverlo lo antes posible. Hacemos lo humanamente posible y trabajamos en proyección a largo plazo porque no es una cuestión que se solucione de un día para el otro”, amplió.

La Policía Local, en diciembre

El subsecretario de Protección Ciudadana y Habilitaciones admitió que el poder contar con la primera camada de efectivos de la Policía Local, “básicamente va a ser un aliciente”. “Consideramos que va a dar una gran mano en distintas cuestiones, incluyendo el tránsito porque se están capacitando para labrar infracciones. Los efectivos van a ser desplegados en plazas y otros lugares públicos en respuesta a lo que es la demanda de los vecinos (parque, balneario, hospital). Van a andar caminando de a dos por una misma zona, lo que hará que el vecino pueda reconocer al agente que patrulla su lugar bajo la supervisión de un oficial con experiencia y con una relación directa con el Ejecutivo. Esto no va a ser la solución para va en gran medida a achicar los tiempos del ordenamiento y de la presencia en los espacios públicos y el centro”, explicó.

Caputo informó que el jefe comunal ya inició gestiones ante la Gobernación para pedir por la continuidad de la Escuela que funciona en esta ciudad. “Esperemos tener favorable este pedido. No sé qué tendrá pensado hacer la gobernadora con las escuelas de policías locales a futuro. A nosotros nos sirve por el tema de prevención y porque son cien puestos de trabajo que se generan para los jóvenes”, indicó y confió que luego de varios meses de demora se regularizó el pago de la suma que los cadetes deben percibir. El cobro, precisó, fue retroactivo al primer mes de cursada.

Además indicó que está en camino la asignación del armamento, equipo de comunicaciones y vestimenta que tendrá el personal. El único inconveniente en ese sentido lo tienen, detalló Caputo, con la práctica de tiro.

“Tenemos que ver un tema con el Tiro Federal porque querían cobrarnos una cuota para que vaya la Policía Local a practicar. Estamos tratando de solucionar eso esperando que el Tiro Federal de Azul tenga la amabilidad de no incrementarnos los costos para hacer una práctica porque son jóvenes que van a prestar servicio en Azul (incluyendo las localidades de Cacharí y Azul ante casos excepcionales), lamentó y consignó que se realizan gestiones para, eventualmente, concretar las prácticas en un predio de la Armada que está en el sector de Boca de las Sierras.

Lo que viene

El funcionario dijo que hacia el verano, cuando el movimiento fuerte se traslada al sector del balneario municipal, es dable esperar la intervención en un mismo operativo de tránsito de inspectores comunales, efectivos de la Policía Local y personal de la Policía de la Provincia. “Es sumamente necesario trabajar con la Policía de la Provincia porque cuentan con gente con experiencia, móviles y son quienes conocen mayormente la problemática delictiva. La Policía Local va a ser una policía de proximidad, de prevención”, aseguró.

Informó que el Municipio va a adquirir móviles para el traslado de la Policía Local y que cada pareja de efectivos va a tener su equipo de comunicaciones móvil de última generación y con GPS, con el que además podrán entablar conversación con la Policía Provincial para el caso de tener que pedir apoyo o acompañamiento. “Como la local se ocupará más que nada de la parte diurna, se liberará a personal de la bonaerense para que esta fuerza se focalice en la cuestión nocturna”, consideró Caputo y agregó que el Ministerio de Seguridad bonaerense ya aprobó el proyecto de gastos que Azul requiere en materia de seguridad. De ahí que próximamente se adquiera el equipamiento y la ropa (ambos para la Policía Local), junto con semáforos, reductores de velocidad, cámaras, pintura y cartelería, entre otros.

LUCRO CESANTE

El subsecretario de Protección Ciudadana y Habilitaciones dio cuenta de las gestiones que están haciendo desde la actual administración para revertir dos cuestiones que dejó “en el tintero” la gestión de José Inza. Una de ellas es que, por falta de pago, actualmente funciona sólo una cámara de seguridad de ocho que alguna vez estuvieron operativas. “Quedó una deuda importante de la gestión anterior en cámaras que no sabemos si andan o no pero, al adeudarse más de un año en los montos, no han venido a ponerlas en funcionamiento. Creo que el mes próximo estaremos con la licitación para, a fines de noviembre, terminar con la instalación de un nuevo centro de monitoreo con algo más de 50 cámaras de seguridad que creo que van a ayudar mucho a la prevención y al ordenamiento en materia de tránsito. Tenemos la idea de mudar al centro de monitoreo a un lugar donde la conectividad sea con fibra óptica y la calidad de imágenes sea importante para los casos donde éstas sean requeridas por la justicia. No podemos poner cámaras donde no se distinta un rostro o una patente”, explicó.

Lo otro tiene que ver con la instalación en esta ciudad de una delegación de la Gendarmería. Lo curioso del caso es que el puesto de esa fuerza que debería funcionar en Azul, está en Benito Juárez.

“Hace varios años que Gendarmería tiene un destacamento en Benito Juárez que se llama Destacamento Azul. No se le dio nunca el lugar a la fuerza para que se instale en Azul. No sabemos por qué. Ahora le ofrecieron dos lugares y se fueron muy conformes. La firma del convenio se suspendió pero entre esta y la otra se va a acercar a cerrar la firma”, dijo Caputo y detalló que esos efectivos tendrán intervención en el corredor que va de Cacharí a Benito Juárez.“En noviembre con toda certeza va a estar un grupo de Gendarmería instalándose en Azul para control sobre rutas nacionales y, para eventos muy puntuales muy precisos se pedirá colaboración para trabajar dentro de la ciudad”, amplió.

Cabe señalar que el ex jefe comunal estuvo en tratativas para tener a la Gendarmería en Azul, pero Inza finalizó su mandato sin novedades en ese sentido.

Entradas relacionadas

Tagged As: , , , , , , ,

No comments yet... Be the first to leave a reply!

A %d blogueros les gusta esto: