Comunicado sobre el Conflicto gremial con el STMA

banner Ceit

Conflicto gremial con el STMA

info municipal

Comunicado sobre el Conflicto gremial con el STMA

En los primeros días de agosto, el Sindicato de Trabajadores Municipales (STMA) formuló diferentes reclamos, en forma verbal, escrita y con medidas de fuerza, en el ámbito municipal y en el del Ministerio de Trabajo, a través de los cuales solicitó la entrega de ropa de trabajo, el pase a planta permanente de los trabajadores, la recategorización de los empleados que prestan servicio a destajo y un aumento salarial de $1.200 para todos los agentes –entre otros-.

Aquellas peticiones en su mayoría ya fueron atendidas por el Departamento Ejecutivo, ya que la ropa de trabajo se entregó, aunque el gremio entendía que dicha entrega debía ser en menos tiempo y teniendo en cuenta a sus afiliados. El pase a planta se encuentra en proceso desde mucho antes, habiendo sido discutido y acordado en las audiencias de negociación paritaria, además se confeccionó un listado tentativo para que cada gremio pueda formular sus observaciones y el ejecutivo resolver las mismas, lo que se encuentra en pleno trámite.

Además de ello desde que comenzó la nueva gestión de gobierno se ha trabajado con un diálogo abierto con los representantes sindicales, donde se buscó el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. En ese contexto, y siendo uno de los primeros municipio de la Provincia en hacerlo, se suscribió un convenio colectivo de trabajo con los representantes gremiales que se adapta a lo exigido por la nueva Ley 14656.

El municipio activamente realizó innumerables gestiones para lograr pagar los salarios en tiempo y forma, lo que claramente es una obligación, pero en la situación financiera en que se encontraba la comuna fue sin dudas una gran dificultad que se logró superar.

            Asimismo, se avanzó con las negociaciones paritarias y además de garantizarse el pago del salario de los trabajadores, se pactó un aumento que fue consensuado con los representantes gremiales, luego de varias reuniones que se mantuvieron, donde cada uno se pudo manifestar. El resultado fue un aumento en el sueldo de los empleados que significó el incremento de un 37 % de los ingresos. Con ello se dio fin a la discusión salarial de los trabajadores por el consenso unánime de todos los representantes gremiales y el Departamento Ejecutivo.

En este punto es importante resaltar que los derechos y beneficios otorgados a los trabajadores son los que les corresponden y han sido reconocidos, atendiendo a los pedidos de los agentes municipales y no a presiones ilegítimas. Como sucede en todas las actividades laborales las condiciones de trabajo siempre pueden mejorarse y siempre pueden ser peores; sin embargo los reclamos y pretensiones encuentran su límite en la razonabilidad, la eficacia, la necesidad de prestar servicio, las posibilidades materiales y de tiempo, la administración de recursos escasos y el respeto a los derechos de las personas.

En ese contexto el 19 de agosto pasado se llevó a cabo una reunión en la Delegación Azul del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, donde se trató la situación de los destajistas y el aumento salarial solicitado.

A la audiencia concurrieron tres delegados gremiales del STMA, Luciano Varela, Pedro Benedicto y Pablo Villareal, y además otros cinco representantes sindicales de FESIMUBO, José Stuppia (Secretario General de STMO), vocal titular; Roberto Martín Lastra, secretario de Administración y Vivienda; Víctor Osvaldo González, secretario de Organización; Horacio Ángel Rossi, vocal titular y Néstor Islas, delegado gremial de STMO, quienes expresaron con total claridad su posición de mantener la medida de fuerza el tiempo que sea necesario para conseguir su pretensión. Incluso explicaron que tienen el apoyo de toda la Federación y en caso de que el conflicto persista habrá convocatorias más amplias.

El Departamento Ejecutivo aceptó que los trabajadores destajistas pasen a ser contratados y con ello mejorar su situación laboral.

En relación, al aumento salarial el municipio ofreció en una primera instancia que se aumente el sueldo de los trabajadores que se encuentran por debajo del salario mínimo vital y móvil para que puedan alcanzarlo. Cabe aclarar que el salario mínimo ya había sido garantizado en la negociación colectiva pero debido al aumento de éste se produjo nuevamente un desfasaje. Esa propuesta fue rechazada por los representantes sindicales, por ello se realizó un cuarto intermedio donde los funcionarios municipales evaluaron alternativas.

Claramente el municipio no se encuentra en condiciones financieras de afrontar mayores aumentos de salarios, sin embargo el paro actividades genera que algunos servicios municipales dejen de prestarse, otros se atrasen y otros disminuyan en cantidad  y/o calidad. Los trabajadores que deciden trabajar no lo hacen de la misma manera y en el mismo contexto que cuanto el municipio funciona plenamente. En determinados casos es necesario que la comuna incurra en mayores gastos para subcontratar servicios que no puede dar.

Además de ello, se vive un clima de conflicto donde la paz se pone en crisis, y se estimulan sentimientos negativos en las relaciones laborales.

En definitiva, el Ejecutivo debe resolver el dilema que plantea la representación gremial: acceder a sus peticiones lisa y llanamente provocando una afectación sería a las finanzas municipales, a la gestión y en definitiva a los vecinos; o por el contrario, resistir, soportar el daño que se traslada a los vecinos y continuar con su política de gobierno donde las afectaciones presupuestarias ya están determinadas.

Sin dudas, los derechos sindicales en general y el de huelga en particular deben ser respetados y están siendo respetados desde el municipio, del mismo modo que el Ejecutivo posee facultades de administración que no le pueden ser vedadas. Ahora bien, es importante que todos, trabajadores, vecinos, funcionarios y representantes sindicales, tengan conciencia de las consecuencias que se producen a fin de evitar los daños, pues ello contribuiría a que la lucha de cada quien se enmarque en la razonabilidad.

En este punt,o mucho se habla de las decisiones de administración en cuanto a en qué se gasta el dinero y de qué manera. Lo cierto es que la gestión de gobierno con su política de administración ha comenzado a desarrollar obras importantes para la ciudad que desde hace años se esperaban y más allá de las críticas, que son válidas como tales, es importante que los trabajadores y los vecinos en general permitan que la gestión continúe sus tareas en un proceso democrático donde el cada órgano  y entidad cumpla su rol sin avasallar las competencias y tareas de los demás. Pues en última instancia los vecinos son, y deben ser, los únicos legitimados para juzgar la administración a través del voto.

Si en cambio cualquier sector de la ciudad decidiera alguna erogación presupuestaria por pequeña que sea, desestabilizaría el presupuesto municipal que en definitiva debe ser conducido por las personas que son responsables.

En todo este contexto, el Departamento Ejecutivo, previo cálculo de las consecuencias financieras negativas, realizó una propuesta que se consideró superadora. Concretamente propuso garantizar el mínimo vital y móvil a los trabajadores que no lo percibieran y al resto de los trabajadores otorgar una suma fija no remunerativa de $500.

La propuesta no fue aceptada por los representantes sindicales y más allá de debatirse otras posibilidades, plantearon que mantenían su solicitud de $1200 y que mantendrán las medidas de fuerza e incluso las incrementarán de ser necesario, agregando que pueden sostenerlas el tiempo que sea y están dispuestos a hacerlo con el apoyo de la Federación.

La falta de acuerdo provoca que los trabajadores no obtengan ningún aumento y continúen con las medidas de fuerza, manteniéndose la situación de perjuicio descripta.

Así las cosas el municipio solicitó que se dicte la conciliación obligatoria, esperando con ello que el Ministerio ordene que los trabajadores vuelvan a cumplir tareas. Ello permitiría desde el punto de vista jurídico declarar la ilegitimidad de la medida de fuerza, con el eventual descuento de haberes y presentismo.

Por su parte, la Federación pidió que las actuaciones se trasladen a la sede central del Ministerio en la ciudad de La Plata.

Desde la comuna se continuará trabajando en alternativas que permitan superar el conflicto, dando la tranquilidad a los trabajadores de que se realiza todo el esfuerzo posible para que sus derechos sean garantizados sin la necesidad de que se desarrollen actividades de presión irracionales. Del mismo modo, los vecinos pueden tener la tranquilidad de que se buscará la alternativa más beneficiosa para la comunidad, aunque lamentablemente la ciudad ya está sufriendo las consecuencias negativas que se describieron.


anunciate01_PCh

Entradas relacionadas

Tagged As: , , , ,

No comments yet... Be the first to leave a reply!

A %d blogueros les gusta esto: