El caso de Femicidio de Chillar

Cronica en Chillar

Portal Chillar |20 de agosto de 2015 |09:31

El caso de Femicidio de Chillar

 

14-082015_07movil

 

En este artículo iremos agrupando algunas notas de diarios o sitios que han cubierto el tema de cronica del supuesto Femicidio que sucedió en Chillar a fines de julio pasado.

Los ultimos están en la parte superior de esta nota.

FEMICIDIO EN CHILLAR

Encontraron el elemento que habría sido usado para asesinar a una mujer

Fue ayer, durante un rastrillaje realizado en el Monte Zabalza, el mismo lugar donde la semana pasada hallaron el cadáver de la víctima de este crimen por el que está detenido su ex concubino. Se trata de un trozo de una rama que, además, presentaría una mancha de sangre.

El rastrillaje realizado ayer en el Monte Zabalza de Chillar, donde hace una semana hallaron el cuerpo de una mujer que después se comprobó que había sido asesinada, arrojó resultados positivos: en el lugar se encontró el elemento con el que se presume que la víctima fue asesinada de un golpe en la cabeza, crimen por el que su ex concubino está detenido.

Según dijeron fuentes allegadas a la investigación del caso, se trata de un trozo de una rama que tiene más de un metro de largo y aproximadamente unos doce centímetros de grosor.

Del rastrillaje participaron bomberos, efectivos de la Subcomisaría de Chillar y personal de Policía Científica, quienes en el lugar estuvieron acompañados por un instructor judicial de la UFI 13, la fiscalía a cargo en Azul del Dr. Luis Palomares desde donde se está sustanciando una causa penal por este femicidio.

Las sospechas de que ese trozo de rama encontrado ayer en el Monte Zabalza sería el elemento con el que a fines del pasado mes de julio una mujer de 52 años de edad, llamada Nancy Beatriz González, fue asesinada en ese lugar de un golpe en la cabeza se refuerzan con el hallazgo en ese elemento de una pequeña mancha.

Según las primeras pericias que se hicieron en el lugar, se trataría de una mancha hemática.

De comprobarse que efectivamente ese trozo de rama presenta una mancha de sangre, habrá que cotejar luego -de ser posible- si se corresponde con el del grupo sanguíneo de la víctima, que había muerto a causa de un fuerte traumatismo en la nuca que le fuera provocado con un elemento contundente.

Así había sido determinado a través de la autopsia a la que el cadáver de la mujer fue sometido en Azul el viernes de la semana pasada, un día después a que el cuerpo, tapado con ramas y hojas, fuera encontrado en el interior del Monte Zabalza.

En el marco de ese rastrillaje realizado ayer en la escena del crimen, que se inició poco antes de las diez y se extendió hasta alrededor de la hora trece, se encontró también una prenda de vestir que sería de la víctima.

Según dijeron los investigadores, se trata de un pulóver que también presenta manchas que serían de sangre, una de las prendas que al parecer llevaba puesta González el día en que fue asesinada.

El crimen

Hasta el momento se ha podido establecer que su homicidio se produjo a fines del pasado mes de julio.

Las versiones de testigos incorporadas a lo que está siendo la Instrucción Penal Preparatoria por este crimen ubican a la víctima y al acusado de matarla yendo juntos hacia el Monte Zabalza. La mujer a pie y el hombre en bicicleta. Algunas declaraciones señalan que ambos fueron observados el pasado 30 de julio. Otras indican que fue al día siguiente que los vieron a ambos ir hacia ese monte que está situado sobre un camino vecinal que desde Chillar conduce a Tedín Uriburu.

Ese mismo día 30, la mujer también había sido vista en un banco de la vecina localidad, cuando fue a cobrar una pensión graciable que percibía.

La Policía estaba buscando a Nancy Beatriz González desde los primeros días de este mes, luego de que en Chillar dejó de ser vista en su casa -domicilio al que se había mudado después de separarse del hombre que ahora está acusado de matarla, con quien convivió durante varios años- y en otros lugares que habitualmente solía frecuentar.

La investigación de oficio iniciada para dar con su paradero fue informada desde la Subcomisaría de Chillar a la fiscal Neli Rosas, a cargo de la UFI 1 de Azul.

El jueves de la semana pasada, en horas del mediodía, el cuerpo de la mujer fue hallado en el interior del Monte Zabalza.

Aquel día, en medio de una intensa lluvia, se hizo muy dificultoso para los investigadores poder ingresar al monte, que estaba todo inundado a causa de las precipitaciones que se estaban registrando en ese momento.

Fue por eso que recién ayer, con las condiciones climáticas mucho más favorables a las de la semana pasada, se hizo ese rastrillaje en la escena del crimen.

El mismo día en que el cadáver de González se encontró, su ex pareja resultó aprehendida, cuando policías lo localizaron oculto en unos galpones abandonados que años atrás pertenecieron a la Cerelaera Azul.

El presunto autor de este asesinato fue identificado por voceros policiales y judiciales como Luis Ángel Torres, de 59 años de edad.

Ante la sospecha de que podría estar relacionado con el homicidio, el hombre admitió el día de su aprehensión a los policías que se entrevistaron con él que con González habían ido al Monte Zabalza a fines del mes pasado.

Pero en su particular versión de los hechos negó haberla matado y asoció el deceso de su ex pareja a causas naturales, después de que aparentemente se descompensara en el interior de ese monte en el que -dijo también Torres- tenían previsto mantener relaciones sexuales.

En ese entonces estaba vigente para el ahora acusado de este homicidio calificado por femicidio y alevosía -tal el ilícito por el que Torres fue procesado y está detenido- una orden judicial que le prohibía acercarse a González.

Meses antes a que fuera asesinada, la mujer lo había denunciado por violencia de género, el motivo por el que aparentemente ambos se habían separado tras convivir durante unos nueve años en una misma casa en Chillar.

En esa casa, cuando el viernes de la semana pasada se hizo un allanamiento, policías encontraron escondida, en una especie de entretecho confeccionado con bolsas de arpillera, la billetera de la víctima, lo que ahora es considerado como un elemento de prueba que compromete al detenido en la autoría de este femicidio.

El dato

Ayer, tal como estaba previsto, Luis Ángel Torres fue trasladado desde la Subcomisaría de Chillar a la Estación de Policía Comunal que está en Tapalqué, el lugar donde ahora permanece detenido acusado del asesinato de su ex concubina.

 

FEMICIDIO EN CHILLAR

Sospechan que el trozo de una rama pudo ser el arma homicida

Un elemento “romo y contundente” que los investigadores buscaban fue encontrado ayer en el Monte Zabalza, durante un rastrillaje. En ese mismo lugar, el jueves de la semana pasada, había sido hallado el cadáver de la víctima de este crimen: una mujer que tenía 52 años. Su ex concubino, actualmente detenido en Tapalqué, está acusado de haberla asesinado de un golpe en la cabeza a fines del mes pasado, utilizando esa especie de palo de más de un metro de largo que, además, presenta una mancha que sería de sangre.
20082015_01_policia

***

FEMICIDIO EN EL MONTE ZABALZA

Harán hoy un rastrillaje en la escena del crimen, en busca del elemento con el que mataron a una mujer

Se cree que Nancy Beatriz González fue asesinada a fines del mes pasado con un palo o una piedra, elemento con el que le aplicaron un golpe en la cabeza. Su cadáver fue encontrado en Chillar el jueves de la semana anterior, mismo día en que su ex pareja fue aprehendida. El presunto autor del crimen tiene 59 años y la víctima de este homicidio lo había denunciado meses atrás por violencia de género. Al día siguiente del hallazgo del cuerpo, en la casa del hombre que ahora está detenido encontraron la billetera de su ex mujer.

A seis días del hallazgo del cadáver de una mujer en el Monte Zabalza de Chillar, la investigación por lo que resultó un femicidio continúa desde la fiscalía que en Azul está instruyendo una causa penal por el caso.

En ese contexto, está previsto que hoy se realice un nuevo y exhaustivo rastrillaje en el lugar donde el cuerpo fuera hallado en horas del mediodía del jueves de la semana pasada, aprovechando que ahora son más favorables las condiciones climáticas para una tarea de ese tipo si se las compara con las del día en que el cuerpo fue encontrado.

En medio de un lodazal a causa de la lluvia que aquel día se estaba registrando, el cadáver fue hallado por la Policía en horas del mediodía del pasado jueves en el interior del Monte Zabalza, en un hueco donde había sido tapado con hojas y ramas.

Según confiaron ayer a este diario fuentes allegadas a la investigación del caso, la idea de este rastrillaje apunta a encontrar el elemento con el que la víctima fue asesinada de un golpe en la cabeza, crimen por el que está detenida su ex pareja: un hombre de 59 años de edad a quien voceros policiales y judiciales identificaron como Luis Ángel Torres.

Después de que el viernes de la semana pasada Torres fuera traído a Azul para ser indagado en la fiscalía que está a cargo del Dr. Luis Palomares, el hombre quedó detenido en la Subcomisaría de Chillar, aunque para hoy había sido previsto que lo trasladaran a la Estación de Policía Comunal que está en Tapalqué.

En aquella indagatoria -tal lo que ya fuera informado por EL TIEMPO- el presunto autor de este asesinato se había negado a declarar.

En esa audiencia llevada a cabo en la UFI 13 que está en Tribunales el hombre, que estuvo asistido por la defensora Oficial Mariana Mocciaro, fue procesado por homicidio calificado por femicidio y alevosía, un delito por el que podría ser condenado a prisión perpetua.

Una billetera

Ese mismo viernes, después de cumplida en Azul con aquella indagatoria, los investigadores realizaron en Chillar varios allanamientos en los diferentes lugares relacionados con este crimen que todavía se está investigando.

Los procedimientos se hicieron en la casa donde la víctima vivía, en el domicilio del imputado y también en ese predio abandonado de la vecina localidad, perteneciente años atrás a la Cerealera Azul, en donde Torres resultara aprehendido el jueves de la semana que pasó, arresto llevado a cabo casi al mismo tiempo en que el cuerpo de su ex pareja -una mujer de 52 años de edad a la que fuentes policiales y judiciales identificaron como Nancy Beatriz González– era hallado en el Monte Zabalza.

Los investigadores calificaron a esos allanamientos como positivos para la causa judicial que se está instruyendo, sobre todo al realizado en la vivienda de la que Torres se había ido varios días antes a que el cadáver de su ex concubina fuera encontrado en ese monte, ubicado sobre un camino de tierra que conduce desde Chillar a Tedín Uriburu.

En esa vivienda se encontró la billetera de la víctima de este asesinato. Y por la manera en que fue hallada, oculta en una especie de entretecho hecho con bolsas de arpillera, todo hace presumir que ese elemento había sido escondido a propósito en ese lugar por el hombre que ahora está acusado de cometer este homicidio.

El hallazgo de esa billetera, en cuyo interior estaban, entre otras cosas, los documentos de la víctima, compromete aún más en el crimen al hombre que está detenido.

Según se sospecha, después de ocurrido el asesinato Torres regresó a su casa con las pertenencias que la mujer tenía. Entre ellas, la billetera que al parecer escondió en ese entretecho de arpillera, la misma que personal policial encontró el viernes pasado cuando se llevó a cabo ese allanamiento.

Otros puntos de la investigación

Mientras que el teléfono celular de González está siendo buscado todavía, el del encausado ya está incautado. Autorización mediante del juez de Garantías que también está interviniendo en esta causa penal, se espera poder tener acceso desde la fiscalía actuante en el caso al contenido del mismo por medio de una pericia, con el fin de incorporar más elementos que sirvan para reconstruir las circunstancias en que este asesinato se produjo.

La Policía estaba buscando a la mujer desde los primeros días de este mes, teniendo en cuenta que no se la veía habitualmente en la casa en la que vivía luego de que se separara de Torres ni en otros lugares a los que solía concurrir.

De esa manera, el pasado 9 de agosto se informó desde la Subcomisaría de Chillar a la UFI 1 de Azul, fiscalía a cargo de la Dra. Neli Rosas, sobre esas averiguaciones que se estaban haciendo para dar con el paradero de la mujer.

Versiones de testigos que ya están incorporadas al sumario penal que se está instruyendo ahora por el crimen señalan que la mujer fue vista el pasado 30 de julio en un banco de Chillar, en ocasión de que había ido a cobrar una pensión graciable que percibía.

Entre ese día y el siguiente, es decir, el viernes 31 de julio, se cree que González fue asesinada en el interior del Monte Zabalza.

Junto con el informe de la autopsia que así lo indicaría, en ese contexto se ubica también la declaración de un testigo que afirmó haber visto en uno de esos dos días tanto a González como a su ex pareja Torres ir juntos hacia el monte, en horas de la tarde. Mientras que la mujer iba caminando, el hombre se movilizaba en una bicicleta.

Según se sospecha hasta el momento, estando ambos en el monte fue que Torres mató a su ex concubina, utilizando para ello lo que los investigadores definen como “un elemento romo y contundente” con el que el agresor le aplicó a la víctima un fuerte golpe en la cabeza, concretamente a la altura de la nuca.

Ese elemento es el que hoy se buscará cuando se realice un nuevo rastrillaje en la escena del crimen.

Los investigadores creen que González fue asesinada al ser golpeada con un palo o una piedra.

Ese traumatismo situado en la parte trasera de su cabeza fue encontrado durante la autopsia, el viernes de la semana pasada.

A pesar del tiempo que transcurrió desde el homicidio hasta que el cuerpo fue hallado en el interior del Monte Zabalza, las condiciones climáticas registradas por esos días, especialmente lluvia y frío, hicieron que se encontrara en un buen estado de conservación.

Además de ese golpe en la cabeza considerado como la lesión vital, en el cadáver de la mujer no se hallaron -durante lo que fue la autopsia- otros signos de violencia, tales como heridas de disparos o de arma blanca. Tampoco presentaba lesiones óseas, según se había determinado en ese estudio realizado en la Policía Científica de Azul.

Otro dato que los investigadores no han pasado por alto en este caso se relaciona con que ahora se conocen varias versiones relacionadas con que la mujer había sido víctima, durante esos años en los que convivió con Torres, de episodios de violencia de género.

De hecho, cuatro meses atrás González había radicado una denuncia por esa situación. Después, se separó del hombre que ahora está acusado de matarla, con quien vivió en esa casa donde el viernes pasado fue encontrada la billetera.

La mujer estaba viviendo en otro lugar hasta que se produjo su asesinato. Y teniendo en cuenta esa denuncia por violencia de género que había hecho, al hombre le había sido impuesta desde la Justicia una orden que le prohibía acercarse a ella.

Pero esa orden, al parecer, Torres la vulneró. Y así, su ex concubina se convirtió en la víctima de un brutal asesinato.

El dato

Tras la autopsia realizada en Azul, el cadáver de González fue trasladado el pasado viernes a Chillar, donde fue sepultado en el cementerio de esa localidad. Sin que ninguno de sus familiares reclamara el cuerpo y asistiera a esa ceremonia, se sabe que la mujer era viuda y que de ese matrimonio -antes de conocer a Torres- había tenido una hija que actualmente tiene unos 22 años edad y está internada en un instituto, a causa de un retraso madurativo que padece. “Vivía de una jubilación por discapacidad de seiscientos pesos y no tenía contactos con otros familiares, ni tenía amigos ni conocidos con quienes compartiera nada”, había dicho un vocero ligado a la investigación de este homicidio.

TORRES ADMITIÓ HABER ESTADO CON SU EX PAREJA EN EL MONTE ZABALZA, PERO DIJO QUE NO LA MATÓ

El predio donde Torres fue aprehendido la semana pasada. Ni bien observó a los policías que fueron a buscarlo para notificarlo de un oficio judicial, lo primero que les dijo fue que había estado con su ex pareja en el Monte Zabalza, aunque negó haberla asesinado. SUBCOMISARÍA DE CHILLAR

Cuando el jueves de la semana pasada Luis Ángel Torres fue aprehendido en ese predio abandonado en el que estaba oculto desde hacía varios días, la primera versión en torno al caso que les dio a los policías que lo arrestaron indicaba que había estado con su ex mujer en el Monte Zabalza a finales del mes de julio pasado.

En principio, al hombre lo iban a notificar de un oficio judicial. Pero bastó que viera a los policías para inmediatamente decir que él no había matado a su ex concubina.

Después, cuando lograron tranquilizarlo, les contó a los efectivos de seguridad que fueron a buscarlo hasta ese lugar que él había ido con González al Monte Zabalza aproximadamente unas dos semanas antes.

Les dijo también que fueron ambos hasta ese lugar para mantener relaciones sexuales, teniendo en cuenta que la mujer se negaba a ir a la casa donde convivió durante mucho tiempo con el hombre que ahora está acusado de matarla.

La versión del imputado -que no puede ser tomada como una declaración oficial en el marco de la Investigación Penal Preparatoria que se está llevando a cabo, ya que carece de validez teniendo en cuenta el contexto en que la brindó- indicaba también que estando ambos en el monte él quiso fumar un cigarrillo y se dio cuenta, al buscar el atado, que lo había perdido en el camino.

Por tal motivo, el hombre dijo que retrocedió unos metros para buscar el paquete de cigarrillos, alejándose así de González.

Después, según su testimonio el día en que lo aprehendieron, contó que cuando regresó al lugar donde lo esperaba su ex concubina halló a la mujer caída boca abajo y que, al darla vuelta, vio que tenía su rostro ensangrentado. Y al observar que ella estaba como desvanecida y que no podía respirar, con una navaja que tenía le desgarró las prendas de vestir que llevaba en su parte superior e intentó reanimarla presionándole el pecho en varias ocasiones.

Pero, siempre de acuerdo con esos dichos, no pudo lograr eso y la mujer murió en el lugar.

Después, dijo que se asustó por lo que había pasado. Y que tapó el cadáver con ramas y hojas y se fue del lugar, sin decirle absolutamente nada a nadie de lo sucedido.

Pero no se quedó en su casa al regresar del monte. Y en los días siguientes a ocurrida la muerte de su ex concubina, el hombre estuvo oculto en esos galpones donde el pasado jueves la Policía lo aprehendió.

Esa versión dista bastante de la hipótesis sostenida desde la fiscalía que está investigando el crimen, donde consideran al hombre autor de este asesinato, cometido en momentos que había llevado a la mujer a ese monte para, según el mismo Torres dijo, mantener relaciones sexuales.

El fiscal que por el momento sigue estando al frente de la investigación del caso, el Dr. Luis Palomares, tiene previsto que en los próximos días Torres sea llevado a la Asesoría Pericial Departamental para ser sometido a diferentes pericias psiquiátricas y psicológicas.

Y otro dato señala que entre las declaraciones incorporadas a la investigación por este femicidio está la de un familiar del imputado, quien sostuvo haber escuchado de boca de Torres que iba a matar a la mujer.

 

EN CHILLAR

Están investigando la muerte de una mujer: su cadáver fue encontrado ayer en un monte

Tenía 52 años de edad y la Policía la estaba buscando desde hacía varios días. Si bien no se descartaba que su muerte podría haber obedecido a causas naturales, su ex pareja -un hombre de 59 años de edad- fue aprehendida, ante la sospecha de que el deceso podría estar relacionado con un homicidio.

CHILLAR. Un fiscal azuleño está instruyendo una causa penal caratulada como averiguaciones de causales de muerte, después de que ayer fuera hallado en esta localidad el cuerpo de una mujer cuya muerte dataría de los últimos días del mes pasado, informaron a EL TIEMPO fuentes policiales y judiciales.

En el marco de esa investigación iniciada, hasta ayer no se descartaba que el deceso de la mujer podría haber obedecido a causas naturales.

Pero más allá de eso, su ex pareja fue aprehendida, ante la sospecha de que el fallecimiento esté relacionado con un crimen.

Una investigación de oficio iniciada desde la Subcomisaría de esta localidad días atrás, cuando se trataba de dar con el paradero de la mujer, fue la que ayer derivó en el hallazgo del cadáver.

Fuentes allegadas a la investigación del caso identificaron a la persona fallecida como Nancy Beatriz González, de 52 años de edad.

La mujer presentaba un retraso mental moderado, además de que padecía problemas cardíacos y aparentemente tenía que ser operada de vesícula, según un vocero policial refirió.

En horas del mediodía de ayer, en medio de una intensa lluvia, el cadáver de González fue hallado en el interior del llamado Monte Zabalza, ubicado sobre un camino vecinal de tierra que conduce a Tedín Uriburu y a la Ruta Nacional número 3, en cercanías al cementerio de esta localidad.

En medio de un lodazal, el cuerpo estaba tapado con ramas y hojas, aunque debido a las actuales condiciones climáticas se encontraba en buen estado de conservación.

En el lugar, peritos de Policía Científica que trabajaron en el caso pudieron determinar en principio que el cadáver no presentaba a simple vista lesiones que parecieran de carácter traumático, tales como golpes o heridas por disparos o de arma blanca. Además, se estableció que la mujer fallecida no tenía lesiones óseas.

A simple vista, en su rostro podían observarse las secuelas de un moretón que hasta el momento se ignora en qué circunstancias se produjo; aunque en principio ese hematoma no sería posible asociarlo con certeza a una agresión.

El pantalón y la ropa interior de la mujer estaban a la altura de sus rodillas. En tanto, una blusa que llevaba puesta se encontraba como desgarrada, de la misma manera que “si alguien hubiese roto la ropa en su afán por reanimar a la mujer”,  comparó un vocero policial que está trabajando en la investigación del caso.

 

Las primeras averiguaciones

 

Con la presencia del fiscal Luis Palomares -titular de la UFI 13 de Azul- en el lugar del hallazgo del cadáver, las primeras averiguaciones permitieron establecer que un testigo había observado a la mujer ir caminando en dirección hacia el monte en compañía de su ex pareja.

De acuerdo con la versión de ese testigo, la mujer y el hombre habían sido vistos por último vez yendo hacia ese lugar a fines del pasado mes de julio.

Desde ese entonces no se supo más nada de González, por lo que la Policía -de oficio porque ninguna denuncia sobre su paradero había sido radicada- comenzó a buscarla.

Con ese dato obtenido por los investigadores, ayer también se produjo la aprehensión de la ex pareja de la mujer, un hombre de 59 años de edad cuya identidad no fue informada.

El hombre fue localizado en el interior de unos galpones abandonados que pertenecían a la Cerealera Azul y están en cercanías a la Ruta 3.

Según trascendió, en esa entrevista que mantuvo con los policías que después, por orden del fiscal a cargo del caso, lo aprehendieron, reconoció haber estado por última vez con su ex pareja en ese monte donde el cadáver ayer fue encontrado. Pero negó haberla matado y asoció el deceso de la mujer a circunstancias naturales.

Más allá de su versión de los hechos, hasta anoche la ex pareja de González continuaba privada de la libertad -en carácter de aprehendido- en la subcomisaría de esta localidad, a la espera de lo que dispusiera el fiscal Palomares.

Fuentes judiciales admitieron que existe la posibilidad de que el hombre sea traído a los Tribunales de Azul para ser indagado acusado de un crimen.

Pero aclararon que para que eso suceda todavía debe determinarse con el grado de certeza suficiente que efectivamente tuvo participación en el deceso de su ex mujer, algo que ayer todavía trataba de establecerse sobre la base de los elementos de prueba que se iban incorporando a la investigación.

Según voceros allegados al caso, González hacía alrededor de tres meses que se había separado del hombre que ahora está aprehendido, por lo que ya no convivían en una misma casa.

El hecho de no haber sido vista en los últimos días en su nuevo domicilio ni en otros lugares donde la mujer solía ser observada fue lo que llevó a la Policía a iniciar una búsqueda, más allá de que no existía denuncia alguna con relación a su paradero.

Antes de separarse, González había hecho una denuncia donde daba cuenta que era víctima de violencia de género.

Pero cuando fue revisada no se comprobó que presentara lesiones, por lo que se sospecha que -de haber sido agredida sobre la base de lo que ella misma declarara- esos hechos habían ocurrido mucho tiempo antes a que radicara la denuncia.

De todas maneras, tras esa presentación que González hiciera se dispuso desde la Justicia que su ex pareja no mantuviera contacto con ella, al dictársele una orden de restricción, dijeron ayer a EL TIEMPO fuentes judiciales.

 

EL DATO:

En el marco de esa Investigación Penal Preparatoria que ahora se está llevando adelante desde una fiscalía, el resultado de la autopsia a la que el cadáver iba a ser sometido hoy en Azul se convertirá en un dato de fundamental importancia para conocer con certeza los motivos que derivaron en el deceso de la mujer. Además, por medio de esa operación se tratará de determinar si la mujer fue abusada o mantuvo relaciones sexuales consentidas antes de su fallecimiento.

***

SU EX PAREJA QUEDÓ DETENIDA POR EL CRIMEN

Confirman que la mujer hallada muerta en Chillar fue asesinada

 

La mataron de un golpe en la cabeza en el interior de un monte, en los últimos días del mes pasado. El acusado de este femicidio, descubierto el jueves, fue indagado ayer en los Tribunales de Azul y no declaró.

 

La mujer a la que el jueves último hallaron muerta en el Monte Zabalza de Chillar fue asesinada de un golpe en la cabeza, informaron a EL TIEMPO fuentes allegadas al sumario penal que por el crimen se está instruyendo.

Así fue posible determinarlo a través de la autopsia a la que el cadáver ayer había sido sometido en Azul.

Ahora, acusada de este femicidio figura la ex pareja de la víctima: un hombre de 59 años de edad a quien fuentes policiales y judiciales identificaron como Luis Ángel Torres.

Anteayer, ni bien se produjo el hallazgo del cadáver de la mujer -que tenía 52 años de edad y se llamaba Nancy Beatriz González- personal policial aprehendió al hombre, a quien encontraron oculto en unos galpones abandonados, en el interior de un predio de la vecina localidad que perteneciera a la Cerealera Azul.

En ese entonces, al entrevistarse con los policías que después lo arrestaron por orden del fiscal que está instruyendo una causa penal por este crimen, Torres admitió haber estado con su ex concubina en el interior de ese monte donde el cadáver había sido hallado instantes antes.

Pero en todo momento negó haber sido el responsable de su muerte, deceso que asoció a otros motivos.

De todas maneras, las sospechas de los investigadores hicieron que el hombre quedara privado de la libertad y que ayer en horas del mediodía fuera traído a Azul para que el fiscal Luis Palomares, ya con el resultado preliminar de lo que fuera la autopsia, lo indagara acusado del crimen.

En esa audiencia realizada en la UFI 13, según indicaron voceros judiciales, Torres se negó a declarar y quedó formalmente acusado del delito homicidio calificado por femicidio y alevosía.

En horas de la tarde de ayer el juez de Garantías Federico Barberena, que también está interviniendo en este expediente judicial, convirtió en detención a la aprehensión del acusado de cometer un crimen por el que podría ser condenado a prisión perpetua.

 

Buscada

 

Desde hacía varios días, en Chillar la Policía estaba buscando a la mujer que el jueves fue hallada asesinada en el Monte Zabalza.

Desde la Subcomisaría que está en la vecina localidad había sido su actual titular, el subcomisario Rafael Ábalo, quien inició la búsqueda de la mujer, al llamarle la atención que había dejado de verla tanto en la casa donde vivía después de haberse separado del hombre que ahora está acusado de matarla como en otros lugares de Chillar a los que González solía concurrir.

Iniciada esa búsqueda de oficio, se informó a la UFI 1 de Azul -fiscalía a cargo de la Dra. Neli Rosas- sobre las tareas que en la vecina localidad personal policial estaba llevando a cabo para dar con el paradero de la mujer.

Durante esos días, fueron varios los lugares donde la mujer fue buscada. El jueves pasado, en horas del mediodía y en medio de una intensa lluvia, el cuerpo de González fue encontrado en el interior del Monte Zabalza.

Oculto en un hueco, el cadáver había sido tapado con ramas y hojas. A pesar de que fue asesinada a fines del mes de julio, las condiciones climáticas hicieron que el cuerpo estuviera en buen estado de conservación.

La mujer tenía el pantalón y su ropa interior a la altura de las rodillas, al tiempo que la ropa con la que estaba vestida en su parte superior estaba como “desgarrada”, según había indicado un vocero policial.

La autopsia realizada ayer no arrojó como dato si antes de morir la víctima mantuvo relaciones sexuales con quien la mató.

El día del hallazgo del cadáver, a simple vista podía observarse también un moretón en su rostro. Y después, se descubrió que presentaba un golpe en el cráneo, traumatismo considerado como la lesión que acabó con su vida.

Ese golpe le fue efectuado con lo que los investigadores definieron como un “elemento romo y contundente” que hasta ayer no había sido hallado y, según se sospecha, fue un palo o un hierro.

Ante los policías que el jueves lo aprehendieron, Torres reconoció que había ido con su ex pareja hasta ese monte donde la mujer fue asesinada. También, dijo que tenían previsto tener relaciones sexuales en el lugar, aunque después indicó en ese testimonio -que no puede ser tomado como un indicio en su contra- que repentinamente la mujer se descompensó y falleció en el lugar.

Ante esa situación, el hombre contó que se asustó, que tapó el cuerpo con ramas y hojas y que después se fue del lugar sin decirle a nadie lo que había pasado.

El hecho de que a la mujer no la reclamara nadie en esos días en los que estuvo desaparecida pareció no llamar la atención en Chillar, aunque sí motivó que la propia Policía llevara adelante una investigación por lo que ahora es un crimen que, según se cree, se produjo el 30 o el 31 de julio pasados.

 

EL DATO

Anoche personal policial y funcionarios judiciales a cargo de la instrucción de esta causa penal estaban realizando en Chillar allanamientos en diferentes lugares relacionados con este homicidio: la casa donde la víctima vivía, el domicilio del acusado y también el lugar (foto) donde el hombre fue aprehendido. Entre otras cosas, buscaban el teléfono celular de la mujer que fue asesinada, según se indicó.

11902247_1031028026929044_292714890913900419_n

anunciate01_PCh