Amenaza de Bomba en el Concejo Deliberante

AMENAZA DE BOMBA EN EL DELIBERANTE

Además de que el edificio de la Municipalidad de Azul fue desalojado, las calles aledañas fueron interrumpidas al tránsito.

Un llamado telefónico anónimo recibido en sede judicial obligó ayer a la mañana a evacuar el Palacio Municipal, ante la denuncia de que un artefacto explosivo había sido colocado en el recinto del Concejo Deliberante, algo que después se comprobó que no era cierto.

El protocolo de rigor, una vez más implementado desde la Policía para intervenir en casos así, se tradujo en que cuando faltaban unos minutos para la hora diez se desalojara el edificio de la Municipalidad de Azul, en cuya planta alta funciona el deliberativo local.

Por lo sucedido se está tramitando ahora, a través de la Unidad Funcional de Instrucción número 2 que está a cargo del fiscal David Carballo, una causa penal caratulada como intimidación pública.

En esa Fiscalía se había recibido ayer ese llamado telefónico anónimo dando cuenta de la colocación del artefacto explosivo.

Instantes después, comunicada la novedad a la sede de la comuna, personal policial se hizo presente en el lugar, lo que derivó en que fueran cortadas al tránsito las calles aledañas al edificio municipal ubicado en la zona céntrica. Al mismo tiempo, peritos expertos en explosivos -pertenecientes también a la Policía bonaerense- fueron convocados e ingresaron al edificio, en cuyo interior, una vez evacuado, llevaron a cabo una inspección a través de la cual no se encontró ningún elemento sospechoso relacionado con un artefacto explosivo.

Con relación a lo ocurrido, desde la Seccional Primera local se informó que “personal de la División Explosivos Bomberos Azul realizó búsqueda e inspección, sin hallar elemento de peligrosidad alguna, por lo que después se retomaron con normalidad las actividades en el Palacio Municipal”, algo que sucedió cuando habían transcurrido unos minutos de la hora 10.30 de ayer.

Pedro Sottile, actual presidente del Deliberante, en las afueras del Palacio Comunal, mientras se llevaba a cabo la inspección del edificio, dialogó con EL TIEMPO sobre lo que estaba pasando.

“Cuando tenés este tipo de aviso inmediatamente se procede a desalojar. Por suerte la Policía responde rápidamente; y la División de explosivos está haciendo la inspección de rutina. Normalmente no es nada, pero lamentablemente uno tiene que tomar medidas por las dudas”, sostuvo.

“Es bastante desconcertante, no se entiende muy bien a qué responde esto”, señaló también el concejal del oficialismo. “Uno no le encuentra sentido y entorpece el trabajo”, agregó finalmente en ese contacto mantenido con este diario, a la espera de que todo retornara a la normalidad luego de este nuevo episodio de intimidación público que se registra en el Palacio Municipal.

El año pasado un hecho similar sucedió en la comuna, ocasión en la cual también tuvo que ser desalojada. Y lo mismo había ocurrido en ese entonces, además de en varias escuelas de la ciudad, con otros edificios públicos: el Palacio de Justicia y el Banco Provincia.